Los últimos meses del estuvieron llenos de polémicas y la racha no parece tener fin. Luego de su viaje a Canadá para pedir disculpas, de ordenar la degradación del Opus Dei y de su largo silencio sobre la persecución a la Iglesia Católica en Nicaragua, ahora se vio envuelto en una controversia relacionada a la guerra entre y .

LEE TAMBIÉN: Los bienes y propiedades del Vaticano en el mundo y qué cambiará con la reforma financiera del papa

Justo cuando se cumplieron seis meses desde que el Kremlin invadiera territorio ucraniano, el Sumo Pontífice habló sobre las muertes de aquellos que no tienen que ver con el conflicto. Él dijo: “Pienso en la pobre chica a la que le explotó una bomba bajo el asiento de un carro en Moscú. ¡Los inocentes pagan la guerra, los inocentes!”.

Sus palabras no cayeron bien en Kiev porque la chica en cuestión era Daria Dugina, hija de quien es considerado el ideólogo de Vladimir Putin, Alexander Dugin. Ella, además, era conocida por apoyar públicamente la incursión bélica. Su muerte, en efecto, se sucedió en esas condiciones y, mientras se investiga, algunos especialistas ya señalan que Moscú podría utilizar el atentado para acusar a Ucrania de terrorista -de hecho, ya a Natalia Vovk, una supuesta espía ucraniana -.

Decepcionantes”. Así fue como Andrii Yurash, embajador ucraniano en el Vaticano, calificó las palabras del Papa. “¿Cómo es posible mencionar a una de las ideólogas del imperialismo ruso como víctima inocente? Ella fue asesinada por los rusos”, escribió en un tuit.

Yurash agregó: “No se puede hablar en las mismas categorías sobre los agresores y sus víctimas, violadores y violados”.

LEE TAMBIÉN: El papa Francisco marca el futuro de la Iglesia con la investidura de 20 cardenales
El ideólogo ruso Alexander Dugin se despide de su hija, Daria Dugina, quien murió por una bomba en su auto. AFP
El ideólogo ruso Alexander Dugin se despide de su hija, Daria Dugina, quien murió por una bomba en su auto. AFP
/ KIRILL KUDRYAVTSEV

Esta polémica se sucede cuando Francisco estaría a punto de visitar Kiev. El viaje, , podría ocurrir entre el 13 y 15 de setiembre, aunque, hasta el momento, el Vaticano no confirmó la información.

Actualmente se sabe que el papa un viaje a Kazajistán en esas fechas. Allí será parte del VIII Congreso Mundial de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales.

LEE TAMBIÉN: Juan Pablo I: legado y beatificación de un papa que duró 33 días en el Vaticano

Bache diplomático

¿Cómo esta polémica afecta las relaciones entre Ucrania y el Vaticano? ¿El ansiado viaje podría cancelarse por iniciativa de Kiev? El Comercio charló con el historiador y especialista en la Iglesia Católica Juan Fonseca, quien compartió su mirada sobre el asunto.

Fonseca propone tener en cuenta que este es un fenómeno que se puede leer desde dos perspectivas: política y diplomática, y religiosa y pastoral.

Desde la primera, efectivamente, se entiende que Ucrania se haya extrañado. Las palabras del papa se apartan ligeramente de la línea diplomática que ha planteado el Vaticano, condenando siempre la agresión rusa y siendo solidarios con el Gobierno ucraniano”.

Pero, desde el otro ángulo, tenemos que recordar que, cuando el papa habla, lo hace como jefe de Estado y también como líder pastoral. En ese sentido, mostrar solidaridad con la muerte y sufrimiento de cualquier ser humano es consecuente con la doctrina cristiana”.

De hecho, la Santa Sede publicó un comunicado en el que explicaba su postura. Según ellos, el Santo Padre no tiene “posiciones políticas” y si alzó la voz fue “en defensa de la vida humana”. También se recuerda que, desde el inicio de la guerra, él sostiene que se trata de una “agresión” e “invasión”.

El portal también anota que, en una ocasión y en audiencia general, el papa “besó una bandera” que venía de Bucha, donde se sucedió un genocidio aparentemente causado por los rusos.

Fonseca agrega: “Se trata de una situación compleja y algo paradójica. El papa encabeza un Estado con intereses políticos específicos, pero también encabeza la fe católica mundial, así que sus palabras se pueden interpretar en ambos sentidos”.

Pero, ¿qué sucederá con las relaciones entre el Vaticano y Ucrania? Fonseca considera que Kiev empezará a calmar sus ánimos porque, finalmente, el viaje le conviene. “Con esa visita, ellos ganan mucho más que el papa. Es un acto potente de forma simbólica y se puede explotar en términos de imagen”, explica.

Incluso puede ser que Francisco haga uno de sus clásicos gestos, lo que le daría la posibilidad al Gobierno ucraniano de salir mejor parado de la situación que vive”, concluye.


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más