Renzo Giner Vásquez

El 23 de marzo, durante una sesión del Consejo Permanente de la OEA, el entonces embajador de Nicaragua ante dicha organización dejó perplejos a los más altos representantes diplomáticos de la región. “Seguir guardando silencio y defender lo indefendible es imposible. Tengo que hablar aunque tenga miedo y aunque el futuro mío y de mi familia sean inciertos. Tengo que hablar porque, si no lo hago, las piedras hablarán por mí”, anunció Arturo McFields durante la teleconferencia.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más