La OEA agendó una siguiente sesión con el canciller de Bolivia, Diego Pary, este jueves. (Foto: AFP)
La OEA agendó una siguiente sesión con el canciller de Bolivia, Diego Pary, este jueves. (Foto: AFP)
Redacción EC

Washington. El director de observación electoral de la , Gerardo de Icaza, afirmó este miércoles que sería una “mejor opción” convocar a una segunda vuelta electoral en Bolivia, incluso en el caso de que el actual presidente boliviano, Evo Morales, consiga suficiente margen para alcanzar la victoria en primera vuelta.

“En el caso de que, concluido el cómputo, el margen de diferencia sea superior al 10 %, estadísticamente es razonable concluir que será por un porcentaje ínfimo. Debido al contexto y las problemáticas evidenciadas en este proceso electoral, continuaría siendo una mejor opción convocar a una segunda vuelta”, afirmó De Icaza durante una reunión de la OEA.

Durante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente solicitada por Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos y Venezuela, de Icaza señaló que toda elección debe regirse por los principios de certeza, legalidad, transparencia, equidad, independencia e imparcialidad pero advirtió que en el proceso electoral boliviano “varios de estos principios han sido vulnerados”.

Asimismo, expresó que su equipo tiene “dudas serias sobre si en este proceso existen las garantías para poder recurrir resultados por parte de la autoridad electoral”.

El funcionario anunció que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, accedió a una solicitud del gobierno boliviano para realizar un análisis de integridad electoral que comprenda la verificación de cómputos, aspectos estadísticos, verificación del proceso y cadena de custodia, cuyas conclusiones tendrán carácter vinculante para ambas partes.

Este miércoles, el cómputo oficial de las elecciones en Bolivia está cerca del 97 % del escrutinio de votos, con el líder indígena a solo unas décimas de alcanzar la victoria en primera vuelta, en un recuento que la oposición considera fraudulento.

Las sospechas del supuesto fraude se vieron alimentadas por la interrupción durante 24 horas de la transmisión del conteo preliminar que daba ganador a Morales y en segundo lugar al expresidente y candidato Carlos Mesa y proyectaban una segunda vuelta. Pero el lunes, cuando se reanudó la transmisión, los resultados parciales proyectaban que Morales ganaba en primera vuelta.

Al fracasar su pedido para suspender la sesión del miércoles, Bolivia enviará a su canciller Diego Pary a otra sesión de la OEA ya agendada para la tarde del jueves. El embajador boliviano José Gonzáles no ejerció el derecho de palabra el miércoles.

La nicaragüense Ruth Tapia rechazó que la sesión haya tenido lugar pese a la objeción de Bolivia y lo atribuyó al interés de un grupo pequeño de países de inmiscuirse en los asuntos internos de sus vecinos.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, un organismo adscrito a la OEA, expresó el miércoles su preocupación ante la violencia generada en el marco del proceso electoral boliviano.

Fuente: EFE/ AP