Redacción EC

Asunción,(DPA) - El empresario Álcido Fick confirmó que pagó 500.000 dólares para que liberaran a su hijo Arlan, secuestrado el 2 de abril, pero el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) no cumplió lo prometido y además puso nuevas condiciones.

Horas antes de la rueda de prensa de Fick padre, Alcides Oviedo Brítez, uno de los cabecillas del EPP, dijo desde la cárcel que no impartirá ninguna orden para la libertad de Arlan si no son liberados todos los miembros de la organización que están presos.

"En lo que concierne a mí, no habrá ninguna orden de liberación si eso no implica como contrapartida una orden de liberación de todos los epepistas que sufren en las cárceles del gobierno. En eso está mi verdadero humanitarismo. Saludos revolucionarios", señala la nota que entregó Oviedo Brítez a sus visitantes.

La misiva fue recibida por el grupo que integró, entre otros, Nils Candia, quien comentó a la salida de la cárcel que "ya se tiene la evidencia con qué tragedia se encuentra el pueblo paraguayo".

"Qué futuro podemos pensar a nuestros hijos si hay grupos que utilizan la industria de la muerte y secuestro como un camino", agregó Candia en declaraciones a medios locales.

La respuesta de Oviedo Brítez generó la inmediata reacción del fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, quien aseguró que el gobierno no va a negociar con el EPP y adelantó además que Oviedo Brítez podría ser juzgado por los delitos de "secuestro en carácter de instigador, autor de apología del delito y frustración de la persecución penal".

Álcido Fick también criticó a los delegados de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Paraguay, quienes asimismo visitaron en la cárcel a Oviedo Brítez.

El padre del joven secuestrado dijo que se siente "indignado con la actuación de la organización de derechos humanos, que nunca se acercó a la familia a saber de la situación".

Respecto del pago del rescate, en su edición online el diario "ABC" de Paraguay publicó que fue una hermana de Arlan quien entregó el dinero en una zona rural, siguiendo instrucciones del EPP.

El caso acapara la atención de los medios masivos de Paraguay y diariamente se realizan movilizaciones en diferentes puntos del país reclamando la liberación de Arlan Fick.

El menor, de 16 años, fue secuestrado en un confuso episodio que se registró en una zona rural de Paraguay y hasta ahora han sido infructuosos los esfuerzos por dar con su paradero.