Régis Feitosa y sus hijos fueron diagnosticados con el síndrome de Li-Fraumeni.
Régis Feitosa y sus hijos fueron diagnosticados con el síndrome de Li-Fraumeni.
/ Instagram @regisfeitosamota

En se dio a conocer el caso de un economista que perdió a sus tres hijos en un lapso de 5 años debido a una enfermedad que él mismo les heredó. Se trata de Régis Feitosa, de 52 años, cuya historia le está dando vueltas al continente.

Feitosa le comentó a BBC News Brasil que en el 2016 él y sus hijos fueron diagnosticados con el síndrome de Li-Fraumeni, un trastorno raro que aumenta el riesgo de desarrollar muchos tipos de cáncer, según el Instituto Nacional del Cáncer.

Mira: Brasil: concluyen búsquedas tras deslizamiento que dejó dos muertos

“Los resultados demostraron que yo tenía una alteración genética que lamentablemente también se transmitió a mis hijos y que potencia la aparición de cáncer (...) En cuatro años y medio perdí a todos mis hijos... Soy tan víctima como ellos”, comentó.

Antes de su primer diagnóstico de cáncer, Regís afirma que él y sus hijos estaban sanos y su familia no tenía antecedentes de problemas de salud. En el 2009 cuando su hija mayor, Anna Carolina Feitosa, fue diagnosticada con leucemia linfocítica aguda.

Durante años luchó con esta enfermedad, pero en el 2021 le encontraron un tumor en el cerebro y murió este 19 de noviembre a los 25 años.

En el 2017, su hija menor, Beatriz Feitosa, también fue diagnosticada con leucemia linfocítica aguda, por lo que fue sometida a un trasplante de médula ósea. Sin embargo, el cáncer fue tan agresivo que la niña falleció el 24 de junio de 2018 a la edad de 10 años.

Luego, Pedro, su hijo del medio, a los 17 años fue diagnosticado con osteosarcoma, un cáncer común que se origina en los huesos. El joven fue tratado varias veces, sin embargo, desarrolló un cáncer cerebral en 2019 y murió a los 22 años el 30 de noviembre de 2020.

Esta enfermedad fue heredada por su padre

Régis Feitosa le comentó al medio nacional que a él le diagnosticaron por primera vez cáncer en el 2009. Al enterarse de esta situación, hizo que sus hijos se sometieran a pruebas genéticas.

Cuando llegaron los resultados la familia descubrió que tenían el síndrome de Lifraumeni. “Los resultados demostraron que yo tenía una alteración genética que lamentablemente también se transmitió a mis hijos y que potencia la aparición de cáncer”, explicó.

Por su parte, Régis supo en 2021 que padecía linfoma no Hodgkin, una enfermedad por la que se forman células malignas, cáncer, en el sistema linfático. Hasta el momento, el hombre recibe tratamiento por leucemia crónica y linfoma no Hodgkin.

“Yo también soy víctima como ellos”

El economista le afirmó al medio nacional que nunca se sintió culpable por tener el síndrome ni por transmitirselo a sus hijos. “Mis hijos decían que yo era tan víctima como ellos”, comentó.

Asimismo, afirmó que todos los problemas de salud que enfrentó su familia, han cambiado su forma de ver la vida. “Hoy mi visión es que hay que vivir intensamente, con la máxima alegría. Mi hijo dijo una frase muy coherente: nadie puede medir el dolor del otro. No creo que haya un problema mayor o menor, el hecho es que no podemos medir el dolor del otro”, afirmó.