Ayman al Zawahiri, líder de Al Qaeda, tenía 71 años. (INTELCENTER / AFP).
Ayman al Zawahiri, líder de Al Qaeda, tenía 71 años. (INTELCENTER / AFP).
Redacción EC

Era el terrorista más buscado del mundo después de la muerte de en el 2011. Sus apariciones públicas desde los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001 siempre fueron a través de videos grabados en lugares no identificados. Se creía que se refugiaba en las montañas entre Afganistán y Pakistán, en las impenetrables zonas tribales de esos países. Pero , el líder de , fue asesinado el domingo por Estados Unidos en el lugar menos pensado: el balcón de la casa donde se escondía en una zona acomodada de Kabul.

La salida de las tropas de Estados Unidos de Afganistán el año pasado fue clave para que se consume la venganza contra el hombre por el que Washington ofrecía una recompensa de 25 millones de dólares.

LEE TAMBIÉN: Cómo la CIA ubicó y asesinó con un dron “secreto” al líder de Al Qaeda Ayman al Zawahiri

De acuerdo con The Washington Post, la inteligencia de Estados Unidos ubicó a Ayman al Zawahiri hace unos meses en una casa de seguridad ubicada en el barrio de Shirpur, en Kabul. Los miembros de la poderos facción talibán Haqqani, que resguardan la zona, sabían que el líder de Al Qaeda había llegado a vivir en ese lugar.

Durante varios años, la comunidad de inteligencia de Estados Unidos rastreó una red de personas que apoyaba a Al Zawahiri, que se hizo cargo de Al Qaeda tras la muerte de Bin Laden a manos de los Navy Seal en Pakistán. El terrorista egipcio fue el impulsor de la creación de filiales de Al Qaeda en varios países de Asia y África.

Después de que las fuerzas estadounidenses abandonaran de manera precipitada Afganistán en agosto de 2021, Ayman al Zawahiri aparentemente vio la oportunidad de reunirse con su familia, según el Washington Post.

El diario estadounidense señaló que a principios de este año, el personal de inteligencia estadounidense identificó a los miembros de la familia de Al Zawahiri que vivían en la casa en Kabul. No está claro si Al Zawahiri se unió a ellos o si ya estaba allí. Pero a partir de ellos, los funcionarios comenzaron a enfocarse en un hombre mayor que habitaba en la casa para confirmar su identidad. Este había sido visto varias veces en el balcón.

A principios de julio, el personal de inteligencia estaba casi seguro de que había identificado a Ayman al Zawahiri y planeó una forma de matarlo solo a él.

El Washington Post cuenta que el 1 de julio de este año, el presidente Joe Biden convocó una reunión en la Sala de Situación de la Casa Blanca con asesores clave y miembros del gabinete para repasar la inteligencia y el plan para matar a Al Zawahiri. El director de la CIA, William J. Burns, se sentó a la derecha del mandatario. En la mesa entre ellos había una pequeña caja de madera, con pestillos de metal a los lados y un asa en la parte superior, que contenía un modelo a escala diminuta de la casa de seguridad del terrorista más buscado por décadas.

Esta foto publicada el 2 de agosto de 2022 por la Casa Blanca muestra al presidente Joe Biden reuniéndose con su equipo de Seguridad Nacional para discutir la operación para eliminar a Ayman al-Zawahiri, el 1 de julio de 2022. (AFP).
Esta foto publicada el 2 de agosto de 2022 por la Casa Blanca muestra al presidente Joe Biden reuniéndose con su equipo de Seguridad Nacional para discutir la operación para eliminar a Ayman al-Zawahiri, el 1 de julio de 2022. (AFP).

Biden preguntó cómo estaban seguros los funcionarios de haber identificado con certeza a Ayman al Zawahiri y estos le expusieron sus evidencias.

“Buscó explicaciones sobre la iluminación, el clima, los materiales de construcción y otros factores que podrían influir en el éxito de esta operación y reducir el riesgo de víctimas civiles”, dijo un alto funcionario de la administración. Biden también pidió un análisis sobre las consecuencias, en la región y más allá, de lanzar un ataque con misiles en el centro de Kabul.

El 25 de julio, Biden convocó una sesión informativa final. Ese día, el presidente presionó para obtener detalles sobre los daños que el ataque podría causar a la casa de seguridad. Quería comprender mejor la distribución de las habitaciones detrás de la puerta y las ventanas del tercer piso, donde se encontraba el balcón, según el Post.

Biden pidió la opinión de cada asesor que participó en la sesión informativa. ¿Debía aprobar el golpe? Todos dijeron que sí, narra el Washington Post.

Finalmente, el domingo 31 de julio Ayman al Zawahiri salió al balcón. Eran las 6:18 de la mañana, Un dron de la CIA que estaba en el aire disparó dos misiles Hellfire y lo mató.

A diferencia de lo que pasó con Osama Bin Laden, Estados Unidos no se llevó el cuerpo del terrorista.

La casa donde fue abatido Ayman al Zawahiri. (Twitter).
La casa donde fue abatido Ayman al Zawahiri. (Twitter).

¿Pero por qué el ataque al terrorista no afectó también a su familia y no derstruyó la casa de tres plantas, tal como sucedió en operaciones similares en el pasado? Ello se debe al arma que se usó para matar a Ayman al Zawahiri.

Un funcionario estadounidense dijo que creía que se utilizó un Hellfire de munición pequeña con la fuerza explosiva de una granada de mano. Las fotos de la casa de seguridad, con las ventanas arrancadas, no muestran el tipo de marcas de quemaduras normalmente asociadas con una gran explosión.

Muchos analistas creen que se utilizó una versión poco conocida del misil Hellfire, sin ojiva explosiva.

Se trata de una variante llamada AGM-114R9X que posee seis cuchillas que se despliegan en la superficie del misil a medida que se acerca al objetivo.

El misil de seis cuchillas con el que Estados Unidos mató a Ayman al Zawahiri. (BBC).
El misil de seis cuchillas con el que Estados Unidos mató a Ayman al Zawahiri. (BBC).

La energía cinética provocada por la velocidad de esta arma es lo que causa la destrucción, ya que hace trizas todo lo que alcanza y minimiza los daños colaterales, de acuerdo con BBC Mundo.

Los analistas de inteligencia examinaron varios flujos de inteligencia, que probablemente incluían vigilancia aérea, y determinaron que en la acción solo murió Al Zawahiri. Su familia permaneció a salvo dentro de la casa y ningún civil resultó herido afuera.

Osama bin Laden (der.) y su sucesor Ayman al-Zawahiri (izq.) en mayo de 1998.
Osama bin Laden (der.) y su sucesor Ayman al-Zawahiri (izq.) en mayo de 1998.

El socio de Bin Laden

Ayman al Zawahiri nació en El Cairo en 1951 y era médico de profesión.

Provenía de una familia acomodada. Muy religioso desde su niñez, se involucró con un sector violento de la rama sunita del islam que busca reemplazar a los gobiernos de Egipto y de otras naciones árabes para implantar una interpretación estricta del Corán.

Ya adulto, Al Zawahri trabajó como cirujano ocular y a la vez empezó a viajar por Asia Central y Medio Oriente, donde fue testigo de la guerra de los afganos contra los invasores soviéticos. Conoció al joven millonario saudí Osama Bin Laden y a otros extremistas árabes que se organizaban para ayudar a Afganistan a expulsar a los sovieticos.

De acuerdo con la agencia AP, Al Zawahiri fue uno de cientos de extremistas capturados y torturados en una cárcel egipcia tras el asesinato del presidente Anwar Sadat a manos de fundamentalistas islámicos en 1981. Sus biógrafos dicen que esa experiencia lo tornó aún más radical. Siete años después, Al Zawahri estaba presente cuando Osama Bin Laden fundó Al Qaeda.

Ayman al Zawahri fusionó su propio grupo extremista egipcio con Al Qaeda. Aportó a esta red su habilidad organizativa y su experiencia —pulidas en la clandestinidad en Egipto, al evadir a la inteligencia egipcia— que le permitieron al grupo de Bin Laden crear células de seguidores en varios países y realizar ataques terroristas.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más