Jessica Powell

Escritora

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En los primeros meses de la pandemia, el trabajo remoto parecía lleno de ventajas. ¿Pero qué sucede si la lealtad y el compromiso de los empleados disminuyen una vez que el trabajo remoto deja de ser una excepción, sino la norma? ¿Y si eso no es algo malo? ¿Qué pasa si una fuerza laboral más desconectada conduce a cambios que podrían hacer que los empleados sean más felices y que las empresas sean más compasivas?

Soy una fanática del trabajo remoto, pero presenta desafíos únicos para ayudar a los empleados a sentirse conectados con sus compañeros y con la empresa.

En mi trabajo anterior como ejecutiva en una gran empresa de tecnología, dirigí equipos en unas 40 oficinas satélite y en casa. Confiábamos en el correo electrónico, las videoconferencias y los servicios de chat para ayudar a mantener conectados a nuestros empleados de todo el mundo. Pero si un empleado remoto se sentía desconectado del equipo más grande, el consejo a menudo era completamente humano: venga a pasar una semana conociendo a sus colegas.

Desde marzo, millones de trabajadores han estado viviendo la experiencia desconectada del trabajador remoto por primera vez.

Los primeros informes del mundo empresarial fueron optimistas, ya que los empleados cambiaron los trajes por buzos y encontraron una nueva flexibilidad en su trabajo y en su vida familiar. Muchas empresas informaron una productividad más alta que nunca, sin analizar si esa productividad estaba ligada a la flexibilidad de los empleados o al hecho de que las personas estaban encerradas, aterrorizadas de perder sus trabajos.

Ahora estamos viendo las grietas, a medida que los empleadores y los empleados comienzan a expresar sus preocupaciones sobre el impacto aislado y a largo plazo del trabajo remoto.

Los gerentes han probado formas creativas de unir a su personal. Los calendarios de mis amigos están llenos de ‘happy hours’ virtuales. Pero simplemente no es lo mismo. Las ‘happy hours’ virtuales que se realizan una vez a la semana en el ‘start up’ de un amigo se han vuelto mensuales. Incluso entonces, la asistencia disminuye con cada mes que pasa.

En Facebook, la gente se pierde las mini-cocinas y los almuerzos en equipo. Un ejecutivo me dijo que no son tanto las ventajas en sí mismas como la conexión que proporcionan.

Si esto continúa, podría resultar en un cambio permanente en la relación empleado-empleador. Los empleados podrían volverse cada vez más mercenarios, ya no dejarse llevar por los fuertes lazos sociales y las ventajas del mundo físico de la oficina del pasado. Por su parte, los empleadores podrían ver cada vez más a su personal como poco más que unidades intercambiables. Todo esto puede sonar lamentable, pero este cambio en la psicología y la lealtad de los empleados puede traer una liberación inesperada.

En nuestras vidas anteriores en la oficina, algunos de nosotros teníamos acceso a comida gratis, cafeterías u otros beneficios en el lugar. Podríamos haberlos disfrutado, pero también nos mantenían en la oficina durante muchas horas. Del mismo modo, la presencia de compañeros de trabajo y jefes nos hizo más dóciles, menos propensos a tomar la hora adecuada del almuerzo o hacer el esfuerzo de asistir al evento escolar de un niño.

Con nuestras oficinas desaparecidas, nuestros días ahora se han abierto. ¿Por qué no programar la cita con el médico para las 4 p.m.? ¿Por qué no recoger a los niños en la guardería en lugar de buscar una niñera?

A pesar del optimismo inicial, estoy segura de que muchos empleadores finalmente adoptarán un enfoque híbrido, requiriendo que los empleados pasen algunos días cada semana en la oficina. Pero para aquellos que optan por mantener a los empleados en casa de forma permanente, existen oportunidades para tratarlos como algo más que simples cheques de pago.

Las empresas podrían centrarse en el bienestar de los empleados desde lejos, ofreciendo ventajas que ayudarían a los trabajadores a prosperar en casa. ¿Los que viven en climas cálidos tienen acceso a aire acondicionado? ¿Cómo pueden las empresas apoyar la salud mental de un empleado ahora que la mayoría de las interacciones están mediadas por una pantalla? Y tal vez las empresas finalmente se planteen si los padres tienen un cuidado infantil adecuado.

La caída de la oficina física podría hacer que la vida laboral se vuelva aún más aislada. Pero también podría impulsar a las empresas y los empleados a pensar de manera diferente sobre su relación con el lugar de trabajo y la vida más allá de él.


–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS