“Peor que un rey loco puede ser un rey ignorante o frívolo”. (Ilustración: Giovanni Tazza).
“Peor que un rey loco puede ser un rey ignorante o frívolo”. (Ilustración: Giovanni Tazza). / Giovanni Tazza
Hace 100 años

El supremo peligro del poder personal es que a la incapacidad de quien lo representa se una la incapacidad de los ministros. Con un rey loco en el trono, Inglaterra se salvó de una gravísima crisis, pues el primer ministro fue el genial William Pitt. Peor que un rey loco puede ser un rey ignorante o frívolo. La historia nos ofrece el ejemplo de algunos pueblos que, en su trágica decadencia, ausentes de personas con capacidad y de bien, ha estado gobernado por favoritos, verdaderos bufones carentes de preparación.

H.L.M.