“Si lo que vamos a conseguir es que tanto legisladores afiebrados como ministros reñidos con el principio de no contradicción se aparten un rato de sus respectivas compulsiones por segregar normas perniciosas, pues que vivan las interpelaciones”.
“Si lo que vamos a conseguir es que tanto legisladores afiebrados como ministros reñidos con el principio de no contradicción se aparten un rato de sus respectivas compulsiones por segregar normas perniciosas, pues que vivan las interpelaciones”.
Mario Ghibellini

Periodista