Redacción EC

WILFREDO SANDOVAL

Desde hace casi un año, por las manos de Carlos Albújar Ortiz y José Romero Gastelumendi pasa gran parte de los documentos relacionados con las pensiones y licencias de los maestros que laboran en el ámbito de la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) de . Lo preocupante es que ambos son procesados por apología al terrorismo.

La responsable de la UGEL de Chiclayo, Zoila Uriarte Gonzales, informó que Albújar Ortiz y Romero Gastelumendi fueron reubicados en esta oficina estatal por una medida dispuesta en agosto del año pasado por la jefatura de personal del Ministerio de Educación. En esa oportunidad, se ordenó separarlos de los colegios en los que enseñaban porque supuestamente estaban involucrados en el delito de apología al terrorismo como integrantes del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (), considerado el brazo político y legal de Sendero Luminoso.

Actualmente, Albújar Ortiz labora en el área de pensiones, mientras que Romero Gastelumendi en licencias de la UGEL de Chiclayo, entidad que funciona en el amplio local que usó el desaparecido Programa Nacional de Asistencia Alimentaria (Pronaa).

Uriarte Gonzales dijo que ambos docentes se encuentran en calidad de “depositados”, en tanto duren sus procesos.

“Ellos fueron separados hace un año de los colegios en los que enseñaban, para evitar que estuvieran en contacto con los alumnos y profesores. En la UGEL, permanecerán hasta que el Ministerio de Educación nos informe si han sido absueltos o sancionados. En tanto, ellos realizan labores administrativas”, señaló Uriarte Gonzales.

Carlos Albújar dictaba clases en el colegio secundario Carlos Augusto Salaverry de la urbanización Campodónico. José Romero trabajaba en el plantel 11012 del distrito de Picsi.

VÍNCULOS CON MOVADEF
En abril del presente año, por disposición del Tercer Juzgado Penal Nacional de y tras una denuncia de la Procuraduría Pública Especializada en Delitos de Terrorismo, Carlos Albújar fue detenido en su vivienda de la urbanización 3 de Octubre de Chiclayo. En medio de una operación policial denominada Perseo 2014, fue trasladado a Lima, donde fue presentado como el presunto secretario general del Movadef en Lambayeque. En esa fecha, se detuvo a un grupo de representantes de ese movimiento en varias ciudades del país.

Romero también está vinculado al Movadef y es procesado por apología al terrorismo.

En breves declaraciones a este Diario, Albújar dijo que, debido a la reserva del proceso, no tiene autorización para brindar detalles de su situación legal. Solo indicó que afronta el juicio con orden de comparecencia.

Romero Gastelumendi solo mencionó que su proceso se desarrolla en Lima y que aún no ha recibido ninguna sentencia o sanción.

PODRÍAN RECIBIR 12 AÑOS DE PRISIÓN
El comisionado de la Defensoría del Pueblo de Lambayeque, Julio Hidalgo Reyes, explicó que los docentes involucrados en el presunto delito de apología al terrorismo podrían recibir una sentencia condenatoria de hasta 12 años de pena privativa de la libertad.

“Esa decisión la tendrá que tomar el luego de evaluar todos los documentos probatorios. Sin embargo, la norma es clara y afirma que si no hay una sentencia condenatoria, se presume la inocencia de los involucrados”, declaró.

El gerente regional de Educación de Lambayeque, Julio Vásquez Peralta, afirmó que los profesores Albújar Ortiz y Romero Gastelumendi han sido reubicados en áreas que no implican ningún riesgo para la institución.

“El ministerio [de Educación] ha dispuesto que no dicten clases para evitar que tengan contacto con los alumnos, quienes son susceptibles de ser influenciados con ideologías prosenderistas. Mientras que el Poder Judicial no les encuentre responsabilidad, no podemos acusarlos, según las normas legales”, dijo.

Vásquez indicó que los docentes laboran durante cinco horas al día y gozan de todos los beneficios del magisterio.

“No existe otra alternativa porque así lo ha dispuesto el Ministerio de Educación”, aseveró el funcionario lambayecano.