Les Luthiers vuelven al Perú con el show "¡Chist!"
Les Luthiers vuelven al Perú con el show "¡Chist!"

No les nace el facilismo del tortazo cruel en la cara, del tipo que se estrella sin justificación argumental contra una pared o del ensañamiento hacia alguien. Prefieren hacer reír con la confusión de las ideas y el ingenio de las palabras, pero asegurándose de que el efecto sea igual o más contundente. Hay una categoría que sintetiza bien lo que pone en práctica el grupo artístico argentino : humor inteligente. Es un tipo de humorismo que algún ‘millennial’ desubicado podría tildar de vieja escuela, aunque eso dista de ser un demérito. Por el teléfono, Marcos Mundstock, uno de sus miembros históricos, señala a El Comercio: “Estamos orgullosos de esa etiqueta. No nos quejamos. Es un privilegio hacer reír a la gente. Para nosotros es un servicio. Además, así te quieren. Como que es más difícil querer a un odontólogo, ¿no? Hay que esperar que pasen los efectos de la anestesia para saber si se le quiere. A nosotros, en cambio, la gente nos quiere aun sin saber si somos buenos o no… Si somos o no buenas personas, digo”.

INVENTAR SONIDOS Y CARCAJADAS

Algo se le escapa al concepto de humor inteligente, sin embargo: la palabra ‘luthier’, que es de origen francés y se refiere al alquimista que fabrica instrumentos musicales (la acústica es un asunto que involucra técnica, ciencia y magia). La creatividad de Les Luthiers se expande a las sonoridades satíricas y a los decibeles extravagantemente refinados. Ellos son los inventores de los “instrumentos informales”, uno de sus ADN escénicos. Se trata de artilugios vistosos que parodian a otros instrumentos mediante el reciclaje de objetos cotidianos y que, según Les Luthiers, producen “timbres insólitos”. Entre estos artefactos asombrosos destacan el bajo barríltono (su caja de resonancia es un barril), el lirodoro (la tabla del inodoro se encuentra con el clavijero de una mandolina), el contrachitarrone da gamba (un híbrido entre la guitarra y el cello) o el violín de lata (su nombre no necesita mayor explicación).

EL AMIGO RABINOVICH

Se conversa con Mundstock porque lo descrito en los párrafos anteriores volverá a aterrizar en Lima (la venta de las entradas empieza este jueves 27 de abril en Teleticket para los shows del 19 y 20 de octubre en el auditorio del Pentagonito en San Borja). Se le pregunta por Daniel Rabinovich, otro integrante icónico de Les Luthiers y compinche de Mundstock de toda la vida. ¿Qué cree que Rabinovich le diría si estuviera en este momento a su lado? Mundstock responde: “Cómo lamento no seguir ahí con ustedes, hermanitos míos”.

Entonces la entrevista toma inesperadamente una extensa inflexión futbolera. Mundstock relata que hubo un tiempo en el que los dos únicos miembros de Les Luthiers que seguían el fútbol eran su amigo y él. Mundstock se declara como un bicho raro que no se desvive por un equipo (Rabinovich sí hinchaba por Independiente de Avellaneda). Luego practica una suerte de psicoanálisis a sí mismo para entender su renuencia a obsesionarse con un escudo. Piensa que se debe a su rechazo a los fanatismos y extremismos. También comenta que es de los que aún cree a contracorriente en la nobleza y en el valor de la artesanía. Y confiesa que mira con desconfianza los proyectos peloteros prepotentes que se orientan por el poder de la billetera. Les Luthiers –o al menos él– están con el romanticismo, la garra o la humildad de los de a pie.

La analogía cae por sí sola: ¿se podría hacer un paralelismo entre Les Luthiers y esta visión moral basada en el balompié de Mundstock? Este militante del humor aclara: “Creo que sí. Les Luthiers no se hizo contratando a cuatro de los mejores actores, a cinco guionistas y a seis bailarinas con mucho pechito. Fuimos los que fuimos, éramos estudiantes de otra cosa y nos juntamos para divertirnos. Tratamos de hacer las cosas bien, y milagrosamente le fuimos ganando los partidos a mucha gente”.

Una historia de creatividad y hermandad que comenzó a fines de la década del 60 y que, a pesar de los contratiempos y ausencias, continúa. Hoy son parte de Les Luthiers –además de Mundstock– Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Tomás Mayer Wolf, Horacio Turano y Martín O’Connor. El show y el humor siempre deben seguir.

MÁS INFORMACIÓN

Inicio de la preventa del show de Les Luthiers en Lima: 27 de abril, por Teleticket (descuento de 20% con tarjeta Cencosud). Fechas y lugar del espectáculo: 19 y 20 de octubre del 2017. Auditorio del Pentagonito en San Borja.

LEE MÁS EN...

TAGS RELACIONADOS