La huella de Melka en la selva: cuestionada siembra de cacao
La huella de Melka en la selva: cuestionada siembra de cacao

Una imagen satelital del 25 de marzo del 2013 permite afirmar que, dos meses antes de que la empresa Cacao del Perú Norte S.A.C. –subsidiaria peruana de United Cacao Limited SEZC, parte del grupo empresarial del checo-norteamericano Dennis Melka– iniciara el cultivo de cacao en la localidad de Tamshiyacu (Loreto), la zona estaba cubierta por bosque natural con mínima actividad agrícola. Esta evidencia difiere de los argumentos usados por la empresa para justificar el desbosque que ha causado en el área.

Las dos imágenes publicadas en este informe –cedidas en exclusiva a El Comercio por el proyecto MAAP, a cargo de la Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica (ACCA) y la Amazon Conservation Association (ACA)– muestran el antes y después de la presencia del grupo Melka en Tamshiyacu. 

En la primera imagen, tomada en marzo del 2013, se aprecia que la cobertura de árboles es predominante, salvo en algunos sectores mínimos intervenidos por agricultores. 

La otra fotografía, de setiembre del 2013 –cuatro meses después del inicio de operaciones de Cacao del Perú Norte– permite ver seis grandes bloques rectangulares de terreno deforestado. En el detalle de las imágenes de muy alta resolución (0,5 metros) de cada uno de estos sectores, se ven troncos de árboles en el suelo y terrenos sin cobertura forestal. 

Según el análisis de las imágenes realizado por el proyecto MAAP, en sus cuatro primeros meses de actividad la empresa deforestó en total 1.100 hectáreas. El último reporte, hecho en febrero de este año, indica que la deforestación en Tamshiyacu alcanza las 2.380 hectáreas (equivalentes a 3.260 campos de fútbol).

A la sombra del vacío legal

La actividad de Cacao del Perú Norte se inició en mayo del 2013. La zona del proyecto agrícola se ubica a unos 30 kilómetros al este del centro poblado de Tamshiyacu, capital del distrito de Fernando Lores, provincia de Maynas, en la región Loreto. 

En diciembre del 2014, el Ministerio de Agricultura, a través de la Dirección General de Asuntos Ambientales Agrarios (DGAAA), ordenó a la empresa paralizar sus actividades por ir en contra de las normas ambientales.

“Toda actividad que genere impacto en zonas de selva necesita una certificación ambiental por parte del Estado, según la legislación peruana aprobada en noviembre del 2012. Cuando realizamos la supervisión a Cacao del Perú Norte y les pedimos su certificado ambiental, no lo tenían”, explicó Katherine Riquero, directora de la DGAAA. 

Agregó que, si bien la empresa ha generado un impacto al retirar cobertura forestal irregularmente, aún no se puede afirmar con certeza si se trata de deforestación pues está pendiente el estudio para clasificar las tierras como forestales o agrícolas.

Según la ley forestal, las tierras forestales con o sin cobertura de bosque no pueden ser usadas para agricultura. Fuentes del Gobierno indicaron que, en los próximos días, el Ejecutivo publicará el resultado de clasificación de zonas de la Amazonía. Tamshiyacu estaría dentro de zonas consideradas forestales; es decir, no podría haber actividad agrícola de ningún tipo en ese lugar.   

Ulises Saldaña, gerente de Responsabilidad Social de Cacao del Perú Norte, rechazó que la empresa sea responsable de la deforestación de más de 2.000 hectáreas. Dijo que el proyecto tiene aproximadamente 1.900 hectáreas sembradas de cacao, y que estos cultivos recuperaron zonas degradadas por actividades agrícolas anteriores.

“Antes de toda actividad agrícola se hace un manejo del bosque [esto implica tala de árboles], y nosotros realizamos un desbosque de purma [bosque secundario]. Además, ya había actividad agrícola en la zona”, dijo Saldaña.

Si las autoridades determinan que se trata de terrenos agrícolas, la empresa recibiría sanciones administrativas. Por ahora, la orden preventiva de paralización de actividades se mantiene vigente.

[Lea más en nuestra edición impresa]

TAGS RELACIONADOS