Ricardo León

Periodista. Editor de la sección Nacional

jose.leon@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Este año que termina, la agenda definitiva la marcó la pandemia del COVID-19. Es difícil imaginar cómo habría sido el trabajo periodístico si el coronavirus no hubiera llegado. Su brote y expansión lo cambiaron todo, desde lo más elemental, como el saludo. Afectó comunidades enteras, ciudades grandes y barrios pequeños. Enseñó a la fuerza que había que convivir con ciertas circunstancias, la muerte una de ellas.

LEE TAMBIÉN: El resumen del 2020 hecho por los editores de El Comercio

En junio, un equipo de este Diario acompañó a una brigada de . Hombres jóvenes, algunos de ellos extranjeros, que atravesaban los umbrales del riesgo sanitario para recoger, en viviendas de Lima y Callao, y a veces en las calles, cuerpos de víctimas del virus, para llevarlos luego a los crematorios. Un trabajo que implicó un acercamiento a las familias de los fallecidos, a quienes debían despedirlos mirando desde alguna ventana, pero también a esta cuadrilla de trabajadores enfundados en trajes de protección.

En julio, con la reactivación paulatina de la economía, se pusieron en marcha también varios mecanismos ilegales. En el transporte público, por ejemplo. La campaña periodística #NoTePases de El Comercio recogió más de 1.600 choferes, además de 78 reportes diarios con los lugares exactos de los operativos cada 24 horas, testimonios de conductores con requisitorias policiales y los números de teléfono de cuatro estudios de abogados dedicados exclusivamente a impugnar papeletas de tránsito. Se logró conocer por dentro los oscuros mecanismos de esta actividad, parte del paisaje de la informalidad limeña.

En noviembre, cuando el coronavirus parecía ofrecer una tregua (aunque engañosa), Lima y varias ciudades del país se volcaron a las calles -con mascarilla puesta- para, durante varios días de incansable entusiasmo, , contra los excesos policiales, contra las insensatas demoras del Congreso para elegir una salida mínimamente honrosa luego de tanta inestabilidad. Equipos de redactores, fotógrafos y videoreporteros de El Comercio fueron desplegados para de esos días decisivos.

MÁS RESÚMENES DE EL COMERCIO