Abogado de Perú Libre ofreció dinero a testigo a cambio de su silencio
Abogado de Perú Libre ofreció dinero a testigo a cambio de su silencio
Carlos Neyra

Unidad de Investigación

Eran la 1:35 de la tarde del 21 de setiembre pasado. Un hombre de terno negro y con un maletín en mano llega a los exteriores del establecimiento Onsen 21 Spa y Sauna, ubicado en la calle Alberto Barton 161, en el distrito de La Victoria. En ese punto lo esperaba el reservista Bobby Eddy Villarroel Medina, vestido con casaca gris, jean y gorra blanca, quien es el testigo clave de la fiscalía en la investigación que se sigue al fundador del partido Perú Libre (PL), , y a los congresistas oficialistas Guido Bellido (ex primer ministro) y Guillermo Bermejo por el delito de terrorismo.

LEE TAMBIÉN | Rafael Vela: “Continuamente Vladimir Cerrón busca frenar la investigación” | ENTREVISTA

Casi diez minutos después, a la 1:46 p.m., la cámara del interior del sauna registra el ingreso al local de Villarroel. Tras él se encuentra el mismo hombre de saco y corbata. Se trata del abogado de Perú Libre Jhon Benites Tangoa. En la recepción, la persona a cargo del establecimiento toma los datos de ambos.

“Ellos me pidieron que nos reunamos en un sauna y yo acudí”, confirmó Villarroel a El Comercio en la ciudad de Desaguadero (Puno), en la frontera con Bolivia, lugar hasta donde viajó un equipo de este Diario para recoger su testimonio.

Detalles de la reunión oculta entre el abogado de Perú Libre y testigo clave
EN EXCLUSIVA. Los detalles de las reunión oculta entre el abogado de Perú Libre, John Benites, y el testigo clave de la fiscalía, Eddy Villarroel, que acusa a Vladimir Cerrón, Guillermo Bermejo y Guido Bellido por terrorismo.

En el libro de visitas de Onsen 21 Spa y Sauna, al que este Diario tuvo acceso, figura el nombre de “Jhon Tangoa”. No consignó su apellido paterno, pero las imágenes y el número de DNI presentado permiten constatar que se trata de la misma persona: el abogado Jhon Benites Tangoa. Villarroel, conocido como ‘Sacha’, también figura en el reporte de clientes. A ellos les fueron asignadas las llaves de los casilleros 14 y 18. Una vez en las cabinas, la reunión se inició.

“¿Cuánto quieres?”, le dijo el abogado Benites. No se mencionó la palabra dinero, pero Villarroel entendió perfectamente el mensaje. Querían conocer el costo de su silencio.

“Yo no hablé en ese momento. Simplemente lo escuchaba y le decía sí. En ningún momento de la reunión que hemos tenido adentro se ha hablado de que lo iba a denunciar o que le comunicaría a la fiscalía”, contó el testigo a El Comercio.

MIRA | Los secretarios generales y las polémicas que protagonizaron en los últimos 20 años

El mismo maletín que llevaba el abogado fue abierto en el sauna. No llegó a observar el dinero dentro de este, pero el recado era claro, según cuenta Villarroel. “Me hizo entender que en ese maletín había dinero. Sí, lo abría, pero se veía mucho material, documentos, bolsas. Pero él me pedía que le dijera cuánto quería”. En respuesta, optó por dar afirmaciones vagas, como aceptando el trato que aún no habían cerrado.

A las 3:39 de la tarde, el diálogo que duró casi dos horas terminó. Villarroel salió del establecimiento. Esta vez sin compañía. Segundos después, el abogado Benites aparece frente a las cámaras de seguridad retirándose del local. Ambos se dirigen por la misma calle con dirección a la avenida Canadá.

Las cámaras de vigilancia solo muestran imágenes. No hay audios de la conversación por tratarse de un espacio privado.

¿Pero cómo llegó el testigo clave a esta cita?

MIRA | Bancada de Perú Libre presenta proyecto de ley para renovar el Congreso cada dos años y medio

El motivo

En diálogo con El Comercio, Villarroel contó que fue contactado por otro abogado de Perú Libre para reunirse con Benites y aceptó porque se sintió presionado y con el interés de que “las cosas se calmen”. Así lo describe él, debido a que ya venía recibiendo amenazas y “llamadas extrañas”.

“Yo acepté ir a escucharlos, pero en ningún momento mi intención ha sido aceptar; es más, al contrario, rechacé la propuesta económica que me hicieron”, señaló.

La reunión terminó de manera cordial. El abogado se fue tranquilo esperando que la propuesta funcionara. Lo que no esperaba era que el encuentro sería informado a la fiscal Eneida Aguilar, a cargo de la investigación que se sigue a Cerrón y a los congresistas oficialistas Bermejo y Bellido por el delito de terrorismo.

Villarroel volvió a recibir amenazas luego de que diera aviso al Ministerio Público. “Después hubo un acercamiento también a nuestra gente, pero ya [por] una cuestión de que ellos se han enterado de lo que yo había denunciado y estábamos amenazados nuevamente […] [Nos dijeron] que debíamos cuidarnos. Que no debí haber hecho eso, denunciarlos, pero era mi deber. No podía aceptar una situación de chantaje”.

Enterada de la reunión clandestina, el 28 de setiembre la fiscal Aguilar, junto a cuatro policías de la Dirección contra el Terrorismo (Dircote), realizó la diligencia en el sauna para acceder a las imágenes y copias del libro de visitas del local.

‘Sacha’ deja el país

La noche del último viernes, Villarroel abandonó el país por el temor de que sicarios enviados por el cabecilla terrorista Víctor Quispe Palomino, del Militarizado Partido Comunista del Perú (MPCP), que opera en el Vraem, atenten contra su vida y la de su familia.

‘Sacha’ ha sido un nexo entre el clan de los Quispe Palomino y Perú Libre. Según su versión, Víctor Quispe Palomino le contó –en una reunión del 2017– sobre la estrategia política del MPCP (iniciada entre el 2011 y 2012) para ocupar cargos públicos en provincias aledañas al Vraem. “[Esto se dio] aproximadamente desde la creación de un Frente Unido Democrático Revolucionario del Perú. Ese es un plan de los [hermanos] Quispe Palomino para ampliar el comunismo a nivel nacional acercándose a movimiento políticos y a movimientos regionales. De esa manera lograron [contactar] por intermedio de otras personas que fueron los nexos, en este caso a Perú Libertario, hoy en día Perú Libre”.

Respecto a Cerrón, lo conoce desde el 2016, cuando fue candidato a la presidencia por Perú Libertario. En ese contexto conoció a su entorno de confianza. Además, dice que se ha reunido con Bellido y que conoce a Bermejo desde hace varios años.

‘Sacha’ también enfatizó que Álex Pimentel –hombre de confianza de Cerrón que está como no habido– trasladó dinero que le proporcionaron los cabecillas terroristas al líder de PL y exgobernador de Junín. Añadió que le entregaron memorias micro SD que almacenaban documentos elaborados por terroristas –con consignas para elaborar un ideario político– que debían entregar a Cerrón. Para sustentar su afirmación, a la fiscal Aguilar le dio algunos de estos documentos y capturas de pantalla de las comunicaciones que tuvo con Cerrón.

MIRA | Figuras intercambiables: ¿Qué otros exministros regresaron al mismo gobierno para carteras distintas?

La defensa legal de ‘Sacha’, la excongresista Yeni Vilcatoma, ha cursado distintos documentos a la fiscal Aguilar sobre posibles actos de obstaculización ocurridos el 21 de setiembre en el Onsen 21 al intentar comprar el testimonio de su defendido por parte del abogado Benites, que integra el staff de abogados de Perú Libre y que también defendió al dirigente de PL Richard Rojas, investigado por el presunto delito de lavado de activos. De acuerdo con la abogada, la información recabada en el sauna permanece lacrada hasta la fecha.

Además, el 8 de octubre policías de la Dircote capturaron al sicario Edwin Torpoco, quien tenía una lista de objetivos para asesinar, en la que figuraba ‘Sacha’. Durante el interrogatorio que le hicieron, Torpoco narró que fue enviado por la terrorista ‘Vilma’, del MPCP, para matar a Villarroel. “Quien tenía una lista de aniquilamiento donde figuraba mi nombre […] la diligencia pese a haber contado con su presencia [Eneida Aguilar] no dio lugar a que se adopte ninguna acción para salvaguardar mi vida”, sostiene Villaroel en un escrito que envió el 17 de noviembre a la fiscal Aguilar, en el que también le informaba que abandonaría el país ante el temor de que ocurriese un atentado contra su vida.

Sobre este caso, ayer el Ministerio Público, a través de un comunicado, indicó que el despacho de la fiscal Aguilar “asignó a dos agentes de la Policía Nacional para su protección personal durante el día y otros dos durante la noche”; sin embargo, las amenazas de muerte contra este testigo no han cesado y la protección policial recién se le brindó desde el 15 de octubre, pese a que esta se solicitó el 8 de setiembre.

‘Sacha’ acusa a cúpula de PL

Sobre Cerrón

“Yo a Cerrón lo conozco hace muchos años. Nosotros lo hemos apoyado en su campaña. Nosotros hemos sido casi como su seguridad, los reservistas. [...] Quien trasladaba el dinero que le entregaban los terroristas era Álex Pimentel. Eran fajos de dólares. Mucho dinero”.

Sobre Bellido

“Yo conozco a Guido Bellido. Varias veces me he reunido en el Cusco. Personalmente, lo conozco. Hemos tenido muchos debates ideológicos. Yo puedo aclarar que es un acérrimo comunista, marxista, leninista y maoísta”.

Sobre Bermejo

“Yo lo conozco hace varios años. [...] Lo que yo mencioné es lo que me informó el mismo Víctor [Quispe Palomino] ‘José’, y la misma ‘Vilma’, es que [Guillermo] Bermejo sí había entrado [a los campamentos terroristas del Vraem]”.

Investigación

La fiscal supraprovincial de Huánuco, Eneida Aguilar, abrió investigación por el delito de terrorismo al líder de Perú Libre, Vladimir Cerrón, y a los congresistas Guillermo Bermejo y Guido Bellido.

Eddy Villarroel sostuvo en una entrevista en Willax TV que los cabecillas terroristas del Vraem enviaron remesas de dinero a Cerrón para que financiara sus actividades políticas.



Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más