Ambas candidaturas no se han movido de su zona de confort, formada por su respectivo voto duro y el temor que causa el oponente.  (Fotos:  Perú Libre / Archivo El Comercio)
Ambas candidaturas no se han movido de su zona de confort, formada por su respectivo voto duro y el temor que causa el oponente. (Fotos: Perú Libre / Archivo El Comercio)
José Carlos Requena

Analista político y socio de la consultora Público

jcrequena@yahoo.com

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Los primeros simulacros de votación de Datum-Pulso Perú y El Comercio-Ipsos (52%/48 % y 51%/49% en votos válidos, respectivamente) presentan un panorama ajustado. No puede descartarse un final tan estrecho como el del 2016 ni asegurarse que la tendencia al alza de garantice una victoria suya.

MIRA: Pedro Castillo y Keiko Fujimori presentan a nuevas incorporaciones

En ello tiene mucho que ver que la campaña no se da en el vacío. Dos factores por considerar: la aguda crisis de la (poca) institucionalidad política formada en el nuevo milenio, y el hecho de que los actuales comicios son los primeros —en más de 30 años— que toman lugar en medio de una aguda crisis económica y social.

Además, ambas candidaturas no se han movido de su zona de confort, formada por su respectivo voto duro y el temor que causa el oponente. Las recientes jornadas han sido de luces y sombras para la recorrida candidata Fujimori y para el debutante Pedro Castillo.

Fujimori, en su séptima campaña electoral, ha mostrado oficio al responder con soltura los efectistas desafíos de Castillo. Los debates pueden darle a ella y a su equipo una ocasión para lucir sus reflejos en espacios visitados antes.

Queda pendiente, sin embargo, una convocatoria más amplia que trascienda los recursos futboleros y dé una idea de algún nivel de reflexión en sus huestes. Se dirá que lo que se ha hecho hasta ahora le funciona. Pero algunos rostros del martes 18 pueden, entendiblemente, invitar a la desilusión y el desconcierto.

Castillo, por su parte, ha continuado recurriendo al pueblo como principal motor de su campaña. Las alarmas que despiertan, justificadamente, sus planes de gobierno (original y actual) han sido disimulados por el voluntarismo que exhiben sus votantes, que forman comités de apoyo de manera espontánea.

Es más difícil, en cambio, lidiar con las estridencias de Guillermo Bermejo, congresista electo por Lima, quien denuesta la ocasión en que se difunden sus audios, aunque no reniega de alguna de las cosas que dice. “Nuestro camino a una nueva Constitución es un primer paso, y si tomamos el poder, no lo vamos a dejar”, dijo Bermejo, en un audio difundido el lunes 17 por la noche. Por la mañana, el candidato había firmado una proclama en sentido contrario.

Castillo ha sido tibio sobre el caso. De alguna forma, las novedades del equipo técnico que presentó —¿parte de la repartija a la que se refirió el candidato antes? — parecen haberlo ayudado a pasar la incómoda página. Pero el tema seguirá causando el justificado ruido.

En los pocos días que quedan hasta el domingo 6, habrá muchas cosas que estarán ajenas a la determinación de los respectivos equipos de campaña. A tono con las reflexiones de Maquiavelo, la fortuna podría terminar determinando el desenlace, enseñoreada ante la falta de virtud. La fortuna, decía él, “muestra su poder cuando no hay una virtud organizada y preparada para hacerle frente y por eso vuelve sus ímpetus allá donde sabe que no se han construido los espigones y los diques para contenerla”. El azar jugando un rol en la historia.

VIDEO RECOMENDADO

Perfil De Pedro Castillo