Hasta que nos volvamos a encontrar
2022
Netflix
Director:
Bruno Ascenzo
Actores:
Stephanie Cayo, Maxi Iglesias, Amiel Cayo, Renata Flores, Anaí Padilla
Género:
Comedia romántica,
Duración:
90 minutos
Clasificación:
+13
Saltar Intro |Tráiler de "Hasta que nos  volvamos a encontrar". (Fuente: Netflix)
Saltar Intro |Tráiler de "Hasta que nos volvamos a encontrar". (Fuente: Netflix)
Redacción EC

, la primera producción peruana para , ingresó el 18 de marzo al catálogo global de la plataforma, y su estreno no ha dejado de generar comentarios. Desde los memes por el desconocimiento de su protagonista, , de algunas , hasta las críticas a la calidad de la película escrita y dirigida por . Y mientras la discusión en torno a la cinta no cesa, esta ha ido posicionándose entre lo más visto del servicio de streaming a nivel internacional.

En su primera semana online, “Hasta que nos volvamos a encontrar” logró más de 12 millones de horas de visualizaciones y se ubicó en el Top 10 de 44 países en 4 continentes (América, Europa, Asia y África). En su segunda semana, sumó 13,850,000 de horas de reproducciones, y pasó al Top 10 de 59 naciones, un logro nada menor para una producción nacional, que, a nivel comercial, nunca había tenido tanto alcance fuera de nuestras fronteras.

Es por ello que en Saltar Intro pedimos la colaboración de algunos periodistas de entretenimiento y cultura de países latinoamericanos para saber cómo una producción peruana con distribución internacional, con todas las sutilezas de la peruanidad, puede ser recibida (y comprendida) fuera de nuestro país.

Cabe destacar que, siendo “Hasta que nos volvamos a encontrar” una película comercial, no de corte autoral, pedimos que los periodistas, que no se dedican a la crítica de cine, sino al reporte de sucesos culturales y de entretenimiento, aborden sus textos desde las impresiones que les generó la historia y desarrollo como espectadores extranjeros. Estos fueron sus comentarios:

Jeury Frías

(Periodista del “Diario Libre”, de República Dominicana)

Impresionantes paisajes y la mejor demostración de la amplia e interesante cultura peruana (andina y afroperuana con su música y tradiciones)-al menos para un extranjero- es lo que más se destaca en la cinta “Hasta que nos volvamos a encontrar”. Con un guion predecible, aunque entretenido, la cinta muestra paisajes que son la mejor manera de vender turísticamente al Cusco, poniendo de manifiesto la belleza y tradiciones de la cultura Inca. Sin embargo, la primera película original de Netflix hecha en el Perú queda a deber en varios aspectos: guion y actuaciones (en especial, la pareja protagónica que no convence del todo, mejor valoración para el personaje interpretado por Wendy Ramos).

Más allá de sus aspectos a mejorar lo importante de esta cinta es ver cómo plataformas como Netflix comienzan a invertir en la cinematografía de países latinoamericanos, resaltando sus historias y culturas. El Perú tiene mucho que contar y mostrar al mundo a través del séptimo arte, aunque este no haya sido el caso. Lo mejor: la dirección de fotografía y arte que sobresalen en la cinta. Lo peor: su guion. “Hasta que nos volvamos a encontrar” muestra la mejor cara de Perú, pero no de su cine.

Bruno Ascenzo es el director y guionista de "Hasta que nos volvamos a encontrar"
Bruno Ascenzo es el director y guionista de "Hasta que nos volvamos a encontrar" / DANIELA TALAVERA

Tatiana Oliveros

(Colaboradora en Cultura del medio digital chileno “El Mostrador”)

Sus magníficos paisajes y una compleja cultura, hacen del Perú un país maravilloso. Parte de eso queda nítidamente retratado en ‘Hasta que nos volvamos a encontrar’, aunque una película es más que un infomercial de turismo, es cine. Si bien, podemos entender que se trata de una comedia romántica, eso no la exime de uno de los requisitos del arte que es propender hacia un producto de calidad, es ahí en donde, en algunos aspectos, esta cinta queda al debe. En el relato se evidencian fallas y ciertas incoherencias técnicas que, finalmente, contaminan el resultado final.

Humberto Perón

(Editor de la “Revista Monet”, de Brasil)

Uno de los puntos principales para que un romance o comedia romántica se convierta en un éxito es que necesita tener una química perfecta entre la pareja principal de la producción. En “Hasta que nos volvamos a encontrar”, esto se ve en la pantalla con la pareja conformada por Maxi Iglesias (Salvador) y Stephanie Cayo (Ariana), quienes trabajan bien juntos en el papel de personalidades contrapuestas, pero que tienen mucho más en común de lo que imaginan. También es muy bueno ver que una producción latinoamericana tiene la calidad técnica y de producción que tiene esta película, pero incluso para ser económicamente viable, este tipo de producción necesita tener una historia universal, que pueda transmitirse en cualquier lugar. Por lo tanto, si los hermosos paisajes peruanos del Cusco y Machu Picchu se convierten en un marco para los desencuentros de Salvador y Ariana, podríamos tener un poco más de la cultura peruana y otros destaques, como la gastronomía, por ejemplo. La película nos muestra al Perú de una forma muy similar a un ‘city tour’ o para un grupo de turistas. Pero esto suele pasar en todas las producciones de este tipo, por ejemplo, no tenemos una Escuela de Samba en Río de Janeiro todos los días en las calles.

"Hasta que nos volvamos a encontrar" se filmó en Cusco, Ica y Puno. (Foto: Netflix)
"Hasta que nos volvamos a encontrar" se filmó en Cusco, Ica y Puno. (Foto: Netflix)

José Alejandro Puga

(Periodista del diario “Expreso”, de Ecuador)

Si usted espera que “Hasta que nos volvamos a encontrar” sea una película que le cambie la vida, está buscando en el lugar equivocado. Al cine hay que verlo y juzgarlo por el género al que pertenece, así se llevará menos decepciones. En mi caso, encontré factores sorpresa que hacen disfrutable esta película latina del género ‘’: está bien producida, con una fotografía lograda de paisajes que la embellecen de sobremanera. Para cualquier extranjero, con poco conocimiento del Perú, esto sí o sí le llamará la atención.

Pero así como hay elementos positivos, también hay uno por mejorar: el guion. El arco argumental es bastante plano y el conflicto de la cinta nunca queda claro. ¿Qué impide que Ariana y Salvador no puedan estar juntos: la cuestión ética y moral de construir un gran complejo hotelero en un sitio patrimonial o el hecho de que la protagonista no quiera echar raíces? Esto nunca queda explicado. En fin, en una ‘chick flick’ el romance manda y es lo que nos dieron. Los diálogos son muy comunes, predecibles y hasta aburridos, pero esos buenos besos, para no sentirse solo en una tarde de domingo, funcionan. Mire “Hasta que nos volvamos a encontrar” si quiere ver algo lindo y sin muchas ganas de pensar. Pero olvide la parte de la canción (”Contigo”) de Sabina que cantan los enamorados. Eso sí fue innecesario.

Escena de "Hasta que nos volvamos a encontrar" con Anaí Padilla, Stephanie Cayo y Renata Flores. (Foto: Netflix)
Escena de "Hasta que nos volvamos a encontrar" con Anaí Padilla, Stephanie Cayo y Renata Flores. (Foto: Netflix)

Mariana Miranda

(Periodista de LaHora.cl, de Chile)

La primera película peruana para Netflix ha logrado algo muy destacable: mostrar las maravillas del Perú a través de una historia moderna que conecta con nuevas audiencias, sin perder la magia de su cultura y de sus paisajes. “Hasta que no volvamos a encontrar” es una típica historia de amor que no cautiva solo por las problemáticas de sus personajes, sino por cada detalle que hace que sus protagonistas vivan una experiencia única, sacada casi de un cuento de hadas, en escenarios como el maravilloso Machu Picchu.

Se agradece que Latinoamérica cautive a Netflix para generar producciones que muestren las tradiciones de otros países, esas que muchas veces están alejadas para los consumidores de otras partes del mundo. Latinoamérica existe, y es tan maravillosa como lo son las locaciones que tienen importantes producciones internacionales, solo hay que saber cómo crear las historias. Estoy segura que el trabajo realizado en el Perú permitirá que otros países de la región puedan mostrar su cultura, pero por medio de historias cercanas que logren identificar a quiénes las consumen.

Wendy Ramos y Maxi Iglesias en "Hasta que nos volvamos a encontrar". (Foto: Netflix)
Wendy Ramos y Maxi Iglesias en "Hasta que nos volvamos a encontrar". (Foto: Netflix) / DANIELA TALAVERA

Marisol Orta

(Periodista de Publimetro México)

La cinta hace un hermoso retrato de algunas de las regiones más emblemáticas del Perú. Los paisajes, la fotografía y la exaltación de algunos valores humanos la hacen un producto admirable; no obstante, la narrativa es un tanto confusa, con dobles mensajes y con personajes que se apegan al cliché: una defensora de los recursos naturales y las culturas antiguas y un empresario multimillonario a quien poco le importa la conservación de las regiones hasta que cambian de parecer cuando el amor los une. El triunfo del “bien” (el amor y la conservación), sobre el “mal” (el capitalismo y sus manifestaciones globalizadoras). La cinta es un buen producto que se quedó a medias, que sigue reproduciendo el estereotipo de belleza habitual. Me hubiera gustado ver a actores que representan a la mayoría de la población del Perú.

Stephanie Cayo en "Hasta que nos volvamos a encontrar". (Foto: Netflix)
Stephanie Cayo en "Hasta que nos volvamos a encontrar". (Foto: Netflix)

EL DATO

Tras “Hasta que nos volvamos a encontrar”, Netflix ya tiene programado otro estreno peruano exlcusivo. Se trata de “Contigo Capitán”, una serie que recreará la batalla legal del futbolista peruano Paolo Guerrero y la Agencia Mundial Antidopaje para poder jugar el Mundial de Rusia 2018.

MÁS EN INSTAGRAM...


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más