☆☆☆☆☆
Director:
Actores:
Género:
Duración:
Clasificación:
Tráiler de "Love Alarm". (Fuente: Netflix)
Tráiler de "Love Alarm". (Fuente: Netflix)
Pierina Denegri Davies

Es innegable el éxito que han logrado los en los últimos 20 años. Gracias a sus entretenidas historias, romances intrigantes, paisajes hermosos y a que son muestra de una cultura milenaria, millones de sus seguidores en el mundo han quedado impactados por estas producciones. Pero, en estos últimos tiempos hemos visto cómo plataformas como apuestan por crear contenido de este tipo y surge la duda de cómo han cambiado con el tiempo los k-dramas. ¿Siguen estructuras clásicas o se adaptan a los nuevos tiempos? ¿Los formatos cambian para invitar a más público? ¿En el camino de adaptación pierden su esencia? Estas son algunas de las preguntas que responderemos.

MIRA: “Love Alarm” y 10 doramas súper recomendados para ver en Netflix

Antes de aclarar estas importantes dudas, creemos que es necesario explicar qué son los dramas coreanos y qué temáticas exploran, además de contar su historia en nuestro país. Son un tipo serie o telenovela de producción local, que también son conocidas como k-drama o dorama (como se le decía al inicio del ‘boom’). Este último se refiere a los dramas japoneses, pero ha sido adoptado como una forma genérica para nombrar a los dramas asiáticos.

Este tipo de productos, junto al forman parte del Hallyu, “un fenómeno que se viene dando en desde principios del siglo XXI (...) definido como una oleada coreana que ha logrado alcanzar mercados no sólo asiáticos sino también europeos y hasta latinoamericanos. Asimismo es importante recalcar que no cualquier producto coreano puede ser considerado dentro de la ola coreana, sino sólo se considera a las que han tenido éxito fuera de dicho país”, según indica la comunicadora Fátima Lock en su tesis .

"Boys Over Flowers" es uno de los k-dramas más reconocidos en el Perú. (Foto: KBS)
"Boys Over Flowers" es uno de los k-dramas más reconocidos en el Perú. (Foto: KBS)

Los dramas empezaron a transmitirse de manera regular a principios de 1960, pero recién en 1969 se volvieron parte esencial de la programación televisiva. A mediados de los años 80, estos shows empezaron a enfocarse más en una audiencia joven, por lo que el abanico de opciones de expandió.

En cuanto a las temáticas que exploran, cabe recordar que una de las características de los k-dramas es que pueden abordar más de una a la vez. Aquí encontramos los dramas adolescentes como , de crimen como “Private Life”, de fantasía como “Goblin”, los históricos como “Amantes de la luna: Corazón escarlata Ryeo”, los de romance como “Sonata de Invierno” o los de terror como “Sweet Home”, entre otros.

5 Cosas Que Han Cambiado En Los Dramas Coreanos
Un análisis sobre cinco aspectos que han cambiado en los dramas coreanos o k-dramas a lo largo de los últimos 20 años.

Llegada al Perú

¿Quién no recuerda los tiempos en los que la oferta televisiva se basaba en canales locales? Precisamente en este tiempo, a principios de los 2000, es que llegan las producciones surcoreanas para quedarse. Previamente, en 1997, se transmitió el primer drama vía ATV, llamado “Un Deseo en las Estrellas”, pero no tuvo gran acogida, como indica la tesis ya mencionada. En 2002, el canal nacional TNP (hoy TV Perú) emitió la misma producción en un horario estelar, aunque fue Panamericana Televisión quien encontró el gran nicho de seguidores y aprovechó la oportunidad. Así, este canal se convirtió en un ícono para la transmisión de dramas coreanos.

"Escalera al cielo" (2003-2004) fue uno de los primeros k-dramas que se trasmitió en el canal Panamericana Televisión. (Foto: SBS)
"Escalera al cielo" (2003-2004) fue uno de los primeros k-dramas que se trasmitió en el canal Panamericana Televisión. (Foto: SBS)

Como parte de nuestra investigación, conversamos con un grupo de seguidoras de los doramas, quienes también pertenecen a Minoz Perú, el club de fans del artista Lee Min Ho. “Recuerdo llegar a mi casa por las tardes después del colegio y acompañar a mi mamá mientras veía novelas. En esos días empezaron a transmitir “Escalera al Cielo” y “Sonata de Invierno”, entonces dijimos ‘a ver, vamos a intentar’ y las vimos. Me pareció tan refrescante e interesante que no me despegué. Desde ese momento es que disfruto los dramas coreanos, hasta el día de hoy”, comenta Zaida Monsalve, una de las entrevistadas. Y esta historia se repite en sus otras compañeras que, cansadas de las opciones de siempre en la televisión nacional, apostaron por conocer un mundo nuevo.

Sus atractivos

La tesis de Heidy Mosquera, nos da pistas sobre por qué resultan tan interesantes. En primer lugar, señala que “construyen sus historias desde un enfoque donde priman las emociones. Es por ello, que los dramas coreanos suelen ser más dramáticos y sentimentales”. Además, tienen una estructura narrativa compacta y dedicada a un tema central, debido al número limitado de episodios que se plantean. Esta es una de las principales diferencias con las producciones latinoamericanas como “Yo soy Betty la Fea”, “Cuna de Lobos” o “María la del barrio”, que cuentan con más de 100 capítulos.

Otros de sus atractivos son que “presentan un sentido del humor refrescante, diferente al humor occidental. Además, sus historias apelan a la fantasía y la sinceridad de las emociones”, incluye el texto.

"Sonata de invierno" fue protagonizada por Bae Yong Jun y Choi Ji Woo, dos de los actores surcoreanos más reconocidos de la industria. (Foto: SBS)
"Sonata de invierno" fue protagonizada por Bae Yong Jun y Choi Ji Woo, dos de los actores surcoreanos más reconocidos de la industria. (Foto: SBS)

“Yo creo que lo principal son las historias tan diferentes e innovadoras que ellos hacen. Son historias que están dirigidas para todo público (...). Además, cuentan con unos personajes tan diferentes y divertidos que uno se encariña mucho con la historia. A parte, también está la diferencia cultural, que llama mucho la atención”, explica Melisa Rubiano, youtuber colombiana y dueña del canal . Ella se dedica a crear contenido sobre k-dramas y cuenta con 118 mil suscriptores.

Pero vayamos a lo que nos reúne aquí: los principales cambios que se han dado en los k-dramas con el pasar de los años. Los aspectos que aquí mencionamos son los principales y más claros, que surgieron a partir de las conversaciones con seguidoras de los dramas y, por supuesto, teniendo en cuenta el criterio de la autora.

La tecnología: Una protagonista más

Se podría decir que existe un género nuevo dentro de los dramas coreanos, a partir del auge que ha tenido la tecnología en la vida misma. Y es que esta pasó a ser una protagonista más en distintas historias. Ya no se exploran solo los romances, vidas familiares o aventuras históricas, sino que se inspiran en la vida misma.

Así encontramos al más reciente éxito de Netflix, la serie “Love Alarm”, que se basa en un webtoon y que nos habla de un mundo donde la tecnología ha irrumpido en una de las áreas más íntimas de la vida: las relaciones. Se centran en la creación de una aplicación para el celular, gracias a la cuál puedes descubrir si alguien está enamorado de ti en un área de 10 metros. Resulta interesante porque no todo es color rosa y se muestra cómo la sociedad surcoreana le da tanta importancia a esta creación, que llega a afectar la salud mental y los vínculos amorosos de las personas.

Otras opciones que abordan esta temática y que también se encuentran disponibles en la plataforma son “Start Up” y “Holo, mi amor”. La primera explora el mundo de la tecnología en el país asiático y la gran competencia que existe, mientras que la segunda nos muestra los alcances que puede tener, con la creación de un holograma idéntico a una persona.

Mujeres más fuertes

Quien conoce poco de los k-dramas, puede tener en mente que los personajes femeninos son retratados como frágiles, necesitadas de protección y con poca capacidad de decisión. Pero cada vez encontramos más producciones donde esto no es así. Las mujeres que se muestran son cada vez más fuertes, independientes, inteligentes y no son creadas para complementar a un hombre. Resulta refrescante ver a personajes aventureros, que no temen decir lo que piensan o sienten y que defienden lo que creen.

"Hello, my twenties!" es una de las primeras producciones surcoreanas en apostar por el formato de temporadas. La segunda fue producida exclusivamente para Netflix. (Foto: Netflix)
"Hello, my twenties!" es una de las primeras producciones surcoreanas en apostar por el formato de temporadas. La segunda fue producida exclusivamente para Netflix. (Foto: Netflix)

“Hello, my twenties!” es un claro ejemplo de esto. Aquí conocemos a cinco estudiantes universitarias que viven en una casa juntas. Cada una tiene una personalidad diferente, que incluso puede llegar a chocar con las de sus compañeras, pero no se desarrollan únicamente en el aspecto amoroso. Vemos cómo crecen como personas, como profesionales y como amigas.

“Sin duda hay más protagonismo de las mujeres. Ya no son la compañera del protagonista, tienen sus propias historias y luchas, son capaces de reconocer lo bueno y lo malo y no necesitan ser protegidas por otro”, comenta Evelyn Alvarado, parte de Minoz Perú.

La salud mental sobre la mesa

Uno de los logros que tienen los k-dramas es que tratan de avanzar como lo hace el mundo. Hace algunos años hablar de la salud mental era algo poco común, pero esto ha cambiado. Existe una consciencia sobre lo importante que es este tema y las producciones surcoreanas no son indiferentes.

Uno de los primeros dramas que exploro la temática fue “It’s OK, It’s Love”, en 2014. Aquí conocemos a Ji Hye Soo, una mujer que padece un trastorno de ansiedad y que estudia para ser psiquiatra. Su vida cambia cuando conoce a Jang Jae Yul, un escritor que sufre de trastorno obsesivo-compulsivo. Un retrato de cómo dos personas se enamoran y tratan de formar una relación, mientras que lidian con su salud mental.

Una opción más reciente para ver, que está disponible en el catálogo de Netflix, es “Está bien no estar bien”. Sí, aquí también vemos cómo se desarrolla un romance, pero lo verdaderamente interesante es que muestran las batallas diarias que tienen los personajes, quienes luchan con las heridas emocionales y psicológicas que su pasado les dejó. Se adentran en las profundidades de las mentes y los recuerdos de los protagonistas, logrando captar desde el primer momento.

¿Más besos y abrazos?

Otra de las características de los k-dramas es la “cocción lenta” que tiene un romance. Primero miradas, luego tomadas de la mano, luego abrazos y al último, un beso triunfal (si es que llega a verse un beso). Pero no esperes encontrar esto en el primer capítulo, usualmente tiene que pasar buena parte de la historia para ver alguna demostración de afecto físico, por más pequeña que sea.

Algunas de las entrevistadas para este artículo comentaron que les chocó bastante el hecho de ver demostraciones de afecto tan rápido en la serie "Love Alarm", debido a que es una de las producciones que apuesta por un romance más intenso y físico. (Foto: Netflix)
Algunas de las entrevistadas para este artículo comentaron que les chocó bastante el hecho de ver demostraciones de afecto tan rápido en la serie "Love Alarm", debido a que es una de las producciones que apuesta por un romance más intenso y físico. (Foto: Netflix)

Sí, lo sé. Esta idea del romance puede resultar atractiva para algunos, porque representa un retrato real de cómo se maneja la intimidad de una pareja en el país asiático, pero a medida que los k-dramas se han vuelto un producto global, también ha cambiado.

Aquí volvemos a mencionar a “Love Alarm” como ejemplo del cambio. Desde el principio vemos cómo uno de los protagonistas muestra un interés claro y directo y actúa. En el primer capítulo vemos el apasionado beso entre Kim Jo Jo y Sun Oh y a lo largo de las dos temporadas los personajes nos muestran una dinámica donde las demostraciones de afecto físico no son tan secretas ni privadas.

Las temporadas

Como ya habíamos comentado, los dramas coreanos se caracterizan por mostrar una historia en una cantidad específica de episodios, en muy pocos casos se hace uso de las temporadas para seguir con las historias. Incluso, estas se suelen utilizar para contar una trama diferente, pero dentro del mismo mundo.

Probablemente, Netflix es una de las primeras plataformas que no solo apostó por crear contenido exclusivo de este tipo, sino que también propone la aparición de temporadas para hacer más digerible una historia y, tal vez, para mantener el interés del público. Algunas de sus series que presentan este formato son “Love Alarm”, “Hello, my twenties!” y “Mi primer amor de verdad”.

En resumen...

Los k-dramas han ido cambiando, como el mundo mismo lo ha hecho. Es inevitable, ya que su público no es únicamente asiático, sino que personas de todo el mundo han sido conquistadas por estas producciones. Si bien todavía existe cierto reparo para abordar algunas temáticas como la orientación sexual, la identidad, o el consumo de drogas, poco a poco se van abriendo y explorando problemáticas importantes como la salud mental.

Todo sin perder su esencia: historias bien pensadas y entretenidas, personajes complejos y una producción de alta calidad. Tal vez esta sea una nueva etapa para los dramas coreanos, pero si de algo estamos completamente seguros, es que su popularidad no dejará de crecer.

LISTADO DE K-DRAMAS MENCIONADOS QUE PUEDES VER EN NETFLIX

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR





























Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más