La Voz Perú
Movistar TV
Director:
Actores:
Eva Ayllón, Daniela Darcourt, Noel Schajris, Christian Yaipén
Género:
Musical
Duración:
1 h
Clasificación:
PG
(de izquierda a derecha) La cantante Mimmy Succar, el diseñador Iván Vásquez y la conductora Katia Palma.
(de izquierda a derecha) La cantante Mimmy Succar, el diseñador Iván Vásquez y la conductora Katia Palma.
Leslie A. Galván

Los días de semana, durante las grabaciones de “Yo Soy” y “”, el equipo de diseñadores de vestuario corre de un lado a otro durante la transmisión en vivo para arreglar las costuras de los artistas cuando tienen una emergencia en el escenario. Iván Vásquez, diseñador peruano, es cabeza de este equipo y participa del ritual, que es parte del éxito de los programas, aunque mucha de la magia queda detrás de cámaras.

Las transformaciones que hemos visto en los sintonizados ‘talent shows’ tienen su sello y él tiene claro el recuerdo de los retos que le significaron. La imitadora de Thalía, por ejemplo, usó una réplica del vestido de la cantante mexicana que necesitó 100 discos cortados y pegados en la tela. Fue una recopilación de CDs musicales antiguos, un trabajo creativo en moda, que tardó un día.

MIRA: “Más de mí”: nuestra crítica del documental de Tony Succar en streaming

Un reto importante para el diseñador fue la temporada de “Los cuatro finalistas: baile”. Los exponentes en la danza peruana Alejandra Sánchez y Pedro Ibáñez armaron una coreografía inspirada en la religión y las raíces africanas de la bailarina. Se necesitaron 120 metros de tela para llenar el contorno del escenario.

“Para mí, el tiempo ‘al aire’ en la televisión es una adicción, una droga. Desde que empieza la cuenta de tres, dos, uno, se siente la adrenalina. Debo estar pendiente de los jurados y los participantes, a quienes visto, para que se mantenga todo tal cual un lienzo de olio”, comenta Vásquez. Mientras el público pierde la atención, los bailarines o cantantes voltean hacia él con ojos de pánico y hacen una seña: “¡El vestido se está rompiendo!”. De inmediato, el equipo de costura avisa a los encargados del estudio para cambiar el giro de cámaras, ingresar al escenario y arreglar en 30 segundos el accidente de costura.

Sin embargo, el trabajo creativo toma más de un día. Artistas como Eva Ayllón, Mimy Tayrako, Amy Gutiérrez y Katia Palma pasaron por las manos de diseñadores como Iván Vásquez. De igual forma, el talento creativo utiliza los años de experiencia y los estudios en colorimetría y morfología para cambiar la imagen de una artista, y con ello, su manera de verse a sí misma.

Para ser diseñador en Perú, hay dos caminos. O tienes una oferta de inversión, debido a algún privilegio, o, en segundo lugar, debes remar contra la corriente y ganar un lugar en el medio. El director creativo de las estrellas Iván Vásquez buscó la segunda opción cuando viajó a Buenos Aires a estudiar modas y aceptó trabajar en televisión a su regreso a Lima.
Para ser diseñador en Perú, hay dos caminos. O tienes una oferta de inversión, debido a algún privilegio, o, en segundo lugar, debes remar contra la corriente y ganar un lugar en el medio. El director creativo de las estrellas Iván Vásquez buscó la segunda opción cuando viajó a Buenos Aires a estudiar modas y aceptó trabajar en televisión a su regreso a Lima.

“Cada diseñador aplica su fórmula. La mía consiste en hacer brillar al artista para que resalte eso que lo define como ser humano”, dice Vásquez. “El objetivo no es competir y ‘chancar’ a los otros artistas, pero sí, aunque suene trillado, ser el (o la) mejor por sí mismo(a). Hay muchas celebridades que tienen un equipo de trabajo que se encarga de opacar o aplastar a su competencia. Sin embargo, creo que no hay necesidad de ello”.

Cuatro historias para 4 ‘looks’

EVA AYLLÓN

La madre profesional de Iván Vásquez es Eva Ayllón, la mujer que acepta a ojos cerrados el vestuario y el maquillaje que él propone. “Yo hago lo que tú me digas”, comenta Vásquez. La premisa para empezar a vestir a la cantante afroperuana, ícono de la música nacional, es que ella se sienta cómoda. Existen algunos gustos específicos, como el estilo andrógino, pues hay prendas masculinas que le agradan, por ejemplo, una corbata. “Tiene que ver con su historia, de repente, pues creció con muchos hombres. Entonces, adoptó esta imagen, que le gusta mucho”, agrega Vásquez.

Cuando Eva Ayllón viaja a Miami a comprar ropa, escribe a su amigo para saber qué comprar. Puede acceder a un cambio de vestidos y maquillaje, pero lo que jamás dejaría de usar en el cuerpo son los accesorios que muestran sus creencias: huayruros y otros amuletos de protección.

MIMMY SUCCAR

La madre de Tony Succar, Mimy Succar, es la artista revelación del 2021. Desde la participación que tuvo en “La Voz Senior”, la cantante de 62 años cumplió su sueño cuando dejó los restaurantes donde cantaba con la orquesta familiar y saltó a los escenarios grandes este año. Su hijo deslizó la idea de un cambio de imagen a Iván Vásquez, quien se encargó de romper con la edad de la artista y presentarla con un vestidos tornasolados y lentejuelas.

“Mimmy no quería usar una casaca rockera con un vestido de gala, pero le dije que confiara en mí. Ella quería tapar los brazos, pero si le ponía un chal, la convertiría en una abuelita de 80 años, y ponerle una estola de piel sería demasiado para un programa de televisión. Entonces, pensé en la casaca. Mi ojo nunca falla”, afirma el diseñador.

AMY GUTIÉRREZ

Cualquier personaje es un objeto de investigación para un diseñador. Amy Gutiérrez tenía un estilo infantil. Su música y los colores que vestía no iban acorde a su apariencia. “La tarea fue desarrollar la imagen de la cantante como una mujer transitada por la vida. La trataban como una niña tierna y ella me dijo que quería sentirse empoderada”, comenta Vásquez.

En el videoclip de salsa “Alguien”, el diseñador tuvo el apoyo de Amaro Casanova y su marca, pues proporcionó vestidos para que la ganadora de “La Voz Kids Perú” sea capturada como una persona diferente por el lente de Giuseppe Falla. El cambio de imagen consistió en mostrar una piel firme y líneas sólidas en el vestuario con colores fríos, pero la propuesta de una mujer fuerte tenía que mantenerse.

“Hay muchos artistas que me buscan para darles un giro a cómo se ven, hemos trabajado un par de arreglos, pero, luego, se han dado al abandono. La imagen es importante. Necesitan ayuda hoy, después de pandemia. De eso, valen sus conciertos y otras presentaciones”, apunta Vásquez.

KATIA PALMA

Desde el último año, la conductora de “Yo Soy” luce colores y trajes diferentes en sus redes sociales. El diseñador llama a esto “una depuración del clóset”. Cuando la artista del stand up se acercó a la puerta de Vásquez, le dijo que necesitaba “verse bien” durante los enlaces en vivo y el resto del tiempo.

“Creo que la imagen de la persona del espectáculo está en constante amenaza de que salga alguien mejor que él o ella, pero el cambio de Katia no ha sido por ese lado, sino que ella quería sumar puntos a su trayectoria”, agrega Iván Vásquez.

MIRA MÁS EN EL INSTAGRAM DE SALTAR INTRO

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más