Una creencia de verano es que se debe rapar a los perros para que estén más frescos. Esto dicen los especialistas. (Foto: Shutterstock)
Una creencia de verano es que se debe rapar a los perros para que estén más frescos. Esto dicen los especialistas. (Foto: Shutterstock)
Vanessa Cruzado Alvarez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Altas temperaturas. Veredas calientes. Y más, mucha más radiación. Sabemos cómo enfrentar la , pero nuestras no. Es importante tener en cuenta que sus cuidados no son iguales a los nuestros. El médico veterinario Luis Chávez, jefe de sanidad de Agrovet Market, explica que, en términos de salud de animales, el calor implica parásitos externos como pulgas y garrapatas. A ello sumarle el cuidado con la temperatura como tal. “Los animales son propensos a sufrir un choque de calor. No pueden estar en el techo expuestos al sol”, explica. Hay otro punto -clave- a tener en cuenta: el aseo. Hay que bañar al animal cada 21 días, y no una vez al mes.

MIRA: ¿Cuáles son los efectos del aire acondicionado en tu mascota y por qué no debemos exponerlas?

Es probable que usted haya querido o planee ir a la playa con su can -una vez levantado el cierre de estas como medida de prevención al COVID-19- para romper con la rutina. Este punto, sin embargo, genera debate entre los especialistas. “Personalmente, creo que no es una buena idea”, admite Rodrigo Rondón, vocal del Colegio Médico Veterinario del Perú. “Siempre veo a personas en chancletas, felices, caminando por la playa y la mascota, olvídate… rostizándose las patas”, agrega. Para Chávez, la preocupación está más en las casas de playa. “Esos ambientes han estado cerrados casi ocho meses y son un nido para pulgas y garrapatas. Llegas feliz con tu perro o gato a la casa y esos parásitos se suben a tu mascota”, enfatiza el jefe de sanidad de Agrovet Market.

Si el perro entra al mar, tenga cuidado con las corrientes de agua, porque se puede ahogar.
Si el perro entra al mar, tenga cuidado con las corrientes de agua, porque se puede ahogar.

Si aun así decide a futuro ir con su mascota a la playa, los especialistas recomiendan una serie de cuidados. Llévelo, por ejemplo, en un horario donde la arena no queme. No olvide comida y bolsas para recoger lo que su can ensucie. Si el perro entra al mar, tenga cuidado con las corrientes de agua, porque se puede ahogar. Cuando regrese a casa, debe bañarlo adecuadamente. Con los gatos el tema varía. Al ser un animal que vive en interiores, es probable que se estrese si lo lleva a la playa. Si bien el minino busca su propio ambiente, es importante que el lugar donde se encuentre esté libre de parásitos externos y, claro, que esté ventilado.

CUIDADO DE PATAS

Una creencia de verano es que se debe rapar a los perros para que estén más frescos. “En parte es verdad y en parte es mentira”, admite Luis. Algunas razas como el alaskan malamute, el pastor alemán o el terranova tienen un ‘doble manto’. El submanto, explica el especialista, no solo aísla el frío –donde generalmente están estos canes–, sino también el calor. “Si rapas a estos animales, les estás quitando el termoaislante. Estás haciendo que su mecanismo para mantener su temperatura se desbalancee. Puede generar muchos problemas”, subraya. Sin embargo, hay otras razas como los poodles o schnauzer que cuentan con un ‘corte de verano’ porque no tienen este doble manto. Su termorregulación no está en su pelo, sino en su cuerpo. “Hay que examinar si el perro tiene doble manto o no. De eso depende si es necesario raparlo. A uno que tiene doble manto, jamás. A menos que tenga una infección”, advierte.

MIRA: ¿Cómo preparar a tu mascota cuando va a llegar un bebé a casa?

A Rodrigo, por otro lado, le gusta recomendar que una vez al año los dueños opten por cortar el pelo al can –y no necesariamente en esta estación– por un tema de salud. “De esa manera puedo observar cómo está la sanidad de la piel. Cuando hay mucho pelo, algún tipo de costrita, alguna infección a la piel o algo por el estilo no se notan”, argumenta.

“Los animales son propensos a sufrir un choque de calor. No pueden estar en el techo expuestos al sol”, advierten los expertos.
“Los animales son propensos a sufrir un choque de calor. No pueden estar en el techo expuestos al sol”, advierten los expertos.

Los veterinarios remarcan el uso del protector solar formulado para los perros sin pelo. No de humanos. Además de un tratamiento humectante con cremas o aceite de bebé. Como regla general: cada vez que el can salga, se debe aplicar el bloqueador en la nariz, zonas donde tiene pelo muy chico y en las almohadillas. Para los gatos, el cuidado contra el sol es similar, salvo por el bloqueador. “Debe ser uno hipoalergénico y formulado para el minino. El gato no es un perro chico”, aconseja Rondón. Sobre los gatos sin pelo como los esfinge, Chávez aconseja hacerles un tratamiento humectante con los bloqueadores. Eso siempre y cuando su minino se deje. //

VIDEO RECOMENDADO

Limpieza bucal en las mascotas