NUNCA ES TARDE. Pamela Díaz Escalante (Lima, 1984) se graduó como administradora hotelera y trabajó en ese rubro y en altos cargos de otras grandes compañías hasta que descubrió su vocación: el arte.
NUNCA ES TARDE. Pamela Díaz Escalante (Lima, 1984) se graduó como administradora hotelera y trabajó en ese rubro y en altos cargos de otras grandes compañías hasta que descubrió su vocación: el arte.
Gabriela Machuca Castillo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La epifanía ocurrió un 25 de diciembre del 2016. Pamela Díaz Escalante era entonces un animal corporativo. Una yuppie consumada. A los 33 años ya tenía la experiencia de más de dos décadas trabajando en distintos rubros de negocios, dado que desde los nueve comenzó a ayudar en la empresa farmacéutica a la que se dedicaba su familia. Para la en cuestión, de hecho, ya había integrado un directorio junto a puro señor con terno de marca y más de medio siglo encima; ya había sido la cabeza de 800 empleados; ya había vendido asesorías valorizadas casi en un cuarto de millón de dólares. Sueldazo. Camionetaza. Depa en San Isidro. Algo, sin embargo, la tenía hundida en una oscura tristeza. Lo peor es que no tenía claro qué. Porque así pasa también cuando tienes todo y nada a la vez.

MIRA: El cocinero peruano que creó una miel apta para diabéticos a base de agave andino

Un día antes, el 24, había visto en Internet una cartera que quería autorregalarse. Escribió a la tienda y le dijeron que pasara por ella. Hoy Pamela recuerda el camino a recogerla como una escena de la película Comer, amar, rezar, con la cual se identifica vívidamente. No había tráfico pese a la fecha. Sí buen ambiente en la calle. “Señorita, lo sentimos, acaban de llevársela”, le dijeron, no obstante, cuando arribó. Un poco desilusionada –nunca tanto–, decidió seguir caminando y llegó a un comercio donde vendían kits de pintura en lienzo para principiantes. Allí por la calle Cantuarias, en Miraflores. Lo pensó unos minutos y decidió adquirirlo, sin saber que estaba llevándose el gran presente de su futuro. Veinticuatro horas más tarde no podía dejar de llorar sentada frente a su primer cuadro terminado. Uno pequeño que ahora cuelga en su taller de Barranco. Eso era. La verdadera vocación, aquella que el mundo corporativo nunca le dejó ver, se había revelado brillantemente. El lienzo no fue lo único que dio a luz aquel feriado. También nació Menta Days, la artista plástica, su seudónimo, la marca. La vida entonces dejó de ser de color rosa pálido para ella y pasó a explotar en mil tonalidades. En mil posibilidades que siguen sucediendo.

TIEMPOS DISTINTOS. Pamela no reniega de su pasado en el mundo corporativo. (trabajó en Nextel, Tawa, Adecco, Bdo e Italtel). De hecho, ha aplicado parte de su conocimiento allí en el ejercicio de su nuevo oficio.
TIEMPOS DISTINTOS. Pamela no reniega de su pasado en el mundo corporativo. (trabajó en Nextel, Tawa, Adecco, Bdo e Italtel). De hecho, ha aplicado parte de su conocimiento allí en el ejercicio de su nuevo oficio.

CURARSE UNA MISMA

“El menta es mi color favorito desde siempre y Days es mi apellido en inglés. El cambio en mi vida ha sido drástico, claro. La gente creía que me había vuelto loca, que estaba en drogas o curándome de algunos procesos personales. Incluyendo mi familia. Y los comprendo. Yo era la corporativa exitosa, entaconada de arriba para abajo todo el día que, de pronto, quería ser artista plástica. Igual no fue que dejé todo de la noche a la mañana. Por tres años viví en paralelo en los dos mundos, hasta febrero, en que renuncié para siempre al corporativo para seguir mi sueño. Y en eso andamos”, detalla Pamela, limeña, hija orgullosa de padre cajamarquino y madre arequipeña. Cuadros, collages, fotos intervenidas y piezas extraídas del olvido para devolverlas al presente llenas de energía son un poco del trabajo que hace ella día a día.

Ver esta publicación en Instagram

Los elefantes aparecen cuando estas listo para tocarlos. Cuando estaba viendo por milésima vez "Comer, Amar y Rezar" (Eat, Pray and Love) de @elizabeth_gilbert_writer , hubo una escena que me cautivó y es cuando ella está en la India escribiendo su novela y lista para dejar una ciudad donde había perdonado, se había perdonado y sobretodo entendió que después del dolor hay gozo. Justo en ese momento aparece un elefante de color rosa y ella se pone de pie y lo toca. Siente que algo increíble esta por venir. El 2019 fue un poco del viaje de la India pero en mi vida. Perdoné, me perdoné y cerré capítulos donde quedé lista para un momento incierto. Hace unas semanas, mis manos empezaron a pintar figuras, es ahí cuando casi me desmayo del asombro, estaba el elefante rosa, para decirme que venía algo hermoso y que no me preocupara. Jamás tuve la intención de pintar un elefante y menos relacionarlo a la escena de aquella película, simplemente sucedió. Vive cada día con asombro y sin darte cuenta aparecerá aquel elefante y estarás listo para tocarlo. ----- Pieza disponible en @chacarilladesignmarket 125cm x 125cm Acrílico sobre lienzo

Una publicación compartida por Menta Days (@mentadays) el

Muchas obras vendidas aquí y llevadas al exterior, exposiciones y estudios en arte después, han terminado por llevar a Menta Days a compartir su testimonio de vida en talleres, charlas y , a la que siguen más de 14 mil personas.

“Lo que hago es contar mi experiencia, que tal vez pueda serle útil a alguien. Encontré el castillo, pero primero tuve que pasar varias fosas. No solo profesionales, también personales. En un punto creía que mi vida era estudiar, casarme, tener hijos, el perro, la casa y ya, que eso era. Me casé, 500 invitados, fotos publicadas de la boda hasta en los papeles higiénicos. Y a los dos años me divorcié. Eso, entonces, tampoco era. Aparentemente estaba bien plantada, pero no fue así hasta que me conecté con el arte, mi niña interior, con crear permanentemente. Parte de la filosofía en la que creo es que nunca es tarde para ser tu mejor versión”, narra.

MIRA: Carmen D' Alessio: “Andy Warhol fue mi íntimo amigo”

Menta Days, por ello, decidió ir más allá. Pasa que cuando uno está feliz, muy feliz, quiere que el resto lo sea también. De ahí que publicó en el 2018 Reinventa tu creatividad, un libro con actividades para que cualquiera pueda reencontrarse con su lado creativo tan solo con una caja de crayolas o plumones. Quizá aquellos que uno no ha cogido desde el colegio. Hace poco lo ha vuelto a hacer con Reinventa tu creatividad 2, una nueva versión más ambiciosa y completa que la otra, concebida íntegramente durante la pandemia.

"Reinventa tu creatividad 2" puede conseguirse en www.mentadays.com/shop y en las librerías: Arcadia, Babel y Book Vivant.
"Reinventa tu creatividad 2" puede conseguirse en www.mentadays.com/shop y en las librerías: Arcadia, Babel y Book Vivant.

“Yo quiero inspirar. Si tu sueño es bailar, cocinar, escribir, puedo ser útil mostrándote unos rudimentos que despertarán tus ganas de hacerlo. Cosas que a mí me han servido”, cuenta una ferviente devota de los milagros concebidos una vez que uno se permite crear. Crear lo que sea, pero crear. “Cuando uno se atreve a vivir una vida creativa más allá del miedo, se atreve al color. Nadie que se ha dado la chance se ha arrepentido”, dice ella desde Tutti, su casa y headquarter, donde vive junto a sus lienzos, su pug Maki y sus muebles y artefactos eléctricos que pueden ser tan vintage como psicodélicos. Toda la cosa con Menta, pues, pinta bastante bien. //

SEPA MÁS

  • La última muestra de Menta Days acaba de ser instalada en . Las piezas están inspiradas en una historia de amor nacida en tiempos de pandemia.
  • La artista está preparando un libro autobiográfico que, además, compartirá herramientas para explorar nuestras aristas creativas muchas veces ‘enterradas’ por el miedo a iniciar proyectos o concretar metas.
  • Próximamente realizará un nuevo taller virtual de “Desbloqueo Creativo”. Más información en o en sus redes sociales.

VIDEO RECOMENDADO

Batas médicas convertidas en arte para “superhéroes” panameños contra COVID-19:

Batas médicas convertidas en arte para "superhéroes" panameños contra COVID-19