(Foto: AP)
(Foto: AP)
Redacción EC

Con el fin de obtener fotografías detalladas y aportar nuevos datos sobre el Sol y Mercurio, dos aeronaves de la NASA penetrarán en la oscuridad creada por el eclipse solar total de este 21 de agosto.

Volando a 15.000 metros de altura, los dos aviones observarán el eclipse completo durante alrededor de tres veces más tiempo que alguien que lo observe desde tierra, donde podrá ser visto por unos dos minutos y medio.

En declaraciones a los medios oficiales de la NASA, Dan Seaton, coinvestigador del proyecto y científico de la Universidad de Colorado (EE.UU.), aseguró que esta podría ser "la mejor observación" de fenómenos de alta frecuencia en la corona solar.

"Extender el tiempo de observación y llegar a alturas muy elevadas podría permitirnos ver algunos eventos que serían esencialmente invisibles en tan solo dos minutos de observaciones desde el suelo", aseveró el científico.

Cada aeronave tiene dos telescopios que captarán las imágenes "más claras" hasta la fecha de la atmósfera externa del Sol, según la NASA, y tomarán las primeras imágenes térmicas de Mercurio, revelando cómo varía la temperatura a través de la superficie del planeta.

Los aviones, llamados WB-57, despegarán del Centro Espacial Johnson de la NASA, situado en Houston (Texas, EE.UU.), y seguirán la sombra de la Luna sobre el estado de Misuri.

Según la NASA, el eclipse solar total proporciona una oportunidad "única" para que los científicos estudien el Sol, particularmente su atmósfera, conocida como la corona solar.

Como la Luna cubre completamente el Sol y bloquea perfectamente su luz durante un eclipse, la corona -típicamente débil- se ve "fácilmente", explicaron los expertos.

Fuente: EFE