La conjunción solar de Marte sucede cada dos años. (Foto: NASA)
La conjunción solar de Marte sucede cada dos años. (Foto: NASA)
Redacción EC

La comunicación entre la y las naves espaciales en se volverán más limitadas durante algunas semanas. Esto se debe a un fenómeno espacial que involucra al planeta rojo, al Sol y a la Tierra.

Se trata de la llamada conjunción solar de Marte, que sucede cuando este planeta y el nuestro están en lados opuestos del Sol, según explica la NASA.

[]
[]
►[]

Como el Sol expulsa gas caliente e ionizado de su corona al espacio, "durante la conjunción solar, este gas puede interferir con las señales de radio" que los ingenieros utilizan para comunicarse con las naves espaciales en Marte, lo cual puede resultar en que tengan un "comportamiento inesperado".

Entonces, con el objetivo de evitar que lleguen comandos erróneos a los instrumentos en Marte, los científicos esperarán a que este evento espacial acabe para reanudar la comunicación.

Roy Gladden, gerente de la Red de retransmisión de Marte en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, afirmó que los instrumentos "todavía estarán recolectando datos científicos en Marte".

En esta ocasión, la conjunción solar de Marte, que ocurre cada dos años, se dará entre el 28 de agosto al 7 de setiembre de 2019. 

Los robots y naves que se encuentran en Marte se encuentran en constante comunicación con la Tierra y generan gran cantidad de datos al día. Por ello, los instrumentos que más información recopilan estarán inactivos durante este período y otros disminuirán su lista de tareas. Este fenómeno no solo influye en las naves de la NASA.

"En la superficie de Marte, el rover Curiosity dejará de conducir, mientras que el módulo de aterrizaje InSight no moverá su brazo robótico", detalla la NASA.

En tanto, el orbitador Odyssey y el Mars Reconnaissance Orbiter continuarán recolectando datos, al igual que el orbitador MAVEN, que no estará en contacto con la Tierra durante este período.

Cuando culmine la conjunción solar de Marte, transmitirán sus datos a la NASA y los ingenieros en Tierra verificarán que estos no estén dañados. 

Síguenos en Twitter: