Fenómeno de El Niño pone en riesgo los arrecifes de coral
Fenómeno de El Niño pone en riesgo los arrecifes de coral

El fenómeno de El Niño está poniendo a prueba la supervivencia de especies en zonas costeras de Panamá, donde se observa el blanqueamiento de los arrecifes de coral, confirmaron científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés) en su página web.

Este proceso de blanqueamiento se produce por el estrés inducido por la expulsión o muerte de su protozoo (organismo microscópico unicelular) o a la perdida de pigmentación, señala el STRI.

A pesar del rápido evento de blanqueamiento, todavía es difícil predecir cómo evolucionará este año, dijo Juan Maté, gerente de asuntos científicos en el STRI en Panamá, quien estudió el evento de 1997 a 1998.

"Algunas especies son más resistentes que otras", comentó Maté, tras una gira en el Golfo de Chiriquí, donde se encuentra el parque nacional Coiba, Patrimonio de la Humanidad. "Creemos que algunos corales se están aclimatando", puntualizó.

Los corales forman estructuras de ecosistemas de arrecifes en mares tropicales y dependen de la relación simbiótica con un protozoo unicelular flagelado, que da al coral la coloración característica.

Un estudio del STRI reveló que en abril del 2015, un primer pulso de agua anormalmente cálida golpeó la costa pacífica de Panamá y de inmediato los corales comenzaron a desteñirse. El hecho fue un claro indicio del fenómeno de El Niño.

En agosto, una especie de hidrocoral cerca de la isla de Coiba, en el parque nacional y Patrimonio de la Humanidad, había muerto casi completamente en aguas de hasta seis metros de profundidad. El blanqueo se extendió a casi la mitad de la superficie de las colonias de coral afectadas a la misma profundidad.

Sin embargo, bajo las mismas condiciones ambientales, en el Golfo de Chiriquí, no todos los corales se estaban blanqueando a la misma velocidad, como algunos podrían haber estimado.

Especies idénticas, en lo que presumiblemente son condiciones ambientales idénticas de temperatura, luz, disponibilidad de nutrientes, respondieron de manera muy diferente a la explosión de calor en abril. El blanqueo también disminuyó con la profundidad.

Peter Glynn, quien hizo el primer inventario de corales del Pacífico de Panamá cuando era científico del STRI, indicó que las observaciones antes, durante y después de los dos últimos eventos del fenómeno de El Niño en el Pacífico Oriental sugieren que el coral puede adaptarse rápidamente a los choques térmicos.

"Si se demuestra que es cierto, esto va a cambiar drásticamente las predicciones sobre la suerte de los ecosistemas de arrecifes de coral a nivel mundial, en los próximos 100 años de cambio climático", resaltó Glyn, que trabaja en la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami.

Por su parte, Peggy Fong, una bióloga marina de la Universidad de California, señaló que el estrés de los corales de debe, además, a un ambiente del océano más cálido, ácido y contaminado, con menos peces. Añadió que hay que estudiar cómo el cambio a largo plazo influye en acontecimientos a corto plazo como el fenómeno de El Niño.

Fuente: DPA