(Foto referencial: Free-Photos en Pixabay. Bajo licencia Creative Comons)
(Foto referencial: Free-Photos en Pixabay. Bajo licencia Creative Comons)
Redacción EC

Los efectos secundarios sexuales de los son frecuentes en hombres y en mujeres. Los efectos en tu función sexual pueden incluir los siguientes:

· Alteración del deseo sexual
· Disfunción eréctil
· Problemas con el orgasmo
· Problemas de excitación, comodidad y satisfacción

(Foto referencial: Anemone123 en Pixabay. Bajo licencia Creative Comomns)
(Foto referencial: Anemone123 en Pixabay. Bajo licencia Creative Comomns)

La intensidad de los efectos secundarios sexuales dependen de la persona, así como del tipo y la dosis específicos del antidepresivo. Para algunas personas, los efectos secundarios sexuales no son importantes o van aliviándose a medida que sus cuerpos se adaptan al medicamento; para otras, en cambio, los efectos secundarios sexuales continúan siendo un problema.

Los antidepresivos que tienen el índice más bajo de efectos secundarios sexuales incluyen los siguientes:

· Bupropión (Wellbutrin, Aplenzin, Forfivo XL)
· Mirtazapina (Remeron)
· Vilazodona (Viibryd)

Los antidepresivos que tienen más probabilidades de provocar efectos secundarios sexuales incluyen los siguientes:

· Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como citalopram (Celexa), escitalopram (Lexapro), fluoxetina (Prozac, Selfemra), paroxetina (Paxil, Pexeva) y sertralina (Zoloft).
· Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), como venlafaxina (Effexor XR), desvenlafaxina (Pristiq, Khedezla) y duloxetina (Cymbalta).
· Antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos, como amitriptilina, nortriptilina (Pamelor) y clomipramina (Anafranil).
· Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), como isocarboxazida (Marplan), fenelzina (Nardil) y tranilcipromina (Parnate). Sin embargo, la selegilina (Emsam), un inhibidor de la monoaminooxidasa más reciente que se adhiere a la piel como un parche, tiene un riesgo bajo de efectos secundarios sexuales.

Si estás tomando un antidepresivo que provoca efectos secundarios sexuales, el médico puede recomendarte una de las siguientes estrategias:

· Esperar varias semanas para ver si mejoran los efectos secundarios sexuales.
· Ajustar la dosis de tu antidepresivo para reducir el riesgo de efectos secundarios sexuales. Sin embargo, siempre consulta con tu médico antes de cambiar la dosis.
· Cambiar a otro antidepresivo que puede ser menos probable que cause efectos secundarios sexuales.
· Agregar un segundo antidepresivo u otro tipo de medicamento para contrarrestar los efectos secundarios sexuales. Por ejemplo, agregar el antidepresivo
bupropión o el medicamento para la ansiedad buspirona puede aliviar los efectos secundarios sexuales provocados por otro antidepresivo.

Fuente: Mayo Clinic