El Samsung Galaxy S10 fue lanzado el pasado 20 de febrero en San Francisco, California. (Foto: EFE)
El Samsung Galaxy S10 fue lanzado el pasado 20 de febrero en San Francisco, California. (Foto: EFE)
Redacción EC

captó la atención del mundo, el pasado 20 de febrero, cuando presentó el nuevo Galaxy S10 y sus diferentes versiones. Estos móviles poseen características sofisticadas que lo hacen tener un alto importe (desde los 999 a 1.599 dólares). Para determinar el costo/beneficio de la empresa surcoreana, la firma TechInsights hizo un análisis para calcular los costos de fabricación del terminal y compararlo con el precio final.

De acuerdo con el sitio web, Samsung paga US$ 420 para fabricar el S10 Plus, siendo la pantalla AMOLED su pieza más cara al costar US$ 86,50. El segundo elemento más caro es el combo de módem junto al procesador: US$ 70.50.




Otros elementos son el sistema de cámaras (US$56.50), el cuerpo del teléfono (US$29), la batería (US$10.50) y el sistema de administración de energía y audio (US$7). También se cuenta el costo por el proceso de ensamblaje y pruebas (US$34.50).

"Por nuestros cálculos en este rápido estimado, el Galaxy S10 Plus cuesta US$420 fabricarlo", dice la empresa en su análisis. "Esto representa el 42 por ciento de su precio en el mercado de US$999", señalan.

Coste de fabricación del Galaxy S10. (Foto: TechInsights)
Coste de fabricación del Galaxy S10. (Foto: TechInsights)

Si el costo de fabricación es el 42% del precio final, ¿por qué el S10 es tan caro? La respuesta está en que la empresa necesita recuperar la inversión en otros costos que no partieron de la elaboración del terminal, por ejemplo: investigación, envíos, marketing, logística y otros gastos.

Un dato importante es que Samsung cobra menos por el S10 Plus que Apple por su iPhone XS Max. TechInsights dice que fabricar el XS Max con 256 GB cuesta unos US$ 443, pero se comercializa a US$ 1.219 en Estados Unidos.