Usted entra a su sala y encuentra a los más chicos de la casa grabándose mientras bailan, se disfrazan, gesticulan, ríen y mueven los labios, tratando de empatarlos con frases que se repiten una y otra vez. Sospecha que en breve verá publicado un video divertido compartido en redes sociales. Sin embargo, usted no lo encuentra. ¿Dónde se publicó? ¿Por qué no lo puede ver?

Sucede que –como es natural– los más jóvenes no quieren estar con los adultos. Y menos en la misma red social. Y como cada vez hay más adultos en You Tube, en Facebook y en Instagram, ese video está disponible en el nuevo reducto de libertad que les queda a los chicos: .

EN FRANCO CRECIMIENTO

Es una aplicación para compartir clips musicales muy popular en China, que fue creada en el 2016 por Bytedance, una empresa que cuenta en ese país con una red de apps basadas todas en inteligencia artificial. Un año después, compraron Musica.ly, una app que permitía a los usuarios hacer videos cortos de 15 segundos, permitiéndoles sincronizar sus labios con música de moda y fragmentos de series o películas.

Ambas aplicaciones coexistieron hasta el año pasado, en que se fusionaron en y la cosa explotó. Esta aplicación ya cuenta con 500 millones de usuarios activos en su plataforma. Una cifra mayor que la que tienen hoy Pinterest, Linkedin, Snapchat y Twitter. Aún está lejos de Instagram, You Tube y Facebook, pero –lo repetimos una vez más– su principal atractivo es que papá, mamá y los tíos no saben de qué se trata.

Esta versión unificada de se ha convertido en una plataforma social: además de crear videos, facilita la comunicación entre los usuarios, cuenta con contenido seleccionado según los hábitos de visualización del usuario, permite reaccionar a los videos, así como usar filtros interactivos, de realidad virtual y realidad aumentada al momento de hacer una grabación.

CAMBIO RADICAL

Más allá del entretenimiento, está generando dos consecuencias muy importantes entre sus usuarios. El primero es que está consiguiendo que sus usuarios –principalmente de la generación Z o centennials– generen mucho más contenido, pero de una manera muy sencilla.

brinda una serie de recursos de producción y posproducción, que permite a los chicos crear contenido divertido. Y el segundo objetivo (y quizás al que debemos prestarle más atención) es que el usuario está dejando de ser el centro de la plataforma.

Es decir, aquí no interesa qué esté haciendo el usuario, ni la foto de lo que está desayunando, o el video del lugar por donde pasea. En lo que importa es crear un video que sea lo suficientemente creativo y divertido. Ahí radica el éxito de los ‘tiktokers’. Para lograr esto último, la plataforma promueve retos o ‘challenges’ para que los usuarios se unan haciendo sus propias versiones.

Esta nueva manera de hacer las cosas, sumada al lenguaje y el tipo de humor de corte más irónico que manejan los usuarios de la aplicación, hace que los adultos no comprendan fácilmente de qué va Tik Tok.

PELIGRO PRESENTE

Sin embargo, la nueva tecnología que es parte crucial de también se puede convertir en una amenaza. El uso de la inteligencia artificial para ofrecer resultados y herramientas personalizadas requiere del almacenamiento de datos del usuario. Esta información, sumada a la que accede la aplicación al otorgarle los permisos para su funcionamiento, puede ser usada comercialmente, según se indica en sus términos y condiciones.

Pero la amenaza más seria es la de los pedófilos. Al saber que esta plataforma es usada principalmente por menores de edad, muchos de estos depredadores en línea se han unido a la plataforma. Esto se evidenció en una investigación realizada por la BBC en abril de este año. Se logró identificar una gran cantidad de mensajes de contenido sexual enviados por adultos a niños y adolescentes.

Es por eso que los adultos no podemos dejar que los más chicos usen la tecnología sin supervisión. Aunque no sea lo nuestro, debemos hacer un esfuerzo por saber de qué se trata y aconsejarlos siempre.

La cifra

US$ 1.000 millones pagó Bytedance por Musica.ly. Hoy Tik Tok está valorizada en más de US$75.000 millones.

Apps antecesoras

VINE. Fue la primera red social en la que se compartían videos, la mayoría de humor, de solo 6 segundos. Se convirtió en un éxito. La compró Twitter y desapareció.

DUBSMASH. Esta app permite elegir el audio de una escena de película, canción o audio popular, y luego grabarse haciendo la fonomímica.