El actor Chadwick Boseman no hizo alguna referencia directa sobre el cáncer de colon que le fue diagnosticado en el 2016. (Foto: Valerie Macon / AFP).
El actor Chadwick Boseman no hizo alguna referencia directa sobre el cáncer de colon que le fue diagnosticado en el 2016. (Foto: Valerie Macon / AFP).
Ricardo Hinojosa Lizárraga

“En mi cultura, la muerte no es el final. Es más un punto de partida”.

T`Challa, nombre de aquel rey africano cuando no viste el traje de superhéroe, camina por los serenos campos de su natal Wakanda y le explica a su colega Natasha Romanoff, la Viuda negra, cómo enfrenta su gente un teórico fin de la existencia. Palabras que hoy, enterados de la partida del actor Chadwick Boseman a los 43 años, tras perder una lucha que pocos conocían, se hacen más presentes y más firmes. Quizás, hasta se convierten en consuelo.

El movimiento Black Lives Matter se inició el 2013 y Chadwick se vistió de Black Panther por primera vez el 2016, en Captain America: Civil War. Cuando visitaba a su familia tras los rodajes, sabía que varios participaban en las manifestaciones y él los apoyaba. Antes de la aparición de Black Panther, el Universo Marvel contaba con tres destacados personajes afroamericanos: Nick Fury (Samuel Jackson), War Machine (Don Cheadle) y Falcon (Anthony Mackee), pero, técnicamente hablando, ninguno de ellos era un superhéroe. Solo la aparición del rey T`Challa y Black Panther fue capaz de darle protagonismo no solo en términos étnicos, sino sociales e, incluso, filosóficos, pues Wakanda es una sociedad avanzada, espiritual y tecnológicamente, aunque aparente ser solo una pacífica nación africana.

MIRA: Chadwick Boseman: estrella de “Black Panther” murió a los 43 años por cáncer de colon

Prueba de su representatividad dentro de la comunidad negra –siguiendo la estela del gran Sidney Poitier- han sido no solo los numerosos mensajes de despedida y sincero cariño que le han rendido sus fans alrededor del mundo, colegas actores como Viola Davis, Octavia Spencer o Halle Berry, o sus compañeros de elenco en el Universo Marvel: Hulk, la Capitana Marvel, Thor, Iron Man, El hombre araña o el Capitán América, sino los homenajes de otros personajes representativos de una comunidad que hoy busca reivindicación social a través del movimiento BLM. Casi como si del episodio de un cómic se tratara, los superhéroes y humanos han tenido que llorarlo solitariamente y en silencio, dadas las circunstancias de la pandemia que castiga al planeta. Ni Stan Lee o Jack Kirby hubieran imaginado un final semejante.

Y es que también le han rendido tributo figuras del deporte como Lewis Hamilton, quien ganó hoy la pole position en el Gran Premio de Bélgica y celebró con el clásico gesto de “Wakanda Forever”, lo mismo que hizo Pierre-Emerick Aubameyang, jugador gabonés del Arsenal, al anotar un gol en la final de la Community Shield inglesa.

Por su parte, Kamala Harris, candidata a la vicepresidencia por el Partido Demócrata con raíces indias y jamaiquinas, dijo en sus redes: “Se fue demasiado pronto, pero su vida marcó la diferencia”. Ambos eran egresados de la Universidad de Howard, icónica para la comunidad negra. Boseman, además, dedicó su último Tweet a apoyar la candidatura de Harris junto a Joe Biden. El propio Barack Obama, único presidente afroamericano de los Estados Unidos en su historia, publicó hoy en su cuenta de Instagram sobre su labor social: “Chadwick vino a la Casa Blanca para trabajar con los niños cuando estaba interpretando a Jackie Robinson. Podrías decir de inmediato que fue bendecido. Ser joven, talentoso y negro; usar ese poder para darles héroes a admirar; hacerlo todo mientras sufren. Qué uso de sus años”.

Wakanda Forever

Además de sus apariciones en otros filmes de Marvel como Vengadores: Infinity War (2018) o Vengadores: Endgame (2019), Black Panther tuvo su propio y exitoso filme, que superó los 1.300 millones de dólares de recaudación, obtuvo 7 nominaciones al Oscar –incluyendo Mejor Película- y se convirtió en símbolo de empoderamiento para la comunidad negra estadounidense.

“La gente no hace películas de 140 millones de dólares protagonizadas por negros y morenos”, había dicho, curiosamente, dos años antes, cuando fue parte del elenco de Dioses de Egipto, un filme que colocaba como dioses africanos a actores de origen danés, escocés o australiano. Boseman era el único negro y aceptó el papel precisamente por eso, para que el público pudiera ver en la película al menos un dios de ascendencia africana.

Pero todo cambió para él en poco tiempo. Porque Chadwick Boseman, antes de sus incursiones heroicas, supo personificar a personajes negros muy representativos de diferentes esferas y tiempos: fue James Brown –un músico que tuvo que luchar duramente contra el racismo en los años 60 y cuyo tema “Say it Loud (I`m Black and I`m Proud)” forma parte del ‘soundtrack oficial’ de las protestas- en el filme Get on Up (2014). También fue el beisbolista Jackie Robinson –el primer afroamericano en ingresar a las Ligas Mayores- en “42” (2013) o el magistrado Thorgood Marshall, el primer afroamericano en ser juez de la Corte Suprema de Estados Unidos en Marshall (2017), filmada, como se reveló ayer, mientras pasaba por quimioterapias y múltiples operaciones para combatir el cáncer al colon que lo aquejaba, incluso, desde antes de convertirse en superhéroe.

Todos esos personajes que supo interpretar en el cine con esfuerzo y talento, fueron icónicos para la comunidad negra, constantemente postergada por la sociedad americana y que hoy, además, enfrenta al “supervillano” Donald Trump. En numerosas ocasiones, Boseman denunció las desventajas que experimentaban los actores negros. “Puedes tener igual o más talento, pero no accedes a las mismas oportunidades. No se te abren las mismas puertas por el propio nepotismo –declaró alguna vez-. Puedes ser joven con talento y negro, lo tienes todo, pero no puedes comprender por qué no accedes. Tienes que superar los obstáculos. Hemos sido relegados a papeles secundarios o a estar tras bastidores o a quedarnos sin rol”.

Su compromiso era dentro y fuera de la pantalla. Tras el asesinato de George Floyd también se le pudo ver en las manifestaciones en Los Angeles. Recientemente, escribió en su cuenta de Instagram: “La historia fundacional de este país; su base económica, su estándar social, su sistema penal, su protección de propiedad. La supremacía blanca y el prejuicio racial son sus condiciones preexistentes. El cambio está aquí #BlackLivesMatter”. En un momento de Black Panther, T`Challa dice “Somos hermanos en la Tierra, en vez de muros, hay que construir puentes, nuestras diferencias, nos unen más de lo que nos separa”. La vida estaba también el cine.

¡Yibambe!

Interpretar ese papel fue, según su familia, el honor de su vida. Cuando una periodista de CNN le preguntó si no se sentía ya un poco fastidiado de que todo el mundo le pida hacer el ‘saludo Wakanda’, con los brazos cruzados en aspa sobre el pecho, él dijo: “Absolutamente no. Yo estaba como un niño esperando en una tienda de dulces por llevar T`Challa a todos”. Boseman se sentía orgulloso de ser visto por niñas o niños negros como alguien igual a ellos que podía convertirse en un respetado y poderoso superhéroe. Por eso, Black Panther no fue solo un blockbuster o un divertimento: fue también un fenómeno social.

“El propósito es un elemento esencial para ti –les dijo en un discurso a los estudiantes que se graduaban de la Universidad de Howard el 2018-. Es la razón por la que estás en el planeta en este momento particular de la historia. Tu propia existencia está envuelta en las cosas que estás haciendo aquí para cumplir con lo que elijas para tu carrera. Recuerda que las luchas en el camino solo están destinadas a moldearte para su propósito. (…) No sé cuál es tu futuro, pero si estás dispuesto a tomar el camino más difícil, el más complicado, el que tiene más fracasos al inicio antes que éxitos, el que finalmente ha demostrado tener más significado, más victoria, más gloria que tú, no te arrepentirás. Ahora. Este es tu momento”. Entonces, solo faltó que todos griten, al unísono, ¡Yibambe! (¡Resistir!) el grito de guerra de Wakanda.

El 2018, la revista Rolling Stone publicó un artículo titulado “”, en el que sostenían que Chadwick Boseman y Ryan Coogler –director del filme- habían creado “la película de superhéroes más radical de todos los tiempos”, al ser la primera superproducción con superhéroes africanos. “Realmente creo que hay una verdad que debe ingresar al mundo en un momento determinado. Y es por eso que la gente está entusiasmada con Panther. Este es el tiempo.”, les dijo Boseman. Hoy, a juzgar por las reacciones en redes sociales desde todo el mundo, sus seguidores quieren imaginarlo apareciendo de entre los restos de una nave en llamas, diciendo “I`m not dead” (No estoy muerto), como en una de las escenas más recordadas del filme.

El 28 de agosto de 1963, tras la Marcha sobre Washington, Martin Luther King daba su célebre discurso, “I Have a Dream”, en el que decía: “: que este país se levantará un día y vivirá el significado auténtico de su credo: ‘Afirmamos estas verdades evidentes, que todos los hombres son creados iguales’. El mismo día, pero del 2020, también en Washington, el Black Lives Matter promovía la manifestación “Get Your Knee Off Our Necks” (“Quita tu rodilla de nuestros cuellos”), recordando a George Floyd. La misma noche del 28 de agosto, el mundo se enteraba que Chadewick Boseman, el ya eterno Black Panther, se convertía en un superhéroe de verdad.

¡Wakanda Forever!