Esidio, Piero Alva y Gustavo Grondona, en los años del tricampeonato. Se acabaron los abrazos así en el fútbol. (Foto: Rolly Reyna / GEC)
Esidio, Piero Alva y Gustavo Grondona, en los años del tricampeonato. Se acabaron los abrazos así en el fútbol. (Foto: Rolly Reyna / GEC)
Miguel Villegas

es el título con que la revista El Gráfico bautizó una célebre fotografía que resume el Mundial del 78 para la Argentina de la dictadura: Fillol y Tarantini se abrazan luego de ganarle a Holanda, se les suma un hombre, Víctor Dell’Aquila, que se suma al triángulo amoroso con lo mejor que tiene: el corazón. Alfieri mira todo y hace clic. Clark Gable y Vivien Leigh hicieron inolvidable Lo que el viento se llevó (1939), entre decenas de cosas, por ese imborrable abrazo. El mismo que alguna vez se dio Mandela con Fidel. Lo primero que hizo Ricardo Gareca cuando Perú clasificó al Mundial luego de 36 años fue darse un abrazo con Christian Cueva. Padre e hijo. Mark David Chapman soñaba con un abrazo y un autógrafo -más o menos, lo mismo- del hombre que horas después asesinó: John Lennon. Fan e ídolo. Juan Pablo II se dio un abrazo con Ali Agca, el turco que intentó asesinarlo en 1981. También Chespirito con su némesis, Carlos Villagrán, en 2007. Maestro y maestrito.

Coronavirus: Prohibición de abrazos y contacto físico, aumenta la depresión,  suicidios y estrés durante pandemia
Coronavirus: Prohibición de abrazos y contacto físico, aumenta la depresión, suicidios y estrés durante pandemia

Cuando los sabios quieren proteger a alguien no le entregan un arma, le dan un abrazo. Lo primero que uno hace cuando ve a un amigo, un novio, la madre, cruzando la puerta de Salidas Internacionales del aeropuerto después de años, es un abrazo. Vuelan los cartelitos, se caen las flores, como las lágrimas. Los e-mails cordiales, los laborales, los de la AFP, los de despido, terminan con un abrazo. Al nacer, lo que uno hace con los bebés no es necesariamente cargarlos, arrullarlos en los brazos como si estos reemplazaran una cuna: lo que un padre hace en realidad es abrazarlos, hacerlos un ovillo de pies a cabeza, por la razón más sencilla: llegará un día en que así uno quiera, ya no podrá. Ya ellos no querrán.

Mira también:

Me gustan los abrazos sorpresivos en la calle, que interrumpen el tránsito en la vereda; los abrazos de reencuentro con un amor platónico del Liceo; los abrazos de mi hijo cuando nos pedimos perdón. Pero me gustan, sobre todo, los abrazos de cantina, que me salpican de cerveza y honestidad, que me cortejan y sirven para agradecer. De esos abrazos me sobraban pero ahora no me queda ni uno.

Están en cuarentena.

Perú ganó 2-0 a Nueva Zelanda. (Video: Movistar Deportes)
Perú ganó 2-0 a Nueva Zelanda. (Video: Movistar Deportes)
"El Abrazo del Alma" de Argentina 78 se repite 36 años después
"El Abrazo del Alma" de Argentina 78 se repite 36 años después
Laura Stampler es la sorprendida y emocionada mujer que aceptó casarse entre lágrimas, risas, abrazos y muchos ladridos. (Foto: Instagram Rebecca Yale Photography)
Laura Stampler es la sorprendida y emocionada mujer que aceptó casarse entre lágrimas, risas, abrazos y muchos ladridos. (Foto: Instagram Rebecca Yale Photography)
¿Quién es la mujer que le dio este abrazo tan efusivo al Papa?
¿Quién es la mujer que le dio este abrazo tan efusivo al Papa?
Paolo Guerrero a los hinchas: "Cantemos abrazados el Himno Nacional"
Paolo Guerrero a los hinchas: "Cantemos abrazados el Himno Nacional"
Bruno Ascenzo, Miguel Valladares y Carlos Alcántara. (Foto: Facebook/A los 40)
Bruno Ascenzo, Miguel Valladares y Carlos Alcántara. (Foto: Facebook/A los 40)

Los abrazos sirven en la alegría, pero sobre todo, en la pena. Aunque los recibí por decenas de mi viejo cuando terminé la carrera que él pagó con sus madrugadas durmiendo en un submarino, de mi madre cada vez que mi editor permitía poner su apellido en las primeras notas que publicaba en el Decano, de mi hermana cada vez que alguien le fallaba, y lloraba en silencio, ningún abrazo ha sido más fuerte y más largo que aquellos que el sr. Villegas me daba, caminando por Guzmán Blanco a buscar el micro, cuando nuestro equipo de fútbol ganaba y aún más, cuando perdía, y miraba para otro lado evitando que se me hagan agüita.

Si esto fuera una competencia, aquellos abrazos solo podrían compararse con la vez en que mi abuelo Florencio falleció y una larga lista de paisanos ancashinos -un tío, Zenón Morillo, idéntico a él- se acercó a darme el pésame. Justo el hombre que me enseñó que en el fútbol se debe patear fuerte y al gol.

Se usan en los goles y en los velorios. Como los abrazos son gratis, hasta ahora no había entendido su verdadero precio.

Como el cebiche, el aniversario de Bodas o el Día de la Independencia, el abrazo también tiene un día: en 1986, el empresario Kevin Zaborney se enteró que diversos estudios confirmaban que las personas se daban cada vez menos muestras de cariño y lo alentó. Diversos informes académicos de universidades en Estados Unidos coinciden en que un abrazo puede disminuir los niveles de estrés, liberar oxitocina, la llamada “hormona de la felicidad”, e incluso ayudan a reducir la presión arterial.

De todas las cosas que uno podría hacer cuando termine la cuarentena, ahora que uno no puede darse la mano y menos abrazar para prevenir el contagio del coronavirus, tengo un solo pedido silencioso, cada noche:

Que el próximo abrazo que dé no sea en ningún velorio.

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

--------------------------------------------------------

¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden llegar a causar infecciones que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, que se pueden contagiar de animales a personas (transmisión zoonótica). De acuerdo con estudios, el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano, mientras que el MERS-CoV pasó del dromedario a la gente. El último caso de coronavirus que se conoce es el covid-19.

En resumen, un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano y debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo.

¿Qué es la covid-19?

La covid-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.

TAMBIÉN PUEDES LEER