(Foto referencial: Shutterstock)
(Foto referencial: Shutterstock)
Luciana Villegas

Con el paso de los años, la va perdiendo propiedades y cambiando su aspecto. Una de las preocupaciones más comunes tiene que ver con el tema del . Entre los 25 y 30 años, el proceso de renovación celular en la piel se ralentiza y por ello pierde elementos como el colágeno o la elastina: moléculas que nos permiten batallar las arrugas, líneas de expresión y otras señales de envejecimiento.

MIRA TAMBIÉN: Esta es la rutina que debes seguir para llevar labial debajo de la mascarilla sin correr riesgos

Para ayudarnos en este proceso, existe el retinol. El derivado de la vitamina A, se ha convertido en el secreto para combatir el envejecimiento de la piel. Lo encontramos en cremas hidratantes y sérums para el uso diario, previa receta médica. La dermatóloga clínica y estética, Alicia Quispe, elabora un listado de lo pros y contras de este aclamado ingrediente.

Toma nota.

LOS BENEFICIOS:

  • Combate el envejecimiento. Debido a sus propiedades antioxidantes, el retinol estimula la producción de colágeno y elastina en la piel, lo que ayuda en el proceso de rejuvenecimiento. Disminuye las arrugas, líneas de expresión y flacidez en el rostro.
  • Reduce el acné. El retinol regula la producción de cebo en la piel. Al ser un activo de la familia de los retinoides, controla el acné en el rostro, aunque no es su función principal.
  • Uniformiza el tono de la piel. Ayuda a emparejar el tono cutáneo y combatir las manchas, incluso las más oscuras. ¿Cómo lo hace? Interviene los melanocitos, las células que producen el pigmento de la piel (la melanina).
  • Suaviza la textura de la piel. El retinol es una molécula pequeña que penetra rápido en la piel y ayuda a la renovación celular. Por ello, mejora la textura de la piel y elimina los poros dilatados del rostro. Deja la piel más luminosa y suave al tacto.

LOS RIESGOS:

  • Empeora antes de mejorar. Al ser un activo potente, durante los primeros usos puede producir sequedad, irritación o incluso picazón en la piel. “Su uso debe ser medicado y de modo gradual”, señala la especialista.
  • Aumenta la sensibilidad al sol. El uso del retinol, sobre todo al inicio, deja la piel más sensible a la radiación solar. Por ello, es imprescindible usar el derivado solo en las noches y aplicar protector solar todas las mañanas.
  • No es apto para todas las pieles. No se recomienda su uso en pieles muy sensibles o con alguna condición médica, pues suelen ser intolerantes a este activo. Por ello, es necesario consultar con un dermatólogo antes de probarlo.
  • Puede ocasionar quemaduras. “Si se utiliza el producto sin guía médica o de mala manera, muy rápido o en mucha cantidad, el retinol puede ocasionar quemaduras de primer grado en la piel”, revela Quispe.

TE PUEDE INTERESAR