Módulos Temas Día
viajarparavivir

Me gusta mirar por la ventana [Barcelona]

Me gusta mirar por la ventana. Con la tremenda vista que tiene el depa de mi amiga en una de las principales avenidas de Barcelona.

Me gusta sentirme abrigada aquí arriba, tomando un tecito caliente y sintiendo el frío de afuera en el movimiento de los árboles y en los grandes abrigos de la gente al pasar.

ViajarParaVivir-MirarporlaVentana-1024x681

Me gusta la ropa de invierno. Las bufandas, los gorros, las botas. Tienen como un estilo más particular. Eso no descarta que ame el verano, pero los outfits invernales tienen su no se qué.

Me gusta mirar por la ventana y observar. Creo que si estudio algo próximo sería sociología, antropología, comportamiento del consumidor o algo por el estilo.
Me gusta ver a la gente, los gestos, como interactúan entre uno y otro, poder observarlos sin conocerlos, poder leerlos sin preguntarles. Si aquí en Barcelona, que es una cultura como la nuestra, hacer esto me parece curioso, imagínate como era cuando me sentaba en una veredita de una calle cualquiera en Vietnam o Rusia. ¡Me encantaba quedarme pegada mirando a la gente!

Me gusta mirar por la ventana y ver los rezagos de la Cabalgata de Reyes Magos en la serpentina colgada de las ramas de los árboles. ¡Cómo me hace acordar a los festivales de los pueblitos que visité! Y a esas banderitas multicolores que colgaban y adornaban el cielo.

Me gusta ver a la chica que pasa en su bicicleta vintage por la vereda y sus headphones gigantes super hipster color verde limón zigzagueando a la gente.
Me acuerdo de esos paseos en bici por San Francisco cuando recién comencé el viaje o recorriendo pueblitos por Birmania con una bici alquilada viejísima pero haciendo todo el esfuerzo por pasear al máximo.

Me gusta ver a las parejas reír, como él le hace una broma y ella se hace la resentida como niñita y terminan en un abrazo mientras caminan. Sonrío pícaramente recordando esos grandes amores viajeros que pasaron por mi vida, esas semanas de compañía, momentos tan lindos que podían ser efímeros en tiempo pero eternos en conexión.

Me gusta ver como pasan los buses, los autos, la moto que trata de adelantar, como unos van de frente, otros doblan y otros encienden las luces intermitentes porque seguramente están buscando una dirección. Lo que me parece curioso es pensar los diferentes destinos de los vehículos, y por ende, de las personas. ¿Quienes estarán dentro de ellos?, ¿irán a casa a descansar? ¿o su noche recién empieza?

Me gusta ver a los niños correr, tan hiperactivos y graciosos, y sin duda se me viene a la mente las bellezas de criaturas que se me cruzaron en el camino durante estos meses, de todas las razas, culturas y religiones. Tal vez lo más significante, esa visita repentina a una orfanato en Cambodia que hace que una tarde en moto paseando termine en un día que jamás olvidarás, y sobre todo, te reforzará lo que significa la gratitud.

Me gusta ver a la parejita de abuelos que camina con los brazos entrelazados, tantas historias vividas, tanta complicidad en ellos. Van lento, pero juntos, van cansados, pero con tanto camino recorrido. Me pregunto como verán ellos su vida, esos años que ya pasaron. ¿Cómo seré yo cuando llegue a esa edad? ¿Ellos habrán disfrutado su vida?

Y es que solo mirando por ese ventanal catalán durante unos minutos, tu mente puede volar tanto y tu alma puede agradecer de la misma manera. Porque justamente la vida se basa en eso, en momentos; y como una tarde cualquiera mirando por una ventana y haciendo conexiones, pueden traer a tu mente aquellos momentos que tanto bien hicieron en tu vida.

Por más experiencias lindas, y porque aunque pasen los meses y los años, siempre exista una pausa para recordarlos y agradecer por ellos, y ¿por qué no?, seguir construyendo más.

Porque el saber que realmente disfrutamos la vida, también haga que cuando lleguemos a la edad de esos viejitos que cruzan allí abajo, lo hagamos igual de sonrientes, cómplices y agradecidos como ellos.

“Me gusta mirar por la ventana” – le dije a mi querida amiga Thais; y con tantas imágenes en mi mente, empecé a escribir todo esto que vi, y sobre todo reviví, a través de esa ventana.

Leer comentarios ()

Subir