Manuel Corrales firmó esta temporada por Carlos A. Mannucci de Trujillo. (Foto: GEC).
Manuel Corrales firmó esta temporada por Carlos A. Mannucci de Trujillo. (Foto: GEC).
Gabriel Casimiro

En 2006, unos empresarios belgas asociados al Metz de Francia llegaron a Matute para ver a Wilmer Aguirre. Habían tenido algunas referencias y querían confirmar todo lo que se hablaba por esa época del ‘Zorrito’. ¿Se convencieron? Claro que sí. Pero en tiempos donde el iPad y la tablet no estaban de moda, también anotaron en su libretita el nombre de Manuel Corrales. Así, al poco tiempo, ambos futbolistas peruanos emigraron a la poderosa Ligue 1.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Selección peruana: Edison Flores, el último pasajero de un difícil plan de repatriación

El ‘Avión’ estuvo una temporada y media en Metz. Comenzó en el equipo B y luego subió al primer equipo. “No tuve el nivel para quedarme”, reconoció, sin ruborizarse, en esta charla con El Comercio. “Tal vez si hubiese ido unos años después, más maduro, pudo haber sido otra historia”, agregó el lateral izquierdo. Con 38 años, y tras someterse a una operación para curarse al 100% de los meniscos, Manuel Corrales no le teme al retiro. Y se puso un tope: no va a pasar del próximo año.

Te lesionas en el mejor momento del equipo y también personal. ¿Cómo se dio?

Sí, lamentablemente los futbolistas estamos expuestos a estas cosas. Por más que uno se cuide, como es mi caso, las lesiones pueden venir de golpe. En la pretemporada tuve una lesión y pude jugar recién el último partido antes de la cuarentena. Sentía un dolor en la rodilla, y era el menisco, que había estado dañado. Nunca pude sanarme completamente, así que para corregir ese tema tuve que someterme a una operación.

¿Existe la posibilidad de que te pierdas lo que resta de la temporada?

Siempre hay muchas posibilidades, incluso de recuperarme y volver a caer, pero trato de ser optimista. Yo calculo que la recuperación va a demorar un mes más. He visto colegas que se operaron hace poco de los meniscos, y volvieron antes de tiempo, como Jack Durán y Jonathan Dos Santos.

¿Has podido hacer un balance de tu carrera? ¿Cómo la calificarías?

Mi balance es bueno, positivo. Siempre quedan cosas que me hubieran gustado hacer, como estar en la selección, jugar Eliminatorias, estar en el extranjero más tiempo. Pero me quedo más con lo que aprendí, sobre todo estos últimos años. Fui creciendo y lo dicen los números. Jugué mucho más en la segunda parte de mi carrera. Me quedo con eso, puedo decir que me esforcé en la parte final porque me costó. No soy un jugador de esos que nacen con un talento increíble, que a dónde van se pasean y se divierten. A mí me costó mucho más sacrificio mantenerme en cada equipo.

Si concluimos que el futbolista es esfuerzo o talento, ¿tu de qué lado estarías?

Sin dudas del esfuerzo. En mi caso hay más cuota de esfuerzo y sacrificio que talento. Ahora, si uno combina esas cosas, seguro va a sacar un provecho enorme a su carrera.

Y esa cuota, a veces, necesaria de suerte, ¿sientes que la tuviste o te faltó?

Yo siento que las cosas pasan por decisiones propias, por determinación. No considero que la suerte sea un factor.

Llegaste a Francia en una época en la que, a diferencia de hoy, era más difícil que un futbolista peruano emigre. ¿Cómo se dio esa posibilidad?

Pues ahí me voy a contradecir con lo que te dije hace un rato de la suerte. En ese entonces unos empresarios vinieron a ver al ‘Zorro’ Aguirre en Alianza, y yo pude jugar bien, generé expectativa en ellos y preguntaron por mí. Me llamó mi representante, me dijo que había esa posibilidad del Metz y ni lo pensé. Ni le pregunté las condiciones, cuánto me iban a pagar ni nada. Recuerdo que le dije que acepte todo, que yo estaba encantado. Ahí sí tuve un poco de suerte.

¿Te costó la adaptación?

Me costó adaptarme a los entrenamientos. No al estilo de vida, el idioma ni a relacionarme socialmente. Sí a la parte futbolística. Es más, te cuento que el ‘Zorro’ y yo nos lesionamos en plena pretemporada. Nos desgarramos a los 15 días de haber llegado.

¿Fue tanta la diferencia?

Allá todo es muy distinto. Desde cómo se juega, cómo se entrena. Allá hay fútbol base, que lamentablemente en el Perú no lo tenemos. Yo pude ir a Metz, que cuenta con un gran centro de formación. A veces miraba los entrenamientos de los juveniles, en las tardes. Quería ver y comprobar la diferencia que tenían con nosotros, y eso va desde la infraestructura, las canchas y todo.

¿Qué sientes que te faltó para quedarte más tiempo en Francia?

Nivel. Estamos hablando de una de las mejores ligas del mundo. No está mal que uno reconozca que le faltó nivel. Tal vez si me iba unos años después, porque yo llegué allá con 23 años, hubiese estado más preparado. Porque uno cuando lo ve y experimenta ese cambio ese cambio, es muy distinto a como te lo cuentan. Por eso allá los chicos debutan a los 16 o 17 años y no hay mucha diferencia con los jugadores de más experiencia.

Manuel Corrales jugo en Metz de Francia entre 2006 y 2008. (Foto: FC Metz)
Manuel Corrales jugo en Metz de Francia entre 2006 y 2008. (Foto: FC Metz)

Y no era la liga francesa de hoy, que domina el PSG.

En ese momento, Lyon venía campeonando seis años seguidos. Me tocó enfrentarlos de visita, y tenían un equipazo. Juninho Pernambucano, Fred, Benzema, Ben Arfa, Govou. También jugué ante el Lille, y recién me enteré el año pasado que uno de mis rivales era Eden Hazard. Y en esa época, tuve de compañero a Miralem Pjanic. Jugamos muchos partidos en la reserva, y luego lo promovieron a Primera.

¿Sientes que fue la época donde estuviste más cerca de la selección?

Sí, estaba en el extranjero y venía de un club grande como Alianza. Ya había sido convocado antes, pero no me volvieron a llamar porque no estaba jugando y era lo más justo. Aparte en aquel entonces el ‘Loco’ Vargas ya estaba en el extranjero, tenía buenas actuaciones y sí o sí tenía que estar en la selección.

Nunca se te vio en escándalos. ¿Se puede respetar la carrera y alejarse de la indisciplina?

Definitivamente el fútbol no se juega con los pies, sino con la cabeza. En todos los sentidos. Una vez que eliges esta carrera o estás dentro, todo gira en torno a tu familia. No he sido un santo, no hice todo bien, pero traté de ser lo más profesional posible.

¿Pudiste vivir solo del fútbol? ¿Se puede decir que te dio para vivir bien?

Considero que soy millonario con lo que tengo. Soy privilegiado. No tengo grandezas ni hice la plata que otros colegas han hecho, pero he vivido y vivo bastante bien. El fútbol nos da mucho más de lo que merecemos en general. Yo sí estoy agradecido con lo que tengo. Puedo ir a los supermercados y no mirar los precios como tal vez otras personas a mi costado. Y he podido ayudar a las personas, eso es clave. Si Dios te dio un poquito más, dar la mano.

Siendo sincero, ¿has pensado en el retiro? ¿Es algo que te atemoriza?

Aunque no lo creas, estos últimos días y con esta lesión y la operación, he pensado más que nunca en eso. Si bien un par de veces me puse límites, y dije hasta este año, ahora esta situación me ha hecho pensarlo un poco más. Decir “oye, voy a extrañarlo en serio”. Me puse más melancólico, por eso quiero seguir ligado al deporte. Definitivamente sé que lo voy a extrañar, ir al entrenamiento y competir, que es lo que tanto me gusta.

¿Ya pensaste qué hacer cuando tomes esa decisión?

Hace unos años mi primera opción fue cambiando. Mi perspectiva era ser entrenador, así que estudié el curso de menores. Luego vi que eso era seguir con la misma rutina y dije que no, quiero estar con mi familia, establecerme en algún lugar. Luego hice un máster en Gestión Deportiva y después descubrí la psicología deportiva, así que tomé un curso y me encantó. Ahora estoy siguiendo un curso de coaching. Siento que como jugador, como persona, cometí errores porque no tuve la ayuda necesaria en ese momento. Quiero ayudar a más gente a conseguir sus objetivos.

¿El retiro se piensa mucho o es algo que lo vas a tomar de un día para otro?

Estoy analizando. Ya tengo 38 años, siempre pensé que iba a jugar hasta los 35 o 36. Soy muy autocrítico conmigo, si notara mucha diferencia o que ya no estoy para competir, estaría fuera. Pero me he sentido bien, aunque sé que me queda poco. No creo que pase del próximo año.

¿Hay algún equipo en el que te hubiese gustado jugar o hayas estado cerca?

Sí, en la ‘U’ estuve cerca y me hubiese gustado. Hice parte de las divisiones menores ahí, y siempre tuve la ilusión de debutar con la ‘U’, pero no se dio. Años después hubo un acercamiento, pero quedó ahí. Me quedará esa espinita.

Más en DT:

VIDEO RECOMENDADO

Lionel Messi sufrió duro pisotón en Barcelona vs Elche por Trofeo Joan Gamper


No te pierdas

No te pierdas