Londres (EFE). El Manchester City derrotó hoy al Everton en su último partido fuera de casa esta temporada (2-3) y se situó provisionalmente como líder de la Premier League, empatado a 80 puntos con el Liverpool, que el lunes visita al Crystal Palace.

Los ‘citizens’ del argentino Sergio Agüero, que hoy salió lesionado tras marcar el primer gol de su equipo, tienen un partido pendiente y serán campeones de la Premier el próximo fin de semana, con independencia de los resultados del Liverpool, si suman los seis puntos que todavía deben disputar.

El Everton del español Roberto Martínez dejó escapar la última opción de arrebatarle al Arsenal la cuarta plaza de la tabla, que da acceso a la Champions League, a pesar de que hoy se adelantó primero ante el City, con un disparo en el minuto 11 del joven Ross Barkley, de 20 años.

En una jugada aislada de un duelo que dominaba el City, el centrocampista inglés se hizo con el balón al borde del área y lanzó un disparo con rosca que se coló con precisión en la escuadra derecha de Joe Hart.

Diez minutos después del tanto de Barkley, el marfileño Yaya Touré recibió un pase vertical en las inmediaciones del área y abrió el juego hacia su derecha, donde esperaba Sergio Agüero. El 'Kun' lanzó un potente tiro raso que se clavó en la red del estadounidense Tim Howard. En la celebración del tanto, el argentino se llevó la mano a la zona del aductor izquierdo y se retiró del campo poco después con molestias musculares.

A pesar de ese contratiempo, el City mantuvo su dominio sobre el campo, en parte gracias a la inspiración de Touré, adelantado en la media punta y líder esta tarde del equipo de Pellegrini.

EL PENAL DE DZEKO

Ante un Everton que sufría para hilar jugadas al contragolpe, superado por la efectiva presión de los visitantes, los 'citizens' sellaron su segundo gol con un cabezazo desde el punto de penal del bosnio Edin Dzeko, que remató un centro del inglés James Milner desde la derecha.

Samir Nasri recibió un balón en la zona izquierda del área de Howard, se revolvió para zafarse de la presión del central del Everton y trazó un pase raso para que el bosnio, desde el área pequeña, metiera el pie y dejara el balón por tercera vez dentro de la meta estadounidense.

Cuando todo parecía decidido, de nuevo en una jugada aislada el Everton sorprendió a los de Pellegrini. Romelu Lukaku remató de cabeza un largo centro desde la derecha e hizo subir al marcador el 2-3 a pesar de las protestas de los jugadores del City, que apreciaron fuera de juego en la jugada del Everton.

Los visitantes sufrieron en el último tramo del encuentro, cuando Dzeko sufrió problemas en el hombro izquierdo, aunque siguió en el campo, dado que Pellegrini ya había hecho sus tres cambios.

A MITAD DE SEMANA

Tras más de seis minutos de tiempo añadido, los 'citizens' se retiraron al vestuario como líderes de la Premier y dependiendo de ellos mismos para conquistar el título esta semana si ganan sus dos próximos compromisos.

A mitad de semana, el Manchester City pagará el partido pendiente que tiene y recibirá al Aston Villa y el fin de semana al ‘citizens’ se proclamarán campeones de la Premier League.