Vargas y Vidal, dos jugadores que han estado en el ojo de la tormenta en Chile. (Foto: Reuters)
Vargas y Vidal, dos jugadores que han estado en el ojo de la tormenta en Chile. (Foto: Reuters)
Christian Cruz Valdivia
Corrección: Esta nota fue publicada originalmente en junio del 2019

El rumor de una nueva indisciplina en la llegó a las redacciones de prensa del país sureño. La ruptura de la burbuja sanitaria en su hotel en Brasil parecía ser una nueva bomba en La Roja que complicaba su panorama en la . Se hablaba, incluso, de una posible renuncia del técnico Martín Lasarte luego de que el entrenamiento del sábado fuera cancelado.

LEE TAMBIÉN: Santiago Ormeño: ¿el último ‘extranjero’ en debutar en esta Copa América? Una lista creciente de casos en la región

Sin embargo, horas después, la . Según el ente rector del fútbol del país del sur los futbolistas rompieron la burbuja al hacer ingresar a un peluquero a las instalaciones del hotel.

Ante esta indisciplina, la ANFP comunicó que los involucrados “serán sancionados económicamente”. Además, informó que todos los jugadores dieron negativo a las pruebas realizadas el último sábado. La Conmebol también le aplicaría una sanción económica.

No es la primera polémica en la que está envuelta la selección sureña. De hecho, Arturo Vidal fue acusado de encontrarse con una mujer en su hotel apenas llegó a territorio chileno. Luego, dio positivo al COVID-19, que no le permitió estar en los duelos de Eliminatorias.

MIRA: Arturo Vidal responde a los rumores de una fiesta en el hotel de Chile en plena Copa América [FOTO]


NOTA ORIGINAL

Ya desde 1922 el fútbol tenía que superar al rival más complicado dentro de un equipo: la indisciplina. La data de malos comportamientos de sus jugadores tiene años de historia –desde que sus seleccionados protagonizaron una pelea en un tren en un Sudamericano, hace casi 100 años–, y los sureños lo padecen hasta ahora.

El caso más reciente es el de Eduardo Vargas, de 29 años, quien regresó a 'La Roja' luego de pasar 14 meses sancionado por una indisciplina ocurrida en Suecia, cuando el técnico Reinaldo Rueda apenas empezaba su proceso. Ahora, su regreso se ha dado a todo gol en la . Marcó un doblete en la victoria de 4-0 sobre Japón la noche del lunes y se convirtió en el segundo máximo goleador de su selección con 38 tantos, superando al ‘Matador’ Salas (37). Además, apunta a ser el artillero por tercera vez de la Copa América.

En marzo del 2018 en una gira por Europa, Vargas fue titular en el triunfo 2-1 sobre Suecia pero no jugó ante Dinamarca. La razón fue que el delantero participó en una fiesta en el Radisson Blu Royal Park, hotel donde se concentraba el equipo.

Desde aquel episodio, Chile jugó 10 partidos con el saldo de tres victorias, tres empates y cuatro derrotas, anotando 14 goles.

Ante la llegada de la Copa América, los jugadores de la selección chilena pensaron que lo mejor para el equipo sería el retorno de Eduardo Vargas. Arturo Vidal y Gary Medel fueron los encargados de hablar con el técnico Rueda para tal solicitud, según relata la prensa chilena.

No podían prescindir del goleador de las dos últimas Copa América. “Depende de quien toma la decisión. Otros jugadores como Castillo no han respondido a la expectativa. Pasa por ahí. En el fútbol todo cambia. Él (Vargas) tiene la opción de ratificar que es el goleador. Por ahí pasa la incoherencia que pueda venir", declaró Rueda en mayo pasado, priorizando la capacidad goleadora del atacante antes que su historial de indisciplina.

No fue la primera vez que Vargas fue separado de la selección. En junio del 2012 fue sancionado por el técnico Claudio Borghi luego de que fuera sorprendido saliendo de una discoteca junto a Gary Medel, previo al duelo ante Venezuela por Eliminatorias. Gary estaba lesionado y Vargas tenía permiso para participar 20 minutos en el partido de despedida de Diego Rivarola y luego ir a su casa. "Cinco fueron a sus casas y uno no", explicó Borghi en su momento. Sin embargo, ambos fueron considerados para la siguiente convocatoria un mes después.

- Otro señalado - Le pasó a Arturo Vidal en el 2015, durante la Copa América que organizaba su país. El volante manejaba en estado de ebriedad y chocó su Ferrari a la salida de un casino. Sin embargo, el técnico Jorge Sampaoli no lo sancionó. Chile fue campeón de ese torneo.

El mismo jugador también estuvo involucrado en un hecho en el 2011, cuando participaron en el bautizo del hijo de Jorge Valdivia y llegaron tarde al entrenamiento del día siguiente y en mal estado. Vidal, Gonzalo Jara, Carlos Carmona, Jean Beausejour y Valdivia fueron sancionados con 10 partidos, pero a Vidal le perdonaron al año siguiente por pedir disculpas.

- Razón y motivo - Pese a los actos de indisciplina recientes, Chile ha sabido sobrevivir a ellos, aunque también los ha padecido en gran medida. La prensa especializada fue muy contundente cuando sacaba sus conclusiones de la no clasificación al Mundial Rusia 2018.

Incluso, en el 2017 se hizo pública una conversación de Jorge Sampaoli con periodistas en el 2015 donde explicó cómo era la interna y el problema que tenían muchos de los jugadores. "Lo de Vidal es para especialista médico. Le gusta tomar y no se controla", "A Edú (Vargas) cada vez que lo veo llegar a Chile está peor que antes", llegó a decir el argentino.

Incluso la esposa del portero y capitán Claudio Bravo, Carla Pardo Lizana, publicó un polémico post en redes sociales donde culpaba a los indisciplinados. "Cuando se ponen la camiseta tiene que ser con profesionalismo. Yo sé que la mayoría se rompió el c..., mientras otros se iban de fiestas e incluso no entrenaban de la borrachera que llevaban. A quien le quepa el sombrero que se lo ponga y que se deje de andar llorando".

El mensaje de la esposa de Claudio Bravo en el 2017. (Instagram)
El mensaje de la esposa de Claudio Bravo en el 2017. (Instagram)

Medel, Vidal y Vargas, todos con sanciones por indisciplinas, son hoy la columna vertebral de esta Chile que busca cerrar su generación dorada con otra buena actuación en la Copa América.

MÁS EN DT