y vivieron un partido aparte en los banquillos. Aunque en los banquillos es un decir, ya que prácticamente estuvieron de pie dando indicaciones en todo momento. 

El español se mostró más comunicativo con sus jugadores, mientras que el portugués dijo cosas puntuales y se quejó más con los árbitros, como ya nos tiene acostumbrados. 

Pero al final quien sonrió fue Mourinho. Su Manchester United ganó 1- 0 al Manchester City y avanzó a los cuartos de final de la Copa de la Liga. Los dirigidos por Pep fueron eliminados.

LEE TAMBIÉN...