El 30 de mayo del 2015, ante un Camp Nou abarrotado de público, realizó una de sus mejores obras de arte: apiló rivales desde el medio campo para convertir uno de los mejores goles de su carrera. Esta anotación marcó el camino para una nueva consagración del Barcelona en la Copa del Rey.

MIRA: Los jugadores del Bayern Múnich renuncian de nuevo a una parte de su salario

La final de la Copa del Rey 2014-15 enfrentó al FC Barcelona y al Athletic de Bilbao. El Camp Nou fue el escenario elegido por la organización a inicios de temporada, por lo que el cuadro blaugrana disputó el decisivo encuentro de local. Como se sabe, todos los años se cambia el estadio para la final que es a partido único.

El equipo de Luis Enrique salió con su clásica MSN en la delantera para tratar de finiquitar el pleito en los primeros minutos; sin embargo, Ernesto Valverde buscó la manera de contrarrestar eso con un planteamiento defensivo bastante áspero y eficaz.

No obstante, para Lionel Messi no hay imposibles. A los 20′, enfadado por recibir tantas patadas, decidió bajar al medio del campo a recibir un balón por la zona derecha. El argentino comenzó a avanzar hacia la portería defendida por Iago Herrerín.

Balenziaga fue su primer escollo, a quien superó a pura velocidad, luego pasó entre Laporte y Rico, tiró un túnel, esquivó la marca dentro del área para convertir el 1-0 que hizo explotar al Camp Nou.

Hace cinco años, Lionel Messi dribleó desde la mitad del campo para convertir uno de los mejores goles de su carrera | Foto: AP/AFP/EFE
Hace cinco años, Lionel Messi dribleó desde la mitad del campo para convertir uno de los mejores goles de su carrera | Foto: AP/AFP/EFE

El partido terminó a favor del FC Barcelona por 3-1 gracias a un doblete de Lionel Messi y otra anotación de Neymar. Por el Bilbao descontó Iñaki Williams.

MÁS EN DT...

NO DEJES DE VER