Hace 20 años asistía al con la misma sonrisa con que recibí mi primera bicicleta, una Mister comprada por mis padres en Sears de Paseo de la República, una inolvidable Navidad ochentera. La tarde del 2 de julio del 2000 era otra vez un niño -canoso, barrigón y de 31 años-, acudiendo a hacer realidad un sueño. Mi equipo, , inauguraba no un estadio, sino un coloso. El más hermoso del país y uno de los mejores de Sudamérica.

MIRA: Monumental: partidos, goles, recuerdos y todas las estadísticas en estos 20 años de historia

Pero el día se empalideció. El triunfo en la cancha (2-0 sobre Sporting Cristal) se vio enturbiado por el desorden en los alrededores –tráfico saturado, colas kilométricas, aforo rebasado- y la presencia de un grupo de vándalos que saltó las alambradas y ocasionó una serie de desmanes.

Fue el preludio de veinte años turbulentos. Felices y trágicos. Allí celebré, unos meses después, el brillante tricampeonato del equipo de Chale; hice trizas la garganta luego de la corajuda escalada del Loco Vargas ante la Argentina de Messi, y hace pocos meses vi la asombrosa remontada de Flamengo en la primera final única de la Copa Libertadores de América.

Estadio Monumental 85.000 espectadores. (GEC)
Estadio Monumental 85.000 espectadores. (GEC)

El Monumental ha sido también escenario de conciertos que hasta hace poco eran imposibles de imaginar como los de Paul McCartney o los Rolling Stones. Pero ha sido también escenario de la muerte de Walter Oyarce, una noche triste de clásico, ocurrida el 24 de setiembre del 2011.

Y es el principal motivo de la deriva institucional que vive Universitario, presa de una encarnizada batalla entre sus principales acreedores, encabezados por Gremco, que exige el pago de una deuda por la construcción del recinto. El Monumental, así como Campo Mar y el Lolo Fernández, se ha convertido en un botín inmobiliario que mantiene al club desde hace años aferrado de una cornisa. Y nada hace avizorar que la situación cambie en el corto plazo.

MÁS EN DT...

NO DEJES DE VER

Ménez: "Benzema se siente más libre sin Cristiano"