Mito o realidad: ¿un runner puede comer lo que sea?
Mito o realidad: ¿un runner puede comer lo que sea?

En el running hay de todo. Así como existen runners que llevan una dieta adecuada, como parte de un estilo de vida saludable, otros pueden ver este tipo de como una carga que necesitan para rendir mejor, pero que pueden romper de vez en cuando.

Para el segundo grupo va dirigido este recuento de mitos y verdades detrás de la correcta alimentación que debe tener un corredor.

¿QUÉ ES CIERTO Y QUÉ NO?

  • Correr no te salva de comer mal

✅VERDAD

Muchos runners creen que por realizar actividad física tienen carta libre para consumir todo tipo de alimentos, muchos de ellos con una elevada carga de azúcares y almidón, aunque lo cierto es que el running no te hace inmune al daño de una desbalanceada y poco saludable.

Es cierto que durante una carrera de fondo las reservas de glucógeno en los músculos y el hígado se acaban, y que el cuerpo puede empezar a quemar principalmente grasa, pero eso no debería interpretarse como una excusa para consumir carbohidratos en exceso.

“Si te inflas con azúcares y almidón después de la carrera, pasan a la sangre como glucosa y de ahí a rellenar las reservas de glucógeno en los músculos y el hígado. Cuando esos almacenes están llenos, lo que sobra se convierte en grasa”, explica Darío Pescador, divulgador científico en temas de nutrición y autor del libro “Operación Transformer”.

  • Correr evita enfermedades coronarias

❌ FALSO

Un estudio realizado en 2014 por Missouri State Medical Association muestra que las arterias de los maratonistas examinados estaban igual o incluso más bloqueadas que las de las personas sedentarias. Si bien sus niveles de grasa, pulsaciones en reposo y colesterol “bueno” eran mejores, el correr largas distancias no los eximía de poder sufrir alguna enfermedad coronaria.

  • Corras o no, necesitas alimentos saludables

✅VERDAD

Julio Basulto y Juanjo Cáceres, autores del libro “Comer y correr: desmontando mitos de la alimentación de los runners”, recuerdan que para un corredor que entrena regularmente es importante el consumo de carbohidratos. Sin embargo, se debe tener en cuenta que las necesidades alimentarias de los corredores no son distintas a las del resto de la población. La pasta, el arroz y el pan tienen un papel importante en ambos casos.

En el caso de que se quiera mejorar el rendimiento deportivo, el consejo es muy simple: hay que dejar de comer mal. En general, la dieta del común denominador es inadecuada, y los runners no son la excepción. Puede que tengan mayores cuidados, pero eso no es necesariamente comer bien.

  • Correr te obliga a consumir más proteínas

❌ FALSO

Otro gran mito es que el consumo de ciertos alimentos, en especial lo que contienen una alta cuota de –carne, pescado, yema de huevo, etc–, ayudarán a aumentar y mejorar el rendimiento. Sin embargo, según Basulto y Cáceres, “la alimentación mejora poco el rendimiento deportivo, porque este depende sobre todo de la genética y del entrenamiento”.

La principal recomendación que estos autores hacen es evitar malabares con la dieta, con la falsa creencia de que mejora el rendimiento. La alimentación está centrada, fundamentalmente, en evitar enfermedades crónicas a largo plazo. Adicional a ello, siempre será mejor priorizar los alimentos de origen vegetal. “Los de origen animal los tenemos que consumir menos. Deberíamos comer menos carne, huevos y lácteos; dos veces por semana está bien”, explican.

¿Te sirvió la información? Anímate a hacer los cambios necesarios para alimentarte adecuadamente, mientras te preparas para volver al running.