Los comercializadores mayoristas del segmento pyme inician cada año la campaña navideña entre junio y julio con el financiamiento para capital de trabajo, que les permite adquirir bienes del exterior para ofrecerlos a las pymes minoristas.  Sin embargo, los problemas en el comercio internacional repercutirán en la próxima campaña navideña de estas empresas, según el BBVA (Fuente:GEC).
Los comercializadores mayoristas del segmento pyme inician cada año la campaña navideña entre junio y julio con el financiamiento para capital de trabajo, que les permite adquirir bienes del exterior para ofrecerlos a las pymes minoristas. Sin embargo, los problemas en el comercio internacional repercutirán en la próxima campaña navideña de estas empresas, según el BBVA (Fuente:GEC).
Redacción EC

Varios factores se suman en contra de la campaña navideña de las pequeñas y medianas empresas (). Además de problemas de liquidez, falta de capacidad de pago, baja productividad y quiebras provocadas por la emergencia sanitaria, se añaden las condiciones adversas de comercio exterior asociadas a las cuarentenas en el mundo.

A decir de Verónica Chávez, gerenta del Modelo de Relación Pymes del BBVA, las empresas importadoras han sido una de las “más golpeados” por la emergencia sanitaria, debido a que varias no han podido abastecerse de mercaderías, porque las condiciones de mercado han cambiado tanto en términos de tiempos de entrega como en costos.

De acuerdo con la ejecutiva, los comercializadores mayoristas del segmento pyme inician cada año la campaña navideña entre junio y julio con el financiamiento para capital de trabajo, que les permite adquirir bienes del exterior para ofrecerlos a las pymes minoristas. Sin embargo, los problemas en el comercio internacional “repercutirán en la próxima campaña navideña de estas empresas”.

Van a haber sectores muy golpeados como los importadores, que al ya no poder vender igual que antes van a requerir reinventarse”, comentó Chávez.

De acuerdo con la Sociedad de Comercio Exterior (Comex), en el primer semestre del año, las importaciones cayeron en 18%, frente a similar periodo del año anterior, lo que es una señal que el mercado interno ha comprado menos por la pandemia y por los retrasos en las entregas.

En ese contexto, las compras a Estados Unidos y China, que concentran alrededor del 46% de las importaciones, cayeron 24% y 11%, respectivamente.

“Hay que recordar que el virus llega a China desde diciembre del año pasado. Este es un tema que de todas maneras iba a pegar al comercio y ahora se evidencia con las cifras de importaciones. Los que compran juguetes, artículos para regalos y demás, de hecho han tenido un retraso porque los puertos cerraron”, comentó Rafael Zacnich, gerente de Estudios Económicos de la Sociedad de Comercio Exterior (Comex).

Esta caída del 18% [en las importaciones] no se veía en años”, agregó.

REACTIVACIÓN

Por su parte, la ejecutiva indicó que desde hace dos meses se aprecia la demanda de financiamiento de las pymes con miras a la campaña navideña. En ese sentido, indicó que el sector comercio se viene preparando porque ha sido uno de los que más pérdidas de ingresos registró, además del porcentaje importante de empresas cerraron.

Cada empresa [del sector comercio] enfrentaba una coyuntura distinta en el momento en que sucedió la pandemia, que nadie esperaba. El poder afrontar esos primeros 45 días han sido claves para definir el futuro de muchas empresas”, anotó Chávez.

Por ello, de acuerdo con la representante del BBVA, el banco viene ofreciendo créditos para capital de trabajo a las pymes tanto con recursos propios como con los recursos del Programa Reactiva. Precisó que los montos de préstamos para estas empresas oscilan desde los S/10.000 hasta los S/750.000.

Además, en línea con los desafíos que la pandemia ha impuesto a las pymes, Chávez precisó que el BBVA firmó una alianza con Backus para facilitar a las pymes y microempresas financiamiento para capital de trabajo dentro de la segunda etapa del Programa Reactiva, así como capacitar a 100 mil bodegueros en todo el país.

“Estamos capacitando a los bodegueros en los temas que les pueda servir para crecer y generar mayores ingresos. Les estamos brindando inducción sobre los beneficios de tener distintas modalidades de pago. Ellos deben pensar en canales digitales, en el uso de terminales POS, gestionar trasferencias y los distintos medios de pago que hoy en día ofrecemos las distintas entidades financieras y no financieras. Ya no pueden seguir pensando que los clientes irán a la tienda”, concluyó.

TE PUEDE INTERESAR