Redacción EC

Durante la mesa “El Perú del siglo XXI: Petro-Perú, una tarea de largo plazo” que realizó El Comercio junto a Apoyo Consultoría, se presentaron Carlos Paredes, expresidente de la petrolera; Luis Alberto Arias, economista y exjefe de la Sunat; y Beatriz de la Vega, socia de Asesoría Tributaria y Líder de Energía y Recursos Naturales de KPMG en Perú.

En particular, De la Vega hizo énfasis en los aspectos regulatorios y medioambientales que acompañaron al desarrollo del sector hidrocarburos en el plano mundial. En ese sentido, se refirió a la Refinería de Talara, cuyo inicio de operaciones se ha previsto para diciembre de este año o enero del 2023.

MIRA | SNMPE: Inversiones mineras caerían alrededor de US$ 2.000 millones el próximo año por inestabilidad política

“Las refinerías han pasado por ese proceso en el mundo. Había legislación mediante la cual se tenía que reducir el nivel de sulfuro de los combustibles. El tema regulatorio acompañaba. Ahora, la forma en que se tomaron las decisiones es un tema que, aparentemente, no se llevó bien desde sus inicios porque es bien raro pensar [...] en haber definido al inicio un proyecto de US$3.500 millones y que hoy en día esté costando el doble”, cuestionó la especialista.

Asimismo, puntualizó que PetroPerú podría enfrentar su crisis financiera y la de combustibles a través del aprovechamiento de oportunidades externas, precisamente, por el contexto de precios altos de distintos ‘commodities’.

“Hoy en día, con estos precios altos que se han dado en el 2022, podríamos incluso, según las proyecciones, doblar la cifra pensando que se mantenga ese nivel de precio del insumo, del crudo internacional”, aseveró.

Dado el contexto internacional, la especialista precisó también que es importante que nuestro país pueda contar con su propia producción en vista de garantizar el abastecimiento de combustibles.

“En seguridad energética, es importante que tengamos nuestra propia producción; es importante reflotar el oleoducto porque justamente está en esa zona para modernizar y agilizar el transporte y generar esa inyección”, subrayó.

Finalmente, mencionó que las empresas medianas y grandes vienen observando las oportunidades de inversión alrededor del globo. Por tal motivo, refirió, es importante que el panorama político y económico garantice estabilidad al inversionista.

“El problema es con quién converso. ¿Quién me aseguró que las condiciones de Perú, como un país estable y [con] seguridad jurídica, se van a cumplir? Eso es lo que un inversionista te va a preguntar. [...] ¿Cómo está el tema social? Todo eso, ahora, es muy complicado de responder”, concluyó.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más