Mario Mustafá, gerente general de la cadena hotelera Costa del Sol, estima que el retorno a la cuarentena focalizada los ha afectado. Ahora estiman que en el segundo semestre se alcance un 28% de las ventas que tenían estimadas en un principio.
Mario Mustafá, gerente general de la cadena hotelera Costa del Sol, estima que el retorno a la cuarentena focalizada los ha afectado. Ahora estiman que en el segundo semestre se alcance un 28% de las ventas que tenían estimadas en un principio. / LUCERO DEL CASTILLO
Claudia Inga Martínez

Han pasado tres semanas desde que se reanudaron los vuelos y el transporte terrestre para rutas nacionales (en las ciudades sin cuarentena) con la esperanza de que marque el inicio de la reactivación del turismo. No obstante, el despegue de casos de la COVID-19 en algunas regiones como Cusco y Cajamarca, obligaron a que estas ciudades-usualmente muy turísticas- volvieran a una cuarentena, esta vez, focalizada. Y dando lugar a un golpe más para el turismo. Mario Mustafá, gerente general de los hoteles Costa del Sol, quien reconoce que es la crisis más fuerte que le ha tocado vivir como hotelero, cuenta a Día1 cómo se está dando la reactivación de sus operaciones, el impacto del retorno a la cuarentena en algunas ciudades, las medidas que están tomando para paliar los efectos del coronavirus y por qué la reactivación del sector será más lenta de lo pensaban.