Manuela Zurita

¿Cómo sería el Perú si la mitad de los conductores de taxis, pilotos de avión y maquinaria pesada fuera mujer? Es un escenario ideal, de cara a la lucha por la en los diferentes espacios económicos de la sociedad, en este caso, en el sector transporte. Es también una meta ambiciosa del Objetivo de Desarrollo Sostenible () 5 (igualdad de género) de las Naciones Unidas.

Pero hay dos realidades, una que alienta y otra que desalienta su materialización. Una que la incentiva; la otra que la reta.

La primera tiene que ver con la eficiencia de las al volante. De acuerdo a un estudio realizado por Unicom sobre 500 conductores, las mujeres son más productivas al volante que los hombres en lo que a gastos operativos se refiere. Así lo cuenta Cristian Meza, gerente de recursos humanos de Volvo Perú, que hace tres años implementó el programa “Iron Women” (mujeres de hierro, en español), inspirada en los resultados del estudio, para promover la recategorización de las mujeres con brevete A2B (para vehículos para transporte de pasajeros ) a A3B (para vehículos de carga).

“Lo que se ha descubierto es que las mujeres toman mayor consciencia sobre las habilidades que se deben tener como operadoras, como una mayor eficiencia en el gasto de combustible, por lo que la operatividad del vehículo se vuelve más rentable”, sostiene Mesa. Acota que el combustible supone el 40% del gasto.

En la empresa de logística Dinet, que cuenta con cinco colaboradoras que operan volquetes en minas, refuerzan el resultado. Según han constatado, la participación de la mujer en esta actividad ha logrado incrementar en 2% la productividad y reducido en 3% el índice de incidentes.

Urbana Vásquez, de amarillo es operadora de Volquete en San Martín Contratistas. La de casco blanco es jefa de comunicaciones de Volvo. (Foto: Volvo Group)
Urbana Vásquez, de amarillo es operadora de Volquete en San Martín Contratistas. La de casco blanco es jefa de comunicaciones de Volvo. (Foto: Volvo Group)

Del otro lado, rigen las limitantes , sobre las que hablan las cifras: solo 1 de cada 5 conductores en el país es mujer, de acuerdo al Ministerio de Transporte y Comunicaciones; y 0,03% de los conductores registrados con brevete para conducir camiones también lo era hace tres años, cuando partió la iniciativa de Volvo en el país.

¿Por qué conducir no es una opción para las mujeres? Varios factores lo explican, de acuerdo a otro estudio, esta vez realizado por Cabify . “Tiene que ver con la dificultad para tener la propiedad de vehículos e independencia económica, con las cargas familiares, sean hijos o adultos mayores; y con la necesidad de tener flexibilidad de horario de trabajo”, enumera David Perez, vicepresidente de sostenibilidad y asuntos públicos de la firma de taxi por aplicativo.

Ellas son Cynthia Soldevilla (al volante) y Dina Chipana (parada). Son dos de las siete mujeres conductoras del Metropolitano, que cuenta con alrededor de 3.000 conductores, según informa Protransporte a Día1. (Foto: Protransporte)
Ellas son Cynthia Soldevilla (al volante) y Dina Chipana (parada). Son dos de las siete mujeres conductoras del Metropolitano, que cuenta con alrededor de 3.000 conductores, según informa Protransporte a Día1. (Foto: Protransporte)

ALGO ESTÁ CAMBIANDO

Día1 conversó con firmas de taxis por aplicativo, aerolíneas, compañías de buses de larga distancia y empresas de carga y con mujeres que se ganan la vida conduciendo. La conclusión inmediata es que existe interés de los empleadores en la contratación de mujeres, pero no hay oferta suficiente; y dos, del lado de ellas, sumado a la gestión de las cargas familiares (sobre todo en horarios fijos), las frena la percepción de inseguridad urbana y, en menor medida, los apelativos machistas que reciben del tipo de “anda, cocina”.

Paola Villanueva integra junto a 23 mujeres y 6 hombres la Asociación de Movilidades Escolares Innova Sur, que brinda servicios a colegios Innova. Además, brinda servicios de manera independiente. (Foto: El Comercio/Rolly Reyna)
Paola Villanueva integra junto a 23 mujeres y 6 hombres la Asociación de Movilidades Escolares Innova Sur, que brinda servicios a colegios Innova. Además, brinda servicios de manera independiente. (Foto: El Comercio/Rolly Reyna)

En el caso de las app de taxi por aplicativo, las mujeres tienden a buscar independencia financiera, sumándose el negocio como un empleo a tiempo completo o de medio día.

¿Cómo están alentando su inserción? Aunque no es exclusivo para mujeres, la mayoría de las app consultadas busca captarlas reforzando con tecnología el mensaje sobre las garantías a su integridad. Uber, por ejemplo, cuenta con la posibilidad de compartir el viaje con hasta cinco personas y llamada directa al 911. Beat subraya la oportunidad que representa conocer el destino antes de aceptar el viaje. En tanto, Cabify se apoya en la exclusividad del pago con tarjeta y el foco en el servicio a público corporativo mayoritario, lo que previene eventuales robos.

Pero ellas van más allá. Según cuenta a Día1 Elizabeth Valdez, socia conductora de Cabify, en su caso, han creado un grupo en WhatsApp y utilizan el aplicativo Zenly que les permite visibilizar dónde están en la ciudad. A través de estos canales además comparten información sobre dónde hay mayor o menor demanda, quiénes salen a “lechucear” (o hacer turnos nocturnos) o, simplemente, reunirse durante los descansos.

Elizabeth Valdez maneja desde hace diez años; desde hace cinco, taxi; y hace tres es socia conductora de Cabify. Forma parte del 3% de conductoras mujeres que integran la flota de la firma de taxi por app. (Foto: El Comercio/Lino Chipana)
Elizabeth Valdez maneja desde hace diez años; desde hace cinco, taxi; y hace tres es socia conductora de Cabify. Forma parte del 3% de conductoras mujeres que integran la flota de la firma de taxi por app. (Foto: El Comercio/Lino Chipana)

En este sector hay una mayor presencia de mujeres que en el de aviación y buses de larga distancia. Aún así, si la comparación es a la interna, la brecha es notoria: en Uber, cuentan con 5 mil socias conductoras (de un total de 32 mil registrados a agosto pasado, según reportó este suplemento entonces); en Beat habría 16 mil (5% de los 100 mil inscritos); y en Cabify, a nivel global la media oscila entre 3% y 5% de 250 mil.

En el sector aviación, como señalamos, la oferta es aún menor. En Viva Air,por ejemplo, cuenta con 2 pilotos y 8 copilotos en sus rutas en Colombia, que suelen volar en el Perú. En Sky Perú, acaban de ascender de copiloto a su primera capitán de vuelo, Natalia Rivarola. Latam Perú emplea a 35 mujeres pilotos de un total de 597, precisa la compañía a Día1.

Natalia Rivarola tiene 27 años. Comenzó a volar hace ocho años y el mes pasado se convirtió en capitán de vuelo y la primera mujer en ser ascendida a dicho puesto en la firma low cost. A partir del segundo trimestre de este año, comendará vuelos internacionales de la compañía.
Natalia Rivarola tiene 27 años. Comenzó a volar hace ocho años y el mes pasado se convirtió en capitán de vuelo y la primera mujer en ser ascendida a dicho puesto en la firma low cost. A partir del segundo trimestre de este año, comendará vuelos internacionales de la compañía.

En el sector buses, no se conocen mujeres conductoras. La longitud de los trayectos y la frecuencia de los turnos minimizan el atractivo, indica Luis Ciccia, gerente general de CIVA. “Quiero tener (conductoras mujeres) así como en atención a abordo, donde hay 90% mujeres y 10% hombres. Lo único que faltaría es que se terminen de animar", dice. Reconoce que otorgar incentivos como disminuir el número de viajes al mes para que tengan más tiempo para su familia ayudaría.

Según supo Día1, Cruz del Sur - que posee 900 conductores en planilla- se está por sumar al programa Iron Women (para reclutar mujeres con brevete A3B). “Sumado a la necesidad de contar con un mayor número de pilotos profesionales, es que queremos generar oportunidades para las mujeres que tengan el perfil”, explican en la compañía. ¿Cómo sería el Perú si la mitad de sus conductoras fuera mujer?

OTRO TEMA EN AGENDA

#TransporteParaEllas. ¿De qué manera puede el transporte público ser diseñado y gestionado para promover la inclusión económica de la mujer? Esta es una de las preguntas que busca resolver el Banco Mundial a través de un estudio cualitativo realizado en Lima, Buenos Aires y Río de Janeiro. El relevamiento, cuyos resultados serán presentados próximamente, da cuenta de que cuando el transporte público no considera las necesidades de las mujeres limita la posibilidad de que salgan de la pobreza.

En ese sentido, recomienda que las mujeres participen del diseño de la infraestructura y rutas para garantizar el acceso (con tarifas a medida) y la seguridad (por ejemplo, incluyendo paraderos más iluminados y botones de pánico).

VIDEO RELACIONADO

Día de la mujer | Denise Giusto Bilic, de Security Researcher de ESET Latinoamérica

TE PUEDE INTERESAR