Destinos emblemáticos del Perú, como el Cusco, lucen completamente vacíos por estos días de pandemia. La Ciudad Imperial recibe más de 3 millones de viajeros al año. (Foto: Shutterstock).
Destinos emblemáticos del Perú, como el Cusco, lucen completamente vacíos por estos días de pandemia. La Ciudad Imperial recibe más de 3 millones de viajeros al año. (Foto: Shutterstock).

Parece una vida pero en realidad son tres meses los que han pasado desde que se decretó el estado de emergencia en el Perú. En apariencia es poco tiempo —si uno toma como referencia las escalas de la macroeconomía— pero lo cierto es que puede ser una eternidad, si uno se gana el sustento cada 24 horas, como le pasa a Álvaro del Águila, un guía de turismo cusqueño que ahora espera el retorno de los viajeros al Ombligo del mundo, mientras hace trabajos en vidrio para mantener a su familia.