El local del call center ubicado en Cercado de Lima fue intervenido ayer por la PNP. (Foto: Konecta)
El local del call center ubicado en Cercado de Lima fue intervenido ayer por la PNP. (Foto: Konecta)
Redacción EC

El abrió una investigación preliminar contra la empresa Konecta luego de que en la víspera se conocieran denuncias de trabajadores en Lima y Chiclayo de haber sido obligados a asistir a su centro de labores en plena declaratoria de emergencia para contener el avance del coronavirus.

La compañía habría incurrido presuntamente en el delito de violencia y resistencia a la autoridad por incumplir con el aislamiento social obligatorio de sus trabajadores.

Marco Guzmán Baca será el fiscal provincial penal que estará a cargo de la investigación. El referido funcionario ha dispuesto diligencias a cargo de la Comisaría de Surquillo.

Cabe recordar que la Policía Nacional del Perú (PNP) intervino ayer uno de los locales de Konecta ubicado en el Cercado de Lima luego de conocerse la denuncia de un trabajador quien afirmaba que no se estaban cumpliendo con las medidas de distanciamiento apropiadas dispuestas para los centros laborales.

Cabe señalar que el decreto supremo que dispuso el que limita el ejercicio al libre tránsito señala que las personas que podrán circular por las vías de uso público solo si se prestan servicios esenciales; entre ellos, se incluyen “medios de comunicación y call center”.

Por su parte, la Municipalidad de Chiclayo dispuso clausurar el local que se encontraba en su jurisdicción por haber obligado presuntamente a sus trabajadores a asistir a realizar sus labores.

Respuesta de Konecta

El call center emitió un nuevo comunicado este miércoles en el que afirma que, tras lo ocurrido el martes, ha decidido convocar solo al 5% de su personal a trabajar, mientras que el 95% restante cumplirá con quedarse en sus hogares, sin afectar sus salarios ni condiciones laborales.

La empresa que brinda servicios de forma tercerizada a Movistar afirmó ayer que convocó a sus trabajadores en base a lo dispuesto en la normativa sobre la declaratoria de emergencia, que exceptúa de las medidas de trabajo remoto al personal dedicado a bienes y servicios de primera necesidad, entre los que se incluyen los call center.