Paola Villar S.

Coordinadora de Economía

paola.villar@comercio.com.pe

Ir a una en esta nueva normalidad conlleva una serie de nuevos procesos. En la puerta de ingreso el cliente es recibido por un proceso de desinfección de prendas, mediante agua oxigenada que se esparce a través de un disparador; otro proceso de desinfección para calzado y manos; y en algunos casos, se le pide guardar sus pertenencias en bolsas de protección antes de ingresar al local. No hay atención sin cita previa y los locales operan con un aforo de 50%.

Las peluquerías en el país vienen operando con un aforo del 50%. Todo el material que utilizan es descartable y cada uno de los trabajadores atiende a los clientes con mascarilla y careta puesta. Fotos: Anthony Niño de Guzmán \ GEC
Las peluquerías en el país vienen operando con un aforo del 50%. Todo el material que utilizan es descartable y cada uno de los trabajadores atiende a los clientes con mascarilla y careta puesta. Fotos: Anthony Niño de Guzmán \ GEC

El Comercio pudo constatar en cuatro peluquerías los estrictos protocolos de bioseguridad desde el ingreso y en la atención –el material y las zonas se desinfectan antes y después de cada cita– de los clientes; pero ello no ha sido suficiente para que estos negocios se acerquen, incluso, a la mitad de la facturación que tenían antes de la pandemia.

Por ello, Víctor Hugo Montalvo, vocero de la asociación Juntos por la Peluquería, afirma que de los 40 mil asociados ya quebró un 25%. Añade que entre un 10% y 15% adicional están en riesgo de quebrar este mes de agosto.

MIRA: Salones de belleza: baja afluencia dilata su proceso de recuperación

Lo cierto es que el ha marcado la vida de miles de millones. Eso lo sabe muy bien Maribel Abarca, fundadora de Voga Spa. La también estilista tuvo un familiar muy cercano que contrajo la enfermedad apenas se inició la cuarentena, y por ello, de cara a una reapertura de su único local, contactó a un infectólogo para garantizar un retorno seguro.

En Voga Spa se mantiene el distanciamiento social para la atención de los clientes dentro del establecimiento. (Foto: Leandro Britto / GEC)
En Voga Spa se mantiene el distanciamiento social para la atención de los clientes dentro del establecimiento. (Foto: Leandro Britto / GEC)

Él me dijo que exagere. Por eso les brindo zapatos descartables y un tapaboca nuevo a todos mis clientes para que los usen en el local. El material del salón que no es descartable, como casacas y cobertores, nunca sale. En mi caso lo exagero por un temor, y necesito que todos –personal y clientes– cumplan mis reglas”, dice Abarca.

Aunque mantiene el optimismo, la empresaria es consciente de que tiene una importante afectación económica. “Los ingresos son 40% de lo que alcanzábamos antes en un mes. En un día atiendo a cinco clientas, no más”, precisa.

“Un familiar muy cercano se contagió de COVID-19 cuando esta pesadilla empezó. Por eso soy muy rigurosa con mi protocolo”. Maribel Abarca, estilista y fundadora de Voga Spa. (Foto: Leandro Britto / GEC)
“Un familiar muy cercano se contagió de COVID-19 cuando esta pesadilla empezó. Por eso soy muy rigurosa con mi protocolo”. Maribel Abarca, estilista y fundadora de Voga Spa. (Foto: Leandro Britto / GEC)

El caso de Rebeca Antezana, propietaria de peluquería Las Vegas, es similar. “Tenemos solo un local, son 40 trabajadores que laboraban por turnos y ahora son la mitad los que vienen. Las pérdidas son tremendas”, detalla.

Antezana remarca que con anterioridad podía atender de 100 clientes a más en un día. Dicha cifra ahora ronda los 15 o 20 clientes diarios, todos atendidos previa cita. “Si nuestro ticket promedio era de S/70 a S/80, ahora estamos en S/30. Es abismal la reducción”, asevera la empresaria.

El ingreso a las peluquerías implica una serie de pasos: desde la desinfección completa hasta consultas sobre la salud de cada uno. Fotos: Anthony Niño de Guzmán \ GEC
El ingreso a las peluquerías implica una serie de pasos: desde la desinfección completa hasta consultas sobre la salud de cada uno. Fotos: Anthony Niño de Guzmán \ GEC

PLANES EN PAUSA

Marco Apolaya, gerente general de Alter Ego –una peluquería que cuenta con dos locales ubicados en Monterrico y San Isidro– precisa que tres días antes de que se decretara la cuarentena, estaba a punto de firmar el contrato para uno de sus nuevos locales, de los tres que proyectaba abrir este año.

De las 100 personas que empleaba Apolaya, se vio obligado a reducir a la mitad su personal, pero espera que más adelante pueda contar nuevamente con todos sus trabajadores anteriores y también prevé mantener sus planes de crecimiento cuando esto pase.

“Esta es una para temporal a los planes de expansión que teníamos. Nuestros tres nuevos locales están a la espera”. Marco Apolaya, gerente general de Alter Ego. (Foto: Britanie Arroyo / GEC)
“Esta es una para temporal a los planes de expansión que teníamos. Nuestros tres nuevos locales están a la espera”. Marco Apolaya, gerente general de Alter Ego. (Foto: Britanie Arroyo / GEC)

En tanto, para la cadena Montalvo, una de las más grandes del país y con 68 locales en todo el país, este año empezó con un nuevo y ambicioso proyecto llamado Belove; una peluquería que ya cuenta con cuatro locales en San Martín de Porres, Zárate, Callao y Magdalena del Mar.

Víctor Hugo Montalvo, gerente general de la empresa, revela que en algunas zonas de Lima y regiones como Piura y Arequipa transformarán locales de Montalvo a la marca Belove, apuntando a un segmento que hoy les suma una mayor facturación. Así, su expectativa es mantenerse a toda costa.

“En estos días uno analiza muchos escenarios, pero nosotros como Montalvo no tenemos otro plan B. Nuestro plan B es Belove y ni con esa marca ni con Montalvo vamos a cerrar locales. Vamos a seguir luchando. Quiero decirles a muchos amigos que resistan, que aguanten y que perseveren. Hay que arriesgarlo todo”, puntualiza el empresario.

“Acá ya no es la responsabilidad del Minsa o del Estado cuidar a la gente, es nuestra. Y lo estamos haciendo muy bien”. Víctor Hugo Montalvo, gerente general de Montalvo y Belove. (Foto: Anthony Niño de Guzmán \ GEC)
“Acá ya no es la responsabilidad del Minsa o del Estado cuidar a la gente, es nuestra. Y lo estamos haciendo muy bien”. Víctor Hugo Montalvo, gerente general de Montalvo y Belove. (Foto: Anthony Niño de Guzmán \ GEC)

RENEGOCIACIÓN DE ALQUILERES: UNA PIEZA CLAVE

Según la asociación Juntos por las Peluquería, más del 90% de los negocios de belleza funcionan con locales alquilados. Ello ha sido fundamental para que algunos se mantengan o dejen el rubro. En el mejor de los casos, algunos como Maribel Abarca han logrado una reducción de hasta el 50% de su tarifa mensual.

VIDEO RELACIONADO

América Latina debe controlar pandemia de coronavirus para poder reactivar su economía, advierten Ce

TE PUEDE INTERESAR