Juan Carlos Romero, presidente de Asogeclub, explicó que el nivel de morosidad en esta nueva cuarentena subió a un 50%.
Juan Carlos Romero, presidente de Asogeclub, explicó que el nivel de morosidad en esta nueva cuarentena subió a un 50%.
Christian Lengua

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Si bien el decidió relajar algunas medidas desde este 1° de marzo, los clubes no han sido contemplados para reabrir sus puertas en las zonas de nivel extremo, donde está Lima. En esa línea, la Asociación de Gerentes y Administradores de Clubes, Condominios y Afines del Perú (Asogeclub) hizo una serie de propuestas para poder seguir atendiendo a sus asociados.

MIRA: De esta también rebotaremos: Aprendizajes claves para resonar ante la adversidad, por Inés Temple

Hans Cáceres, vocero oficial de Asogeclub y administrador general del Club Lawn Tennis de la Exposición comentó que sus espacios son seguros y formales. Por ello, la disposición de no permitir la reapertura de los clubes le parece inequitativa, porque hay espacios cerrados y menos fiscalizables con un aforo mayor; y porque la medida es incongruente, porque al promover el deporte, los clubes deberían ser considerados que brindan una actividad esencial.

“Lo que solicitamos al ministro de Salud es que responda la carta que hemos enviado, donde pedimos instalar una mesa de trabajo con carácter de urgencia para poder sustentar nuestra propuesta y protocolos. ¿En qué consiste? Atendiendo la equidad, que nos den por lo menos el mismo aforo que a los centros comerciales”, indicó.

Para Cáceres muchos piensan que la única actividad que se hacen en los clubes deportivos son parrillas o fiestas. Sin embargo, apuntó que la actividad primigenia en los clubes sociales es el deporte. Por ello decidieron sustentar su pedido. “De alguna manera hemos hecho una tarea, que no nos han pedido, de presentar un protocolo unificado para que sea más fácil y tengan un estándar de cómo funcionan los clubes”, precisó.

MIRA: Impuesto a la Renta: aprende a acceder a la devolución por gastos del año pasado y descubre cuánto se puede recuperar

Por su parte, Juan Carlos Romero, presidente de la Asogeclub y administrador general del Club de Regatas Lima, añadió que ya tienen los protocolos listos, los mismos que han sido probados en la primera etapa de reapertura entre octubre y enero. Esperan poder demostrarle al gobierno que sus protocolos son seguros, aplicables, y que tienen experiencia para manejar los aforos. Para este último punto, manejan un sistema de reserva.

Romero observó que muchos de los sectores económicos que han hecho plantones y que han hecho público su reclamo son los que han sido autorizados, como peluquerías o restaurantes. “Lamentablemente el tema de clubes lo ven como elitista, sin embargo tenemos clubes de todo tipo, como clubes sociales, clubes deportivos, clubes militares, clubes de campo”, refirió.

EN CIFRAS

Se estima que entre 100 y 120 mil asociados a clubes se beneficiarían con la reapertura. Además, hay que tomar en cuenta a las personas que trabajan, que son más de 8.300 trabajadores directos y más de 5 mil personas de trabajo indirecto que están paralizadas.

En Perú, a nivel nacional son más de 1.300 clubes, siendo alrededor de 40 los principales en Lima. Romero explicó que el nivel de morosidad en esta nueva cuarentena subió a un 50%. ¿Y las pérdidas? Si una cuota mensual es de S/300 en un club, y tienen en promedio 4 mil asociados, la pérdida mensual es más de un millón de soles por club. “Sin considerar que hay que seguir manteniendo las instalaciones, pagando al personal, entre otros gastos”, dijo.

MIRA: ¿Cuáles son las empresas privadas que pueden importar vacunas contra el COVID-19 y bajo qué reglas?

INFORMALIDAD

En tanto, Cáceres apuntó que el gobierno tiene una gran oportunidad de poder formalizar la industria deportiva. “Siempre habrán informales, y por ejemplo, si se autoriza el fútbol, van a empezar las pichanguitas. Pero no porque haya informales van a cerrar a los formales”, sostuvo.

En ese caso, el gobierno debe señalar el camino a la formalidad y si no lo premia, por lo menos debe reforzarlo. “El gobierno debe mirar al club no como un centro de esparcimiento, sino como un agente de salud privado”, detalló.