Lanzan marca Alpaca Perú para posicionar su fibra en el mundo
Lanzan marca Alpaca Perú para posicionar su fibra en el mundo

Los mejillones –llamados criollamente choros– chilenos han logrado conquistar el paladar del difícil mercado ruso. Los exportadores del país del sur lograron que sus ventas se incrementen en 600% en tan solo cinco años, al pasar de US$2 millones del 2008 hasta superar los US$14 millones el 2013. Así, Rusia es el quinto mercado más importante para este producto, detrás de España, Francia, Estados Unidos e Italia, según reportaron distintos medios chilenos a fines del año pasado. 

En tanto, las empresas chilenas de ingeniería han logrado intensificar el ingreso de sus servicios en Canadá, Colombia y el , entre noviembre del 2012 y el 2014, “así comienzan a consolidar su proceso de internacionalización”, cuenta Veronica Tramer, directora de ProChile en el Perú. 

Sigue a Portafolio también en 

¿Qué de particular tienen estos dos ejemplos? Pues estos resultados se han logrado porque las empresas de estos rubros forman parte de una estrategia de posicionamiento comercial en el extranjero denominada marcas sectoriales, que en el caso de los mejillones se llama Patagonia Mussel –lanzada en el 2011 con el objetivo de consolidar el mercado ruso– y en el de las empresas de ingeniería Chile Engineering, en cuya primera fase, durante el 2012, se propuso ingresar a Canadá.

Una marca sectorial surge de una asociación público-privada y con ella se busca resaltar las bondades de un determinado rubro, tales como la calidad y el prestigio que puede proporcionar consumir un bien o servicio de un país. Así, no solo se promociona el objeto, sino también el origen.

Chile es el ejemplo más cercano de uso de este instrumento de promoción, que es ejecutado por el organismo promotor de las exportaciones ProChile. Entre el 2009 y 2014, ha creado 19 marcas sectoriales para rubros como arquitectura, biotecnología, vinos, frutas, entre otros. El plan para el 2015 es crear tres adicionales para las artes visuales, servicios de producción audiovisual y locaciones.

¿Y EL PERÚ? 
El Perú está un poco atrasado en el uso de esta herramienta de promoción comercial. Recién en noviembre del año pasado se lanzó la primera marca sectorial. Se trata de Alpaca del Perú, cuyo nacimiento fue anunciado por la ministra de Comercio Exterior y Turismo, , durante la feria Alpaca Fiesta, en Arequipa.

Esta marca es una iniciativa de la Asociación Internacional de la Alpaca, entidad que –según cuenta Fernando Pastor, gerente general de Kuna, la marca de Incalpaca– se acercó a hace un año para proponerle crear y administrar, en asociación, este signo distintivo.

El propósito es resaltar, en primer lugar, el origen peruano de esta fibra y luego posicionar las prendas de vestir confeccionadas a partir de ella en la mente del consumidor de productos más exclusivos del mundo para incrementar las ventas, “a tal punto que cuando el consumidor entre a cualquier tienda de lujo tenga la intención de comprar prendas de alpaca, tal como sucede ahora con el cashmere”, explica Herbert Murillo, gerente de la marca Sol Alpaca del grupo Michell.

La ministra Magali Silva, quien a la vez es presidenta del directorio de Prom-Perú, detalla que se eligió en principio resaltar el origen de la fibra para diferenciarla de la producida en países como Australia y Estados Unidos. Este posicionamiento es importante si se tiene en cuenta que el Perú produce al año aproximadamente 7.000 toneladas de fibra, lo que equivale al 80% de la producción mundial, con una calidad superior a la de los competidores.

El segundo objetivo tiene que ver con el incremento de las exportaciones de los productos de alpaca, que entre enero y noviembre del 2014 llegaron a US$161 millones, lo que representó un incremento de 33,1% comparado con el mismo período del 2013. Aunque se debe de precisar que de las ventas efectuadas, solo el 26% corresponden a prendas, el resto está repartido entre fibra, hilados y tejidos de alpaca. 

 “Con esta marca no solo esperamos duplicar el valor de las ventas en cinco años, sino también que las exportaciones de prendas de alpaca representen más del 70% de todo lo comercializado”, señala la ministra.

¿CÓMO HACERLO?
Las metas que se quieren lograr con la marca sectorial son ambiciosas, entonces cabe preguntarse ¿cómo lograrlo? Para empezar, debemos de tener en cuenta el presupuesto, el cual marcará las líneas de acción para alcanzar las metas.

LEE EL INFORME COMPLETO EN LA EDICIÓN IMPRESA.

POR SI TE LO PERDISTE...

TAGS RELACIONADOS