Conoce a la cocinera María Zúñiga en sabor de santidad
Conoce a la cocinera María Zúñiga en sabor de santidad

En Viernes santo, día en que la religión católica recuerda la muerte de Jesús, la tradición manda guardar ayuno evitando comer carne a modo de penitencia.

Esta abstinencia propia de la Pascua, sin embargo, no impide que la gastronomía peruana y sus riquísimos potajes sigan luciéndose. La diversidad de un recetario basado en la tradición e inspirado en la variedad de productos que ofrece cada región permite a los comensales optar por probar una amplia gama de platos típicos de Semana Santa.

En esa línea, la buena cocinera María Zúñiga se animó a compartir con sus comensales del Pueblito Surcano (en el Parque de la Amistad de Surco) los sabores de potajes poco conocidos en Lima.

Un chupe verde saborizado con siete hierbas; el chuño pasi (típico de los pueblos de la sierra) y la mazamorra de calabaza fueron algunos de los platos que preparó el último Viernes santo. De esto, precisamente, escribe aquí.