Algunos asistentes contaron que la policía lanzó bombas lacrimógenas e hizo disparos al aire. Las autoridades del Ministerio del Interior y de la Policía Nacional del Perú señalaron que no se usó ningún tipo de arma (El Comercio/Raúl Rodríguez)
Algunos asistentes contaron que la policía lanzó bombas lacrimógenas e hizo disparos al aire. Las autoridades del Ministerio del Interior y de la Policía Nacional del Perú señalaron que no se usó ningún tipo de arma (El Comercio/Raúl Rodríguez)
Óscar Paz Campuzano

Un contingente de veinte policías del Escuadrón Verde, al mando del capitán PNP José Amésquita, acudió a la discoteca Thomas Restobar alertados de que ahí se celebraba una fiesta clandestina pese al estado de emergencia por el COVID-19. Eran aproximadamente las 9 de la noche del sábado.