(Foto: Sunedu)
(Foto: Sunedu)
Fernando Alayo Orbegozo

Periodista de la sección Nacional

fernando.alayo@comercio.com.pe

El actual titular de la , Oswaldo Zegarra, indicó a este Diario que su institución está a la expectativa de los cambios políticos en el país, aunque se mantiene al margen por su carácter técnico. Explicó que el nuevo Gobierno –representado también por el primer ministro Ántero Flores-Aráoz, quien en los últimos años ha criticado abiertamente la Ley Universitaria– debe sostener y respaldar la continuidad de la reforma.

MIRA: Jefe de la Sunedu: “Seguramente [desde el Congreso] buscarán otro pretexto para cuestionar la reforma”

–¿Dónde se ubica la Sunedu en el actual escenario político?

Somos espectadores de la que sucede a nivel nacional desde el punto de vista político. Sin embargo, no tenemos ningún tipo de participación. Esperemos que todos los problemas políticos no influyen en el funcionamiento y sobre todo en el mantenimiento de la autonomía de la Sunedu para seguir funcionando adecuadamente. Conocemos opiniones de todo tipo, pero la Sunedu mantiene y seguirá manteniendo todo su trabajo con la misma energía con la que ha venido funcionando; con aspectos técnicos, sin influencia política, con autonomía y con transparencia en sus acciones.

–Hoy juramentó el primer ministro Ántero Flores-Aráoz, quien ha sido un férreo crítico de la reforma universitaria. ¿Esto no le preocupa?

Creo que él ha volcado su opinión completamente libre. En el transcurso de estos años, como dice, ha sido una persona crítica de la reforma universitaria y de la existencia de la Sunedu. Estas son opiniones válidas desde el punto de vista de la persona, y más aún que ha llegado al cargo de presidente del Consejo de Ministros. No nos preocupa mucho, porque seguramente cuando llegue al Gobierno [tendrá sus opiniones válidas], pero la necesidad de cambiar la autonomía de la Sunedu va a ser un un poco difícil. Creo que la Sunedu va a ganar un posicionamiento importante a nivel de la sociedad y en el ámbito universitario, que espero nos mantengan al margen de estos criterios que muchas veces tienen razones políticas o de intereses que no son necesariamente universitarios.

La Universidad Telesup es una de las 49 universidades del país que no lograron su licenciamiento ante la Sunedu. (Foto: Archivo GEC)
La Universidad Telesup es una de las 49 universidades del país que no lograron su licenciamiento ante la Sunedu. (Foto: Archivo GEC)

–¿No le preocupa que el estudio de abogados de Flores-Aráoz estuviera a cargo de la defensa legal de la Universidad Telesup contra la Sunedu? ¿No hay conflicto de intereses? [N. de R: Telesup obtuvo una medida cautelar en un juzgado de Bagua para revertir efectos de resolución de la superintendencia que le denegó el licenciamiento en el 2019. El abogado de la universidad era Luis Morey, parte del staff del estudio del actual primer ministro]

Probablemente, en sus opiniones anteriores tenga una razón que explique por qué su estudio de abogados tiene una conexión con una universidad hoy denegada. Pero indudablemente no puedo juzgar su accionar futuro, que espero que sea –básicamente– el reconocimiento de una institución tan sólida como la Sunedu, que ha ganado un prestigio en la sociedad. Espero que no tenga ningún tipo de influencia.

–¿Espera que Flores-Aráoz mantenga el reconocimiento y no tenga ninguna influencia sobre la Sunedu?

Exactamente. Y también espero que el ministro de Educación que asuma el cargo también respete la autonomía de una institución tan importante para el fortalecimiento de la educación.

–Sin embargo, el primer ministro dijo esta mañana que las universidades denegadas merecen “una segunda oportunidad”. ¿Qué opinión le merece esto?

Creo que no tiene mucho conocimiento sobre lo que acontece. Toda universidad denegada, pública o privada, puede reingresar al sistema universitario, pero como si fuese una universidad nueva. Por lo tanto, debe cumplir con las condiciones básicas de calidad (CBC) de un modelo ya aprobado y vigente, el modelo 1.5, que es mucho más exigente que el modelo 1 por el cual fue denegada. Es decir, requiere un esfuerzo bastante grande y debe cumplir con su proceso de cese progresivo, por un mínimo de dos años, para luego presentar un proyecto nuevo.

–¿Qué debe priorizar el próximo ministro o ministra de Educación respecto a la Sunedu?

Lógicamente, quien ingrese debe tener la misma visión que han tenido anteriores ministros. Hay tanto que hacer en la educación básica como la universitaria, que realmente preferiría que nos deje el ámbito que corresponde a la Sunedu con absoluta independencia. También debe tener una visión sobre la necesidad de que la educación superior universitaria mejore; eso tiene que ser su línea de trabajo.

La Comisión de Educación acordó solicitar facultades para investigar licenciamientos otorgados por la Sunedu. (Foto: Congreso)
La Comisión de Educación acordó solicitar facultades para investigar licenciamientos otorgados por la Sunedu. (Foto: Congreso)

–El Comercio informó anoche que la Comisión de Educación del Congreso agendó para hoy la exposición de , además de una iniciativa que modificaría la Ley Universitaria. Esto sucedió en menos de 24 horas del cambio de presidente de la República y del Parlamento. ¿Le llamó la atención esta premura?

Imagino [que ha sido] porque se ha comenzado a reclamar que la Ley de Moratoria, encarpetada desde hace tiempo, sea puesta en vigencia se ha encarpetado. No quiero especular que la Ley de Moratoria no ha sido promulgada con el propósito de crear nuevas universidades antes de dar la moratoria; espero que sea por falta de tiempo y no por intereses. Ellos pueden dar una ley de creación de universidades, pero el largo camino que tiene que seguir para que esa universidad funciones muy largo.

–Una ley de creación no asegura su funcionamiento.

Para que funcione tiene que acudirse primero el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), para que se le provea no solo el presupuesto inicial, sino la garantía de apoyo económico para todo el proceso de funcionamiento. Con la partida aprobada, tiene que llegar al Minedu, donde se nombra comisión organizadora que elabora una propuesta de universidad, a fin de ser presentada ante la Sunedu para solicitar su licenciamiento.

–Proponer la creación de tantas nuevas universidades públicas, entonces, ¿no es populismo puro?

No quisiera calificarlo de populismo porque deben tener una intencionalidad importante. Sin embargo, tienen que saber que el proceso no es que se da la ley y mañana empieza a funcionar la universidad. No se puede crear expectativas en la población.

–¿Es pertinente crear más universidades?

Crear más universidades en una etapa como la de ahora, donde se inicia consolidación del sistema y su fortalecimiento a través de la supervisión permanente, no es pertinente.

MIRA: Sunedu recibió casi 2.200 denuncias relacionadas a clases no presenciales de universidades

–En una entrevista reciente con El Comercio, usted dijo que . ¿Estamos ya en ese momento con la actitud de la Comisión de Educación?

Podría ser, porque dentro de los proyectos de ley que se están presentando en el Congreso, hay iniciativas de modificación de la Ley Universitaria. Estos podría, de alguna manera, alguna manera el funcionamiento de la Sunedu y la idoneidad de nuestro trabajo. Eso sería muy lamentable. Comprendiendo esta situación, la población ha salido en defensa de la reforma. No solo los alumnos, sino que hemos recibido el apoyo de varias universidades, incluida San Marcos.

–Estas podrían ser sus últimas horas como jefe de la Sunedu, debido al cambio de Gobierno. ¿O no lo ve así?

Yo tengo un Decreto Supremo de designación como superintendente por tres años. [El próximo titular del Minedu] tendrá que evaluar antes de dar una decisión de esa naturaleza. Pero indudablemente, si los avatares políticos constituyen un riesgo para la continuidad de mi persona, lo único que pediría es que se mantenga –venga quien venga– la autonomía de la Sunedu en el ejercicio de sus funciones. Este no es un puesto de confianza, sino uno técnico. Ellos tomarán las decisiones que correspondan. Es probable que puedan retirarme del cargo, o por decisión propia yo también pueda renunciar.