La ex primera bailarina del Ballet Ruso del Bolshoi, Olga Smirnova, posa durante una sesión de fotos en la Ópera Nacional Holandesa, en Ámsterdam.
La ex primera bailarina del Ballet Ruso del Bolshoi, Olga Smirnova, posa durante una sesión de fotos en la Ópera Nacional Holandesa, en Ámsterdam. / JOHN THYS
Agencia AFP

La bailarina superestrella rusa Olga Smirnova renunció al ballet Bolshoi por la invasión de su país a , pero asegura que la compañía de danza sobrevivirá a las consecuencias de la guerra.

“La historia cambia, pero el Bolshoi permanece”, dice Smirnova a la agencia AFP durante un ensayo en Ámsterdam, donde se unió al Ballet Nacional de Holanda.

Mira: Rusia asegura que ha conquistado Lugansk casi por completo

Smirnova fue noticia cuando renunció al Bolshoi para manifestar su oposición a la guerra en Ucrania. “Tenía que seguir mi conciencia”, explica a la AFP.

La ex primera bailarina del Ballet Ruso del Bolshoi, Olga Smirnova, posa durante una sesión de fotos en la Ópera Nacional Holandesa, en Ámsterdam.
La ex primera bailarina del Ballet Ruso del Bolshoi, Olga Smirnova, posa durante una sesión de fotos en la Ópera Nacional Holandesa, en Ámsterdam. / JOHN THYS / AFP

La bailarina de 30 años dice que teme por el futuro de los coreógrafos y artistas que continúan en el Bolshói, ante el creciente aislamiento mundial de Rusia.

Para el Bolshoi 20 años no es nada, pero para un bailarín es toda una vida”, comenta Smirnova, en una entrevista durante un ensayo del ballet “Frank Bridge Variations”, del veterano coreógrafo holandés Hans van Manan.

Los bailarines de ballet Olga Smirnova (R) y Artemy Belyakov actúan durante el ballet Diamantes del evento de gala de Año Nuevo en el Teatro Bolshoi de Moscú, Rusia.
Los bailarines de ballet Olga Smirnova (R) y Artemy Belyakov actúan durante el ballet Diamantes del evento de gala de Año Nuevo en el Teatro Bolshoi de Moscú, Rusia. / EFE/EPA/EKATERINA SHTUKINA / SPUTNIK

Durante una década, Smirnova fue uno de los rostros de la compañía como primera bailarina, renombrada por su físico esbelto, sus ojos de almendra y una apariencia que un diario británico describió como “el instrumento perfecto para su arte”.

Ahora el Bolshoi también está aislado del mundo. Pasé 10 años maravillosos en el Bolshoi porque los mejores coreógrafos del mundo llegaban a crear incluso ballets originales”, explica.

La ex primera bailarina del Ballet Ruso del Bolshoi, Olga Smirnova, posa durante una sesión de fotos en la Ópera Nacional Holandesa, en Ámsterdam.
La ex primera bailarina del Ballet Ruso del Bolshoi, Olga Smirnova, posa durante una sesión de fotos en la Ópera Nacional Holandesa, en Ámsterdam. / JOHN THYS / AFP

“Yo realmente sentía que era parte del mundo. Pero pienso que todo esto acabó con la guerra”, dice Smirnova.

“Honesta conmigo misma”

Incluso durante la Guerra Fría, las giras del ballet Bolshoi a Occidente eran consideradas como un puente con la Unión Soviética.

La ex primera bailarina del Ballet Ruso del Bolshoi, Olga Smirnova, ensaya en un estudio de la Ópera Nacional Holandesa, en Ámsterdam.
La ex primera bailarina del Ballet Ruso del Bolshoi, Olga Smirnova, ensaya en un estudio de la Ópera Nacional Holandesa, en Ámsterdam. / JOHN THYS / AFP

Pero con la invasión rusa del 24 de febrero, todas las giras fueron canceladas y las estrellas del Bolshoi no son invitadas al extranjero.

Coreógrafos como Jean-Christophe Maillot y Alexei Ratmansky pidieron al Bolshoi suspender los derechos de montaje de sus ballets.

Smirnova teme que los bailarines rusos perderán la oportunidad de “descubrir mundos nuevos” como lo hicieron ella y su generación con coreógrafos, como los estadounidenses John Neumeier y William Forsythe, el francés Pierre Lacotte, o el británico Christopher Wheeldon.

Sin embargo, Smirnova se niega a calificar su decisión como una “deserción”, un término usado en tiempos soviéticos cuando leyendas del ballet como Rudolf Nureyev y Mijail Baryshnikov cruzaron la Cortina de Hierro a Occidente.

“Creo que fui honesta conmigo misma y solo seguí mi conciencia”, sostuvo Smirnova. “Me sentí muy mal por todo esto, toda esa gente que (...) perdió sus casas” en Ucrania, agregó.

Smirnova dice que quedó anonadada cuando se enteró de la invasión rusa, que ha provocado más de seis millones de refugiados ucranianos.

Inicialmente pensó que la invasión sería breve, pero “cinco o seis días después” escribió en la red Telegram: “Estoy en contra de la guerra con toda mi alma. Nunca creí que pudiera sentirme avergonzada de Rusia”.

Tras dejar Moscú, viajó a Dubai para tratarse de una lesión y luego renunció. “Nadie lo sabía, solo mi esposo y el director del Ballet Nacional de Holanda, Ted Brandsen”, sostuvo.

La ex primera bailarina del Ballet Ruso del Bolshoi, Olga Smirnova (izquierda), ensaya en un estudio en la Ópera Nacional Holandesa, en Ámsterdam.
La ex primera bailarina del Ballet Ruso del Bolshoi, Olga Smirnova (izquierda), ensaya en un estudio en la Ópera Nacional Holandesa, en Ámsterdam. / JOHN THYS / AFP

“Pensar demasiado”

La decisión chocó a sus padres en Rusia. “Para ellos no es aceptable que yo dejara el país y dejara el Bolshói”, dijo. “Mis colegas casi no reaccionaron (...) No sé qué pensaron. Quizás no entienden mi decisión, quizás se están protegiendo de la verdad”, añadió.

“Siento que perdí casi todas mis conexiones con los bailarines del Bolshoi”, admitió.

Pero piensa que fue recibida de brazos abiertos en Holanda, sintiéndose “cada vez más en casa en Ámsterdam”, donde se instaló en un departamento un día antes de la entrevista.

En abril interpretó el papel titular en el ballet de 1898 “Raymonda”, de Marius Petipa.

Volví a la rutina del ballet desde el primer día. Sentí que me reencontraba con mi vida normal. [La danza] me salvó de pensar demasiado”, asegura.

Smirnova no soñaba, como muchas niñas rusa, convertirse en bailarina. “Nadie en mi familia venía del mundo del teatro o del ballet”, dice. Sin embargo, su madre ingeniera la inscribió en la prestigiosa Academia Vaganova y, apenas terminó sus estudios allí, fue contratada en 2011 por el Bolshoi, donde ascendió rápidamente.

Un sueño persiste para ella. “Me encantaría ir a bailar a la Ópera de París. Nunca dancé en el Palais Garnier”, señala.